Se encuentra usted aquí

Enjundioso relevo

En los clavados existe una nueva generación que ambiciona ser protagonista a nivel internacional
COMITÉ OLÍMPICO MEXICANO
25/03/2017
00:43
Adriana Díaz Reyes
-A +A

Adriana Díaz Reyes

[email protected]

Ahora que los medallistas olímpicos de clavados se encuentran en una pausa, ya sea por cirugías o maternidad, las nuevas generaciones de la especialidad en México comienzan a reclamar su papel protagonista en la especialidad.

El 12 de marzo pasado Viviana del Ángel (17 años) y Randall Willars (14 años) se llevaron la medalla de plata en la Serie Mundial que se realizó en China, con lo que demostraron su hambre por convertirse en las nuevas figuras de la disciplina.

“Mi objetivo es llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y para ello debo concursar fuera del país para que los competidores de primera fuerza me comiencen a conocer, y también los jueces. Aunque soy juvenil quiero buscar un boleto para competencias como el Campeonato Mundial de este año”, comentó Willars, especialista en la prueba de plataforma.

Aunque los mejores del país son actualmente los medallistas olímpicos Iván García y Germán Sánchez, Randall busca escribir su historia de éxito.

“Creo que voy por buen camino aunque para estar a la par con los líderes debo subir mi grado de dificultad en los saltos”.

Ma Jin, entrenadora nacional, considera que la nueva generación de saltarines posee las cualidades necesarias para continuar con la tradición ganadora de la disciplina.

“Han mejorado mucho desde que comenzaron a entrenar. Creo que con la guía correcta pueden llegar muy lejos. El bronce en la Serie Mundial de Viviana y Randall fue una muestra de que pueden medirse ante los mejores”, dijo.

Del Ángel es otra de las nuevas figuras de los saltos ornamentales en México. La oriunda de Veracruz tiene en su palmarés múltiples medallas en la Olimpiada Nacional, además de ser la nueva pareja de la medallista olímpica de plata Alejandra Orozco en la prueba de platafoma sincronizada.

Luego de que Paola Espinosa decidiera dejar los 10 metros y dedicarse al trampolín de tres metros después deque nazca su hija, Orozco decidió que fuera Viviana quien compita con ella a nivel internacional.

Orozco se encuentra en fase de recuperación, después de someterse a una cirugía.

“Espero regresar pronto a los clavados y a competir, pero pero por ahora mi prioridad es mantenerme sana. Me siento muy optimista respecto al ciclo olímpico y es por eso que estoy buscando mejorar físicamente”, dijo la tapatía.

Quienes continúan con sus entrenamientos son los clavadistas Rommel Pacheco y Jahir Ocampo, cuya competencia principal este año es el Mundial en Budapest.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS