Sintió que podía ganar el bronce

Edgar Rivera se emociona por su cuarto lugar en salto de altura
No pudo superar la varilla colocada en 2.32 metros (FRANCK ROBICHON. EFE)
14/08/2017
00:35
Redacción
Londres.
-A +A

El sonorense Edgar Rivera rasguñó el bronce. El primer mexicano en alcanzar la final del salto de altura en el Mundial de atletismo quedó a centímetros de subir al podio.

Rivera quedó cuarto, tras saltar 2.29 metros, superado por el sirio Majd Eddin Ghazal en la cuenta de fallos de la final.

“Estoy contento por el cuarto lugar, la verdad no me esperaba un resultado así”, dijo Rivera, de 26 años.

Su presencia en la final de la modalidad fue inédita para el atletismo mexicano, y Rivera quedó cerca de emular el bronce que Luis Rivera, su hermano mayor, obtuvo en el salto de longitud en el Mundial de Moscú 2013. Ese fue el primer podio en una prueba de campo de los Mundiales.

El menor de los Rivera dijo que sintió el bronce como suyo al realizar tres intentos que, sin embargo fueron vanos para superar los 2.32 metros, y más en la última tentativa de la noche en el estadio Olímpico de Londres.

“Sentí que me tragaba al estadio. Estaba muy emocionado, con mucha adrenalina”, describió Rivera, quien disputó su tercer Mundial. “Hasta casi iba llorando en la carrera porque creía que podía llevarme el bronce. Sentí que mis piernas me llevaban solo, pensaba que superaba la varilla y, cuando la toqué, no creía que se caía”.

Su deseo es acudir al Mundial de 2019, junto a Luis.

“Mi hermano fue pionero en las pruebas de campo. Hizo historia, el primero en ganar una medalla en campo. Entrenamos juntos desde chicos. Él sigue entrenando y me hubiera gustado que estuviera aquí. Espero que en dos años esté en Qatar”.

El campeón fue el qatarí Mutaz Essa Barshim tras una ejecución perfecta de saltos: alcanzó los 2.35 metros sin fallar ninguno.

La medalla de plata fue para el ruso Ilya Ivanyuk, quien compitió con bandera neutral, debido a la suspensión que pesa sobre su país por los escándalos de dopaje. Ivanyuk registró 2.32.

Rivera advirtió que su desafío en futuras competencias será pasar de los 2.30 para alcanzar los primeros tres lugares,

“Este resultado fue un premio a la constancia que he tenido este año. Para pelear con ellos tengo que pasar de los 2.30”, señaló.

El mexicano vive y se entrena en Colonia (Alemania), lo que le permite participar frecuentemente en citas importantes en Europa.

Los ocho finalistas iniciaron la competencia con una vara puesta a los 2.20 metros de altura,misma que todos superaron, luego la barrera pasó a los 2.25. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS