Cultura FIFA: silencio e intimidación

Hace falta reforma independiente guiada por una eminencia
Archivo
21/06/2015
22:45
Héctor Alfonso Morales
Ciudad de México
-A +A

Cuando Bonita Mersiades supo de las detenciones de directivos de la FIFA por actos de corrupción y lavado de dinero en Suiza posteó en su muro de Facebook que se sentía “en el lado correcto de la historia”.

Ella fue jefa de comunicaciones de la candidatura de Australia para el Mundial de 2022 y miembro de la Federación de Futbol de su país.

Perdió su trabajo por cuestionar las tácticas de consultores australianos de dar un pago de más de 400 mil dólares a Jack Warner [ex vicepresidente de la FIFA], personaje crucial para obtener su “vital” apoyo para obtener la sede mundialista.

Entonces, se convirtió en una de las denunciantes que sirvieron para la elaboración del Informe García (Documento aún no publicado, realizado por Michael J. García, que fue encargado por la FIFA, sobre acusaciones de corrupción en la designaciones de las sedes de las Copas del Mundo de Rusia 2018 y Qatar 2022).

En entrevista con EL UNIVERSAL, Mersiades habla de la profundidad de la cultura de la corrupción en la FIFA y de la necesidad de una reforma integral que termine con la opacidad de la que se le acusa.

Asegura que la partida de Joseph Blatter es un “paso en la dirección adecuada” para limpiar el mundo del futbol internacional.

 

¿Es el fin de la FIFA como la conocemos o solamente hay un cambio de presidente?

Siempre habrá la necesidad de que exista un organismo que gobierne el futbol mundial. Lo que es claro es que la FIFA no puede continuar de la misma manera. No se trata tanto de un presidente como de la cultura que existe en FIFA que es profunda. Necesita una reforma de los pies a la cabeza.

¿Qué tan profunda es la cultura de la corrupción en la FIFA desde su punto de vista?

Hay mucha gente buena en el mundo del futbol. Pero las autoridades estadounidenses nos dejaron en claro hace algunos días que también hay una cultura profunda y arraigada de silencio, intimidación y prácticas inapropiadas a través del futbol.

Es bastante justo decir que ha estado sucediendo desde hace décadas y que probablemente se inició en 1974, cuando João Havelange se convirtió en el presidente de la FIFA y  pasó a ser mayor bajo el mando de Joseph Blatter.

En el pasado, has señalado la existencia de acuerdos, dobles acuerdos y componendas en la FIFA cuando Australia fue candidata a organizar el Mundial. ¿Podrías describir esas prácticas?

En el caso australiano, era como si existieran dos candidaturas. La primera en donde nos posicionamos por nosotros mismos como una sede en la que no habría preocupaciones, que todo funcionaría como reloj y tendríamos un tiempo maravilloso. Pero también había otra que sólo gente poderosa sabía, donde había juntas tras bambalinas, donde 10.5 millones de dólares fueron dados para el desarrollo del futbol en Oceanía, Asia y África; visitas hechas a Rusia, Qatar y China en nuestro favor y el apoyo de Jack Warner resultaba crítico para nuestra oportunidad [de ser sede mundialista].

En la administración de Joseph Blatter, ¿se puede ganar una sede para una Copa del Mundo sin actos de corrupción?

El proceso de las candidaturas necesita ser reacondicionado para que solamente se dependa de cuatro factores: el cuaderno de cargos, evaluaciones independientes acerca de la capacidad técnica, costo-beneficio para el país sede y la seguridad.

¿Deben ser votadas nuevamente las sedes de los Mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022?

Hasta este punto, no hay ningún indicio de que alguien pueda  decir que debe haber una nueva votación.

¿Usted tiene conocimiento de algún  mexicano que pueda estar involucrado en el escándalo de corrupción de la FIFA?

No tengo conocimiento de que algún mexicano esté involucrado en esto.

¿Cómo se debe reformar a la FIFA para poder limpiar al futbol a nivel internacional?

FIFA necesita ser reformada por una personalidad eminente e independiente, que no tenga historia alguna en el juego, que pueda comenzar de nuevo y hacer una constitución, estatutos, procesos electorales claros, políticas, actividades de financiamiento, además de conducirlas con frescura.

¿Los patrocinadores están obligados moralmente a rescindir sus contratos con FIFA como una manera de protestar contra la corrupción del organismo?

Los patrocinadores deben tener una papel protagónico en asegurar que una genuina reforma ocurra en la FIFA, porque su nombre está en medio, mientras muchos cuestionamientos acerca de cómo es la integridad del organismo están latentes.

¿Cree que algún día el “Informe García” será publicado?

Debería ser publicado, porque es importante para la FIFA ser transparente y decir qué fue lo que sucedió. Sin embargo, aún si es publicado y más allá de lo que pueda decir, es irrelevante por las investigaciones que llevan a cabo las autoridades de Suiza y de Estados Unidos.

¿El nuevo presidente de la FIFA debe ser un ex jugador o quién sería ideal?

En principio, sería bueno que un ex jugador pudiera ocupar un puesto de esa envergadura. Pero debe ser también la persona indicada, que tenga una mente reformista, ideas frescas que puedan guiar al futbol a un nuevo futuro.

¿Los personajes que pertenecían a la FIFA son los únicos responsable de la corrupción en el organismo o hay más?

Hasta este momento, las personas arrestadas tienen ese estatus. Ellos son inocentes hasta que se diga lo opuesto. La Fiscalía de Estados Unidos indicó que habrá más arrestos.

La partida de Blatter de FIFA ¿es el principio para limpiar el mundo del futbol?

La renuncia de Joseph Blatter es un paso en la dirección correcta, pero no es el punto de partida. FIFA no puede ser reformada mientras exista la misma gente sentada en la cubierta de mando del “Titanic”. Necesita una reforma independiente, guiado por una eminencia que no tenga que ver con el juego y pueda establecer políticas que ayuden a refrescar al organismo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS