Se encuentra usted aquí

América gana a lo panenka

Silvio cobra un penalti con ese estilo, pero falla; después, Cecilio tira otro de igual forma y atina
Oribe Peralta abrió el marcador con sutil definición. (ETZEL ESPINOSA. IMAGO7)
06/08/2017
00:33
Héctor Alfonso Morales
-A +A

[email protected]

Cecilio Domínguez fue un sinvergüenza. Se atrevió a hacer explotar al americanismo con un penalti cobrado a lo Panenka, para derrotar a los Pumas (2-1).

Y el paraguayo lo hizo con un antecedente que pudo ensombrecer su disparo. Alfredo Saldívar le había detenido uno igual —en la primera parte— a Silvio Romero, quien supo que la soberbia tiene un precio si no se posee el talento suficiente para ejercela: hacer el ridículo.

Cecigol tomó la pelota, luego de una mano muy clara de Nicolás Castillo. El portero felino retó al volante azulcrema para que lo cobrara como el Chino.

Tensión en el ambiente. Había incertidumbre, porque no se sabía si Domínguez tendría los arrestos para ejecutar la pena máxima de forma suave, máxime que el duelo estaba empatado (1-1).

Se atrevió. Anotó como lo patentara el mítico Antonin Panenka (79’). Cecilio corrió en medio del júbilo de la grada, por hacer el gol que le dio al América su primera victoria como local en el semestre. Alegría incrementada por vencer a los universitarios, uno de sus máximos enemigos deportivos.

05ago2017-estadisticasamericapumas.gif

Miguel Herrera aplaudió con cierto nervio la acción del mejor hombre de su equipo, el que le ha dado seis puntos, con sus anotaciones, en el Apertura 2017.

El partido tuvo vaivenes para el América y los Pumas. El visitante logró dominar por momentos y, a través de Castillo, pudo adelantarse. Pero el talento azulcrema dictó lo contrario. Carlos Darwin Quintero entendió la fragilidad defensiva puma. Entonces, mandó un pase cruzado hacia Oribe Peralta, quien tuvo segundos de soledad, suficientes para vencer a Saldívar (20’).

Los felinos recibieron el impacto emocional. Estuvieron contra las cuerdas y al borde de recibir el segundo gol. Pero un capricho del futbol les permitió empatar. Fue una jugada en la que Néstor Calderón tuvo un rebote afortunado, se enfiló al área y sirvió a Mauro Formica, quien envió un disparo machucado, que encontró la cabeza de Castillo. Gol, el primero del chileno fuera de Ciudad Universitaria (33’).

El destino futbolero le dijo al americanismo que tendría una nueva oportunidad, desde los 11 pasos, para entristecer a los Pumas.

Y el talento de Domínguez sirvió para ganar con un mazazo humillante. El actual ‘10’ emplumado comienza a dibujar muchas sonrisas en el equipo del Piojo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS