Paola Longoria, del tenis a la número uno de raquetbol

Hoy la mexicana consiguió dos oros, individual y dobles, en los Juegos Panamericanos 2015
Paola Longoria y Samantha Salas posan con su medalla de oro. EFE
24/07/2015
15:49
DPA
Toronto
-A +A

A Paola Longoria le molestaba el sol. Era hiperactiva y sus padres la metieron a jugar al tenis cuando tenía seis años. A los ocho lo dejó porque el sol la incomodaba y se pasó al raquetbol, que se juega bajo techo.

Ahora es la número uno del mundo, hoy ganó dos medallas de oro en los Juegos Panamericanos de Toronto y busca batir el récord como la jugadora con más temporadas al tope del ranking. Tiene seis, una menos que la estadounidense Michelle Gould, ya retirada.

"No ha sido nada fácil, antes de llegar a número uno me tocó todo un año de puras derrotas" , dijo Longoria a dpa en Toronto, donde ganó hoy en singles y dobles, y está a la espera de conquistar también el título por equipos esta semana.

Longoria tiene 26 años, cumplidos el lunes. A los 18 ganó su primer US Open y a los 20 ya estaba de número uno. Fue la jugadora más joven en lograrlo y la primera mexicana.

La  última derrota de la número uno del mundo en raquetbol fue el siete de marzo de 2015 cuando cayó de manera sorpresiva ante Frederique Lambert, en en las semifinales del torneo profesional LPRT de Nueva Jersey.

La nacida en Monterrey, Nuevo León, logró un récord histórico de 152 victorias consecutivas desde mayo del 2011 hasta octubre del 2014. Durante dicho periodo Longoria consiguió 37 títulos al hilo.

"La verdad es que empecé en el tenis, pero todo el tiempo estar en el sol no era lo mío" , relató la doble campeona de Toronto, designada una de las 50 mujeres más influyentes de México por la revista "Forbes" hace dos años.

"Me llevaron a campamentos infantiles de verano y por ahí supe algo del ráquetbol. Primero lo veía como un hobby, al principio me daba miedo la pelota, que es rapidísima y un pelotazo la verdad que sí duele mucho. Me encantó, cada vez más me enamoré de este deporte" , contó.

Su breve paso infantil por el tenis dejó huella en su manera de agarrar la raqueta, una de las claves de su éxito.

"Como que no cambié mi empuñadura en la raqueta y mi swing la verdad sí es sumamente diferente. Yo creo que eso es una ventaja porque yo no muevo la raqueta" , relató hoy a la prensa luego de su victoria en la final de singles ante la argentina María José Vargas.

"Cuando le pego de derecha y de revés es el mismo agarre, y esa pequeña milésima de segundo es la que me ayuda también. Poderme voltear y estar bien posicionada, a diferencia de los otros jugadores" , indicó.

De niña los entrenadores le decían que tenía aptitudes para los deportes de raqueta y últimamente ha probado también jugar al padel. "Pero no puedo combinarlo tanto. Ahorita estoy enfocada con el raquetbol y sí cambia, quieras o no, el swing" , afirmó.

Después de sus dos medallas de hoy y mientras espera que algún día el raquetbol sea deporte olímpico, la mexicana se ha propuesto superar a Gould, que logró el récord de siete años como número uno entre 1990 y 1998, una década antes de que Longoria lo consiguiera por primera vez.

"Mi objetivo grande es que quiero romper un récord de las siete temporadas como número uno" , dijo Longoria, que empezó su racha en 2008 y sólo ha estado desde entonces fuera de la cima en 2010.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS