Setenta años de prisión para homicidas de Noé Hernández

En los hechos en los que perdió la vida el ex atleta, fallecieron dos personas más
Noé Hernández previo a un entrenamiento. Archivo El Universal
15/02/2017
18:59
Emilio Fernández
Nezahualcóyotl, Estado de México
-A +A

Un juez con sede en Nezahualcóyotl dictó una sentencia de 70 años de prisión a los asesinos del medallista olímpico Noé Hernández Valentín, ocurrido en diciembre del 2012 en un bar del municipio de Los Reyes La Paz, lugar en el que también los inculpados mataron a otras dos personas.

Luego de que el agente del Ministerio Público, de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, acreditó la participación de los dos hombres el magistrado determinó dictar la sentencia en su contra.

El juez consideró que existían las pruebas suficientes para demostrar que Diego Román Medina Martín y Gregorio Alonso Pérez Cerón,fueron quienes causaron la muerte al medallista olímpico, Noé Hernández, así como a dos personas más.

Los hechos por los que fueron sentenciados se registraron el 30 de diciembre en el interior de un bar ubicado en la carretera federal, México-Texcoco, en Los Reyes Axaquilpan, en el municipio de La Paz, lugar donde se encontraba el medallista olímpico, así como varios clientes del establecimiento.

Los ahora sentenciados arribaron al lugar portando armas de fuego, y luego de una discusión, dispararon en contra de las tres víctimas, ocasionando la muerte instantánea de dos de ellas.

El medallista olímpico de plata en Sidney 2000, Noé Hernández Valentín, recibió un impacto en la cabeza, por lo que perdió el ojo izquierdo y la visibilidad del derecho.

En una clínica privada de Nezahualcóyotl fue intervenido en varias ocasiones. El 8 de enero fue dado de alta y regresó a su hogar en Chimalhuacán para iniciar el programa de rehabilitación.

Pero el mediodía del 16 de enero del 2013, presentó problemas respiratorios mientras estaba en su hogar del Barrio de Xochiaca.

Fue trasladado al hospital general de Chimalhuacán donde llegó sin signos vitales y luego de que lo trataron de reanimar fue declarado muerto.

La entonces Procuraduría General de Justicia del Estado de México inició la carpeta de investigación respectiva, así como las diligencias necesarias para establecer la identidad de los homicidas.

Luego de las indagatorias, agentes de la ex PGJEM detuvieron a los presuntos delincuentes, quienes quedaron a disposición de un juez del Distrito Judicial de Nezahualcóyotl, para que resolviera su situación legal.

El magistrado que llevó el caso, luego de revisar los elementos de prueba recabados y aportados por las autoridades ministeriales mexiquenses y previo proceso legal, les dictó la sentencia respectiva.

En un comunicado, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, informó que además de la pena privativa de libertad, los inculpados deberán pagar una multa de 5 mil días de salario mínimo, y 136 mil 502 pesos como reparación del daño.

Los derechos civiles y políticos de los dos sentenciados también quedaron suspendidos.

FGV

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS