Se encuentra usted aquí

Un crucero en río con sabor a vino

Borgoña es la tierra de los viñedos, la mostaza Dijon y los “châteaux”. Conoce esta propuesta para una inolvidable travesía en agua y tierra
El río Yonne  en el pueblo histórico  de Auxerre. Al fondo se aprecia la catedral de Saint-Étienne. (Foto: iStock)
El río Yonne en el pueblo histórico de Auxerre. Al fondo se aprecia la catedral de Saint-Étienne. (Foto: iStock)
29/01/2017
00:33
Marco Beteta/ Un mundo de sentidos
-A +A

El nombre de Borgoña es mundialmente reconocido por sus magníficos vinos y su gastronomía de franca tendencia gourmand, donde los quesos, el foie gras y la mostaza de Dijon encabezan la lista de las delicias locales.

Aunada a la bien merecida reputación de sus célebres caldos y viandas, esta región también se jacta de una excepcional riqueza histórica, cultural, artística y natural, desde Dijon —la capital con su pintoresco casco antiguo y su famoso Palacio de los Duques—, pasando por la encantadora villa de Flavigny-sur-Ozerain y la zona medieval de Beaune, hasta la abadía cisterciense de Fontenay o la iglesia y colina de Vézelay. Estos dos últimos lugares fueron designados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Embarcarse en un crucero a lo largo del Canal de Borgoña y los afluentes de los ríos Yonne y Saône es una gran alternativa para experimentar los placeres únicos del estilo de vida de la región.

Aunque muchos se dedican a ofrecer recorridos fluviales por esta zona, te sugiero no perder de vista a Abercrombie & Kent, una emblemática compañía de viajes, con un expertise de más de cinco décadas en organizar exclusivos itinerarios para grupos de cupo limitado en pequeñas embarcaciones de lujo, perfectamente equipadas para hospedarse en ellas cómodamente, con capacidad desde seis hasta 12 pasajeros.

Esto asegura en cada recorrido un nivel de atención personalizada que supera incluso las expectativas más exigentes.

Ofrece el plus de disfrutar menús gourmet diseñados por los chefs a bordo, con los más frescos ingredientes regionales seleccionados en cada parada; acceso privilegiado a lugares de interés, visitas guiadas a cargo de expertos historiadores y degustaciones privadas en emblemáticos viñedos y châteaux.

Puedes extender tu viaje por algunos días más, eligiendo entre París, la Provenza o la costa de Normandía. Y para quienes desean compartir esta experiencia solo, entre amigos o en plan familiar (no se permiten niños menores de 12 años), existe también la opción de hacerlo contratando los servicios a manera de chárter privado.

Si bien el verano, por su clima más favorable, es la época ideal para realizar este crucero, las fechas están abiertas desde principios de abril hasta finales de octubre. Dependiendo de la temporada y el itinerario elegido, los precios empiezan a partir de los cuatro mil 490 dólares en ocupación doble, lo que incluye hospedaje, alimentos (tres comidas) y todas las actividades programadas (www.abercrombiekent.com).

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS