Tradición que ‘lastima’

La intención de las novatadas es fomentar la unión, pero los rituales a veces son ofensivos
Durante años a los jugadores que se integran al equipo de Pumas CU se les ha dado un ‘recibimiento’ especial (ESPECIAL)
01/08/2015
02:38
Ariel Velázquez y Marco Sotelo
-A +A

[email protected]

Una tradición. Así definen los ex jugadores de Pumas CU el ritual de la novatada para los elementos que ingresan al conjunto de futbol americano de la UNAM de Liga Mayor.

Juan Francisco Espinosa Martínez ingresó al hospital a principio de esta semana a causa de este ritual; afortunadamente ya está fuera de peligro y se reincorpora con la ‘horda azul y oro’ la próxima semana.

Nadie quiere hablar de la ceremonia de iniciación. En verdad nadie que actualmente esté en la escuadra puede hacerlo. Si alguien rompe el ‘código de honor’ puede sufrir represalias.

César Barrera, ex corredor y una leyenda de los Pumas, se siente orgulloso de haber pasado la novatada y le describe a EL UNIVERSAL con detalle cómo se vive esta experiencia, que es ajena al asunto deportivo.

“La novatada es una parte integral del equipo, que lo que pretende es integrar a los novatos al resto de sus compañeros y fomentar la unión. En muchos casos se trata de retos mentales, como la prueba del clavado de 10 metros y es como un reto para integrarte a una fraternidad, a una hermandad de un equipo tan tradicional como Pumas. Yo la verdad lo disfruté mucho, lo volvería a hacer con mucho gusto y es algo que me marcó de por vida”.

—¿Cuáles son las fases de la novatada en los Pumas?

—No hay un estatuto que lo rija, pero siempre tiene que existir una serie de juegos de integración, el clavado desde los 10 metros, el pintado de personajes y la jura a los Pumas. Las demás actividades varían a voluntad del capitán en turno del equipo, pero estas cuatro cosas siempre deben estar.

Los clavados se lanzan desde 1, 3, 5 y 10 metros en diferentes formas, pero en realidad nunca es con mala fe. La verdad es que nunca estás en peligro, aunque sientas que sí.

—¿Qué opinas de que se deba modificar la novatada, a raíz del accidente de Espinosa?

—El equipo de Pumas es el que tiene la novatada más pesada. Es algo invariable en estos momentos y que quizá aleje a muchos buenos jugadores de la posibilidad de estar allí; sin embargo, también es una tradición de muchos años y que quienes la viven, en su mayoría, son felices.

“La respuesta inmediata era esa; sin embargo confío en que no pase y que se den cuenta que esto fue un caso extraordinario que se originó por otras cosas, por ejemplo, a lo mejor no se quitó la pintura cuando debió hacerlo, pasaron 48 horas para que lo hiciera, en fin. Se deben analizar los factores de esto y después tomar una determinación. Las novatadas siempre son supervisadas por un doctor, pero podría estar alguien más del staff para supervisar y que no pasen accidentes”.

En el IPN. Por su parte, las novatadas en el equipo de Águilas Blancas del IPN son un poco más tranquilas. Tan sólo disfrazan a los jugadores como si fueran mujeres y los ponen a recolectar dinero para una cena.

Auténticos Tigres. En la UANL se organiza una reunión en la que a los primerizos en Liga Mayor los hacen que se pongan una tanga, bailar y beber hasta embriagarse.

En universidades particulares. Los Borregos del Tec Toluca se llevan a sus jugadores a que se den un baño mañanero en el cráter del Nevado de Toluca, luego les rapan la cabeza y al final también los embriagan.

A los novatos de los Linces de la Universidad del Valle de México (UVM) les realizan cortes exóticos de cabellera, a algunos les afeitan las cejas y durante una borrachera los veteranos los pintan con plumón de aceite.

Antes eran más rudas. Un ex jugador, que pidió anonimato, de Guerreros Aztecas (otrora equipo de la UNAM) relató que a ellos les daban tablazos en las nalgas hasta sangrar, tenían que arrancarle la cabeza a un sapo a mordidas y luego los bañaban con agua fría, mientras eran golpeados en todo el cuerpo con mazas improvisadas conformadas por piezas de jabón colocadas dentro de un calcetín.

Otro ex elemento de Cóndores de la UNAM recordó que lo hicieron beber aceite de ricino, que sirve como purgante estomacal, además de pasar por la fila india recibiendo tablazos en el cuerpo.

Afortunadamente ahora las novatadas ya no son tan crueles.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS