La Liga MX minimiza algún caso de racismo

Enrique Bonilla asegura que los ‘juveniles’ Tuzos tomaron a broma la inspección
Enrique Bonilla deja de lado la supuesta agresión hacia el árbitro Adalid Maganda antes del juego de Copa MX (ERNESTO PÉREZ. IMAGO7)
11/08/2015
00:46
Daniel Blumrosen Juárez
-A +A

[email protected]

Para la Liga MX, no hay delito que perseguir en el caso de supuestos actos de racismo —por parte de jugadores del Pachuca contra el árbitro Adalid Maganda— antes del juego de Copa, contra el Atlante, el martes anterior.

Ha trascendido que varios integrantes de los Tuzos realizaron sonidos parecidos a los que emite un simio, mientras el cuarto juez hacía la revisión previa al duelo, pero Enrique Bonilla asegura que la situación no fue denunciada por el central (Uriel Olvera) ni el comisario asignado.

“En los reportes del árbitro y el comisario, en ningún momento se habla de sonidos ofensivos que puedan implicar actos de racismo”, afirma el presidente de la Liga MX. “Hasta donde [se informa en] el reporte que se tiene, se presentó un equipo muy joven, que tomó a broma la inspección por parte del cuarto oficial. Se dedicaron a echar relajo y, hasta que no hubo una llamda de atención por parte del entrenador [Diego Alonso], se formaron para la revisión que se hace en vestuarios”.

“El comportamiento no fue el de unos futbolistas profesionales, sino de un grupo de muchachos echando relajo en el vestuario y no siguiendo el protocolo establecido”.

Aunque en esa alineación presentada por los hidalguenses, sólo hubo tres jugadores con poca experiencia en la Primera División: Alfonso Blanco, Víctor Guzmán y Guillermo Martínez. Inició gente experimentada, como Rodolfo Pizarro, Jonathan Urretaviscaya y Cristian Penilla.

Bonilla también aclara que la ausencia de denuncia no se debe a presiones externas de algún dirigente de la Comisión de Árbitros.

“No hubo llamadas [telefónicas], nosotros no hacemos eso”, sentencia. “Se ha especulado mucho, porque contamos con lo que se llama Centro de Operaciones, donde personal de todas las áreas se reúne a ver los partidos, de tal manera que podamos prevenir cualquier circunstancia que pueda afectar al desarrollo del encuentro”.

“Lo que se busca es tratar de prevenir situaciones y darles una solución, mas no girar instrucciones a alguien. Ni al cuerpo arbitral ni a alguien más”.

Expulsión a rijosos.El directivo informa que hay siete detenidos por la reyerta del sábado, previa al choque entre el Pachuca y el América, a quienes se buscará tener fuera de cualquier estadio y colocar la etiqueta de ‘non gratas’, además de que se espera una fuerte sanción por parte de las autoridades civiles.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS