Se encuentra usted aquí

Secreto interior

La lencería acentúa la belleza femenina y concede sensualidad a quien la porta. Te decimos cómo elegir las piezas más atractivas y elegantes
13/02/2017
09:00
Cristian Arciniega
-A +A

Christian Dior declaró alguna vez: “La verdadera elegancia se halla en las zonas ocultas a la vista”, quizá por eso el diseño de lencería sea considerado una especie de arte, ya que estas prendas son capaces de estilizar la figura, potenciar el atractivo y despertar la confianza en las mujeres.

Su creación responde a la necesidad de proteger las zonas íntimas del cuerpo, así como proporcionar abrigo. No obstante, a la ropa interior femenina se le ha vinculado a través del tiempo con poder, libertad y erotismo, de ahí que sea considerada una efectiva arma de seducción.

La lencería cubre la silueta como una segunda piel y descubre en muchos casos una personalidad diferente de las mujeres: “Una de las cosas que amo sobre estas prendas es que puedes llevar bajo tu ropa a una persona que nadie más conoce”, ha señalado al respecto Dita Von Teese, célebre bailarina de burlesque y diseñadora de ropa interior. Contar con la lencería adecuada es fundamental, sobre todo si se toma en cuenta aquello de que las mujeres se visten de adentro hacia afuera. Por ello, te compartimos las claves para elegir los diseños más sexys, modernos y elegantes, así como para seleccionar las piezas más favorecedoras.

Las piezas estrella

La gran variedad de materiales, colores, tecnologías y cortes disponibles hoy en día permite a las mujeres encontrar las piezas que brinden mayor comodidad, ayuden a destacar los atributos y les aporten confianza. Los coordinados de sujetador y braga continúan siendo de los preferidos no solo porque resultan muy prácticos para el día a día, sino porque existen diferentes tipos.

Entre los brasieres más buscados están el triangular, el push up –cuya tecnología realza el pecho– y el strapless, caracterizado por la ausencia de tirantes. Respecto a las bragas, el corte clásico y el modelo alto son grandes aliados para ocultar los defectos, además de enfatizar la cadera.

Los bodys han cobrado popularidad entre mujeres de distintas complexiones, sobre todo en quienes tienen unos kilos extra, ya que ayudan a cubrir el vientre en su totalidad y delinean la silueta; mientras que los baby dolls despiertan la imaginación gracias a su ligereza e inocencia que proyectan.

El factor ‘sexy’

Si bien la lencería irradia sensualidad por sí sola, hay elementos y detalles que vuelven más atractivas estas prendas. Los paneles transparentes –ubicados principalmente en las copas y costados de los brasieres, así como en la parte trasera de las panties– revelan un poco más del cuerpo femenino. Tejidos como el tul y el chiffon son sumamente utilizados para la confección de ropa interior femenina.

El encaje es uno de los detalles que no pueden faltar en estas piezas si de seducir se trata. Por lo general, se emplea para decorar las copas de los sujetadores, los bordes de las bragas y baby dolls, y para recubrir los bodys. La combinación de materiales –seda con tul o satén con encaje– resulta tanto sexy como elegante.

Los estampados y bordados florales imprimen feminidad e inocencia a las propuestas actuales de lencería. Se recomienda hacer uso de ellos en la parte superior si se tiene un busto pequeño, mientras que quienes tengan poco volumen en la cadera pueden utilizarlos sin ningún problema.

Sello personal

El color negro es uno de los preferidos al momento de comprar ropa interior, ya que además de práctico, comunica poder y elegancia. Las firmas de moda apuestan mucho hoy en día por los diseños rojos, un pigmento que se relaciona con la pasión.

Los tonos encendidos son perfectos para las más jóvenes, mientras que los matices oscuros deben preferirse por las mujeres adultas.

Los tonos empolvados, como rosa o malva, dan un aire romántico y muy femenino a la lencería. Estos son perfectos para las féminas de personalidad reservada y que apuestan por la discreción en su lencería.

Si bien los colores elegidos deben ser un reflejo de su carácter, también deben estar en sintonía con las prendas exteriores para no llamar la atención de la forma equivocada.

Hecho para mostrar

El bralette, tan de moda desde el año pasado, fusiona la comodidad de un sostén de ejercicio con la sensualidad de un brasier. No tiene broches, puede usarse por debajo o por encima

de la ropa y, lo más importante, está diseñado para mujeres de busto pequeño y firme.

La medida correcta

Hallar la talla adecuada de brasier es para muchas una tarea que conlleva tiempo y numerosas pruebas. Un modelo mal elegido puede producir dolor, así como marcas en la espalda: el objetivo de esta pieza es brindar soporte al pecho sin oprimirlo de ninguna forma.

Su altura indicada es a la mitad de la espalda y debe mantenerse en el mismo lugar aun cuando se alcen las manos o se gire el torso. La varilla, en caso de tenerla, debe abarcar por completo la curvatura inferior del busto.

Respecto a las bragas, estas deben elegirse lo menos ajustadas posibles para evitar lesiones u otros problemas. Una clara muestra de que no se ha elegido la medida indicada es que su resorte se marcar con el transcurso de las horas. Debido al uso y lavado, la forma de estas prendas suele alterarse, por lo que es importante renovarlas al menos cada seis meses para proyectar así una imagen impecable de adentro hacia afuera.

Frases de Dita Von Teese

“Gracias a la lencería, las mujeres pueden dotar de un poco de glamour cada uno de sus días.”

 

 

Créditos:

Modelo: MIL AGRO PARA MODEL ZONE
Coordinación de moda: Luz María Carrera
Asistentes de coordinación: Montserrat Domínguez y Carolina Franco
Maquillaje y peinado: Dessire Chung
Producción: Jordi Rivas
Dirección de arte: Mayra Meneses
Locación: Stara San Ángel Inn (starahotel.com)

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS