“Futbol mexicano es indisciplinado”

“Chima” Ruiz dice que el futbol de ahora es físico y de mucho roce
Marco Antonio fue fracturado en su época por Fernando Quirarte (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
07/03/2017
00:39
Christian Mendoza
-A +A

Si por algo se le recuerda al ex jugador Marco Antonio Ruiz fue por su capacidad de mediocampista. Hábil y creativo, el “Chima” sabe lo que es ser cazado por rivales que poco les importó ir con los tachos por delante, en un futbol que se ha vuelto “muy físico”.

“No quisiera pensar que nuestro futbol es de mala leche, aunque sí indisciplinado, se ha vuelto un futbol muy físico, de mucho roce, para los jugadores habilidosos siempre ha sido complicado”.

Incluso, quien fuera jugador de los Tigres en cuatro etapas recuerda lo complicado que fue lidiar con las entradas fuertes.

“Cuando yo jugaba siempre (1986-2005) veía esas situaciones, los árbitros tendrían que cuidar a ese tipo de jugadores, castigar las faltas, dando gran importancia y castigos, porque parece que es la única manera de parar a esos jugadores”, explicó vía telefónica para EL UNIVERSAL. “Algunos de esos habilidosos son los que brindan el espectáculo”.

A poco más de 10 años de su retiro como futbolista profesional, el ahora estratega de la Selección Mexicana Sub-20 lamentó las fracturas que sufrieron referentes como Renato Ibarra, del América; Hirving “Chucky” Lozano, del Pachuca, e Isaac “Conejito” Brizuela, de Chivas, en sus respectivos duelos de fecha nueve en Liga MX.

“Sí, supe que este fin de semana fueron tres casos de faltas muy graves a jugadores habilidosos, que mal, ojalá no pase a mayores.

“Pero lo acabamos de ver en la eliminatoria [del premundial Concacaf], habían equipos que juegan a buscar la falta. La gente que llevamos recibió entradas muy fuertes, tuvimos problemas de hasta tres esguinces de tobillos, pero es algo que pasa en todos lados”.

Ya perdonó. La ex figura de Tigres y Chivas no vive del pasado, mucho menos de los peores momentos en su trayectoria, como la fractura que por poco lo hacía despedirse de las canchas en el 88-89.

Una brutal entrada del entonces experimentado Fernando Quirarte le causó una fractura a Ruiz, que en aquel tiempo era considerado joven promesa con el Tampico Madero. “Nunca he dicho que fue mala leche, tuve fractura de tibia y peroné, producto de una barrida de Fernando, la lesión más grave de mi carrera. Él sabrá si fue con intención o no”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS