El Tricolor se ha vuelto un enorme laboratorio

Manuel Negrete critica a Osorio, pues llama al que sea a la Selección
El americanista Edson Álvarez lleva tres juegos como jugador profesional y ya es seleccionado mexicano. (IMAGO7)
02/02/2017
00:30
Édgar Luna Cruz
-A +A

[email protected]

Para el duelo amistoso contra Islandia, Juan Carlos Osorio, técnico nacional, se dio la oportunidad de convocar a jugadores que si bien no son novatos en la Primera División, aún no se encuentran del todo consolidados en sus clubes.

Casos puntuales son los de Jesús Gallardo, de Pumas; Luis Reyes, de Atlas: Edson Álvarez, de América; y hasta Hugo González, del Monterrey, que con poca historia en el futbol nacional, ya se hicieron merecedores de portar la verde.

Con esto se podría preguntar si.... ¿los llamados a la Selección se han abaratado?

Para Manuel Negrete, mundialista mexicano en 1986, a esta situación se le podría decir de otra forma: “Para no ser tan drásticos... Diría que esto ya se ha vuelto un laboratorio”.

Gallardo tiene sólo un año de habar debutado en Primera, no sin antes pasar bastante tiempo en la Sub-20; Reyes apenas se ha consolidado como titular en el Clausura 2017; Álvarez lleva tres juegos como profesional y González volvió a ser titular hace una semana, después de cinco meses de estar en la banca con el América.

“Hoy se podrían justificar estos llamados porque es un amistoso más, y seguro quiere probar con los chavos”, agrega Negrete, quien vistió en 57 ocasiones la camiseta nacional, anotando 15 goles.

“Es verdad, hay chavos que han mostrado buenas cosas, como el de América, pero sólo tiene tres juegos; o Gallardo, de Pumas, que ha tenido algunos aciertos, pero para ir a la Selección, creo que hay que mostrar algo más y ser constante. Quizá por ser un experimento, [el técnico] quiera ver las posibilidades que tienen estos chavos de estar en un equipo grande, ver qué carácter muestran, qué quiere probar, pero esto se ha vuelto un laboratorio”.

Fue en 1981, con 23 años, cuando Negrete fue llamado por primera vez a la Selección, “pero ya era titular indiscutible y campeón con los Pumas. Me llamaron para unos juegos de preparación y al premundial de Honduras, pero no me metieron, sólo unos minutos contra Canadá, un juego que ya no decidía nada. Para poder quitarle el lugar a los que estaban ahí [Manuel Manzo o José Luis López], era muy difícil, tuve que aguantarme y trabajar más”.

Los tiempos han cambiado, la vida y el futbol corren más rápidamente. “Ahora los procesos son más cortos. Un jugador que tenga cinco buenos partidos ya es seleccionado... Es algo que yo no haría, probaría a los que tienen más tiempo y han hecho mayores méritos, pero cada quien hace lo que quiere y lo que hacen ahora es un experimento”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS