Se encuentra usted aquí

Un panorama poco alentador

La Selección cae ante un Brasil a medio gas
Jesús Corona falla otra vez previo a un gran evento y México sigue sin encontrar la combinación perfecta en la cancha (ETZEL ESPINOSA / IMAGO7)
08/06/2015
01:53
-A +A

Sao Paulo.— Después de los tres juegos de preparación de la Selección Nacional Mexicana, que el próximo viernes debutará en la Copa América ante Bolivia, sólo queda decir: Santiago de Chile, tenemos un serio problema.

El Tri cayó ante un Brasil gris, de poco talento y mucha transpiración, y lo peor de todo es que no hubo poder de reacción, no hubo modo de levantarse después de ese primer gol de Coutinho ayudado por una gran falla de Jesús Corona, y menos cuando el capitán Rafa Márquez quedó pasmado al momento que Elías le hizo un túnel en el área, dejando a Corona desprotegido, sólo para que Diego Tardelli empujara la pelota para el definitivo 2-0.

Hay un serio problema. Sumando los tres juegos de preparación: Guatemala, Perú y Brasil, se puede resumir que México tiene poca llegada, que en defensa es demasiado frágil y que en medio campo no hay soporte.

Sólo se salva Jesús Manuel Corona, el ‘Tecatito’, jugador diferente, que viene en otra revolución, que trae otro chip, por eso Miguel Herrera lo escogió para jugar dos torneos, pero de un futbolista no se arma un equipo nacional.

Por eso hay un serio problema.

Y es que la promesa de Miguel Herrera: “Llegaremos a la final [de la Copa América]”, queda en sólo un dicho. Por eso quedan tantas dudas a unos cuantos días de que el Tricolor afronte un nuevo reto.

Todos sabían que Brasil saldría como lobo hambriento a la caza del equipo mexicano. Explotando las bandas, sobre todo la derecha, donde defendía George Corral. La verdeamarela intentó entrar una y otra vez; mas la zaga mexicana salía avante.

Al ataque, el Tri no existió. De media cancha hacia adelante, simplemente México no agarró la pelota. Fueron por lo menos 15 minutos donde Brasil, con muy poco, borró al equipo nacional, que no ofreció nada.

Pasó el agobio inicial y la Selección comenzó a hacerse del balón, a tomar su ritmo y de paso el mando del juego. Sobre todo, cada vez que el ‘Tecatito’ tomaba la pelota. El jugador del Twente de Holanda no se achicó, se creció ante los amazónicos, tanto que el capitán de Brasil, David Luiz, tomó la decisión de “ablandarlo”.

México, en ese lapso, no generó mucho al frente, pero dominó el juego.

Despertó el local, despertó Philippe Coutinho. Corral dejó su zona desprotegida y por ahí entró el delantero del Liverpool de la Liga Premier inglesa, borró con suma facilidad a Hugo Ayala y por la banda llegó hasta los dominios de Corona, el portero quiso adivinar, quiso adelantarse, descubriendo su primer poste, y cuando Coutinho se dio cuenta de eso, no dudó en marcar.

México siguió intentando, pero el daño estaba hecho. Elías entró al área tricolor, Rafa Márquez fue a su encuentro, mas no con la suficiente convicción por lo que le hicieron un túnel. Elías sólo tuvo que ponerle el balón a Diego Tardelli para anotar el segundo.

En la segunda parte, Brasil se dedicó a aguantar el marcador y el Tri a componer el desastre. El ‘Tecatito’ se apagó, por lo que hubo menos llegada aún. Los cambios recompusieron la defensa, aunque el Scracht también bajó el ritmo y dejó de proponer mostrándose frío, sin alma, y es que el equipo amazónico aún sangra por la herida ocasionada por Alemania en el pasado Mundial.

Con el juego perdido, Miguel Herrera se dedicó a hacer cambios en busca de exhibiciones individuales que lo hagan decidir quiénes arrancarán ante Bolivia el próximo viernes.

Las dudas están ahí, lo que hacen falta son las soluciones. Mas lo que está claro es que Santiago... tenemos un problema. Redacción

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS