Se encuentra usted aquí

Seguridad bajo hipnosis

Luis Guillén indujo mentalmente al “Hobbit ” Bermúdez para romper barreras y superarse
El experto en coaching mental trabaja con los Jaguares para superar limitantes. (JUAN CARLOS REYES GARCÍA. EL UNIVERSAL)
14/02/2017
00:34
Christian Mendoza
-A +A

[email protected]

Cuando Christian el “Hobbit” Bermúdez sorprendió hace un mes en las redes sociales por un golazo de tiro libre, luego de someterse a hipnosis, Luis Guillén fue el hombre detrás de la hazaña.

Pero, ¿cuál es el secreto para despertar el talento?

“Me acerqué a Jaguares y ofrecí mi técnica de hipnosis. Empecé a trabajar el proceso desde diciembre, pero fue hasta enero que Bermúdez estuvo presente en el entrenamiento”, dijo Guillén Adán en charla con EL UNIVERSAL.

Especialista en programación cerebral, Luis notó cierta carga de pleitos deportivos y de extra cancha en el “Hobbit”.

“Él se anima, estaba haciendo tiros libres, pero él manifestó que no le salían del todo bien. Aproveché el proceso de hipnosis para que sucediera algo, pasó por la inducción y con voz un poco baja le dije que tenía que anotar, que se relajara profundamente y soltara el cuerpo.

En ese lapso, se programa el cerebro. Después viene un jalón del cuerpo que a primera vista parece brusco, pero no lo es, despierta y con toda seguridad se perfiló y remató sin dudar”, recuerda Guillén. “Él se sorprendió mucho y aceptó que hay cosas que mentalmente frenan”.

El club chiapaneco arrancó el año en la lucha por el no descenso y con pleitos por falta de pagos a jugadores, situación que también reflejó una baja emocional en el grupo.

“La primera vez no los vi tan afectados, pero después sí habían situaciones que los desestabilizaron, aunque contentos con el trabajo del técnico Sergio Bueno. Pero somos humanos, cometemos errores, ‘Hobbit’ falló un penal”.

Finalmente, el experto en coaching mental hace un llamado al deporte mexicano y a sus instituciones para trabajar el especto mental a largo plazo.

“Los atletas se fijan una meta, el ser profesionales, después que lo logran ya no hay metas y se estancan. Por eso hay que apostar por llevarlos a romper todos sus límites mentales, no sólo los físicos en el profesionalismo”.

Mantente al día con el boletín de El Universal