Álvarez, feliz por los llamados

Edson es uno de los jóvenes que han refrescado al Tri en la era de Osorio
El tuzo debutó contra Senegal, hace un año (IMAGO7)
10/02/2017
00:39
Édgar Luna Cruz
-A +A

[email protected]

Las Vegas.— Edson Álvarez trata de mantener la cordura dentro de la locura que conlleva debutar en la Selección de México, en la Mayor.

Aunque fuera en un juego de los llamados “moleros”.

Eso no le importa al canterano del América, que deja escapar la sonrisa al decir: “me sentí bien. Traté de hacer lo que me pidió el profe [Juan Carlos Osorio] en la cancha. Espero que le haya agradado”.

El larguirucho futbolista, originario de Tlanepantla, se ha unido a los llamados “Osorio Boys”, los chamacos que ha debutado el colombiano en poco más de un año que tiene al frente del equipo nacional.

Son 13 en total, siendo el “Chu-
cky”, Hirving Lozano, quien más ha destacado y más ha jugado.

El de Pachuca debutó el 10 de febrero pasado en un amistoso contra Senegal. Tenía 20 años. A partir de ahí se ha vuelto constante en los llamados de Osorio, aunque aún no puede considerarse titular absoluto.

Luego viene Orbelín Pineda, que aunque tiene poco de haberse vestido de verde, apenas en septiembre pasado, ya se codea con los grandes, y es un cambio constante.

Después está gente como Jesús Gallardo (Pumas) que, calladito, ya lleva tres juegos con el Tri; los chivas Ángel Zaldívar y Hedgardo Marín también vieron la luz gracias al técnico cafetalero, al igual Ángel Sepúlveda, de Querétaro; Jordan Silva, de Toluca; Raúl “Dedos” López, debutado cuando estaba en Guadalajara pero que ahora se viste de tuzo en Pachuca; también está otro tuzo como Erick Gutiérrez, el sorprendente Cándido Ramírez, que jugaba más en el Tricolor que en su propio equipo y el ex Puma, ahora Rayado, Luis Fuentes en el último encuentro, Luis Reyes y el citado Álvarez.

“Espero quedarme mucho tiempo aquí”, dice feliz Álvarez. Las posibilidades de que vuelva a ser llamado son altas, no por su calidad, que aunque es evidente aún está en ciernes, sino por la falta de jugadores mexicanos que tengan actividad.

Así lo reconoció el propio Juan Carlos Osorio…. “Las reglas están puestas así, y nosotros, como cuerpo técnico, sólo lo acatamos y tratamos de trabajar. Les consta que cada fin de semana vamos a hacer visorías, aunque sea sólo para ver a un jugador, aunque sea nada más por quince minutos”.

Ellos son los “Osorio Boys” en los que el técnico nacional busca respaldo para la escuadra tricolor.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS