El taller que custodia el arte de la talavera

La empresa Uriarte Talavera busca seguir con la tradición de 400 años e incorporar nuevos diseños
Los talleres Uriarte Talavera se dedican a la producción de cerámica fina desde 1824; crean desde los tradicionales utensilios de cocina hasta lujosas vajillas y piezas de arte. (FOTOS: OMAR CONTRERAS. EL UNIVERSAL)
13/05/2017
00:21
Abida Ventura
Puebla
-A +A

[email protected]

Sobre la avenida 4 Poniente del Centro Histórico de esta ciudad resalta la fachada azul y brillante de un inmueble virreinal decorado con azulejos de talavera poblana. En sus entrañas, esta casona del siglo XVIII custodia las técnicas y procesos de una tradición artesanal de hace 400 años.

Ahí, en lo que alguna vez fue el patio de un taller de talavera que comenzó a producir en el siglo XVI, están los talleres de Uriarte Talavera, firma dedicada a la producción de cerámica fina desde 1824. En casi dos siglos, las manos de varios artesanos han mantenido vivo el arte de crear piezas de talavera, desde los tradicionales utensilios de cocina y azulejos hasta lujosas vajillas, objetos decorativos y piezas de arte.

Desde que la familia Uriarte adquirió este pequeño taller a principios del siglo XIX, la fábrica ha funcionado sin interrupciones, incluso en plena Intervención Francesa. “Las trincheras estaban a unas cuadras de aquí, pero la fábrica seguía trabajando a puerta cerrada”, destaca Mariana Muñoz Couto, vocera de esta empresa que es considerada la más antigua en su tipo tanto en México como en Latinoamérica.

En la actualidad, esta fábrica que comenzó como un taller familiar es dirigida por empresarios poblanos, quienes rumbo a su segundo centenario buscan conquistar nuevos mercados y apostar por la innovación sin alterar ni modificar el proceso de producción artesanal que les ha dado prestigio.

Uno de los mayores retos es promover este oficio que, como sucede en la mayoría de las tradiciones artesanales, ya no interesa a los jóvenes, comenta Fernando Sánchez, director de producción de la fábrica durante un recorrido en el lugar. Por eso, uno de los proyectos rumbo a sus 200 años es crear una escuela técnica en una casa contigua al edificio para capacitar a personas interesadas en este oficio. “Necesitamos renovar a los artesanos, si no lo hacemos, en unos años vamos a tener faltantes. A los chicos de ahora ya no les interesa, entonces tenemos que ver la manera de que les guste para que vengan a trabajar y que sea bien remunerado para ellos”, indica.

En los talleres de esta fábrica que desde 1992 cuenta con la Denominación de Origen, norma impulsada por productores de esta cerámica para evitar las imitaciones y conservar las técnicas y materiales tradicionales, tal como lo dictaron las Ordenanzas del siglo XVII, los artesanos dedican horas de trabajo minucioso a la elaboración de piezas de varios tamaños y estilos, desde vajillas tradicionales hasta las que se usan en cenas de gala de la Presidencia. Hacen floreros que decoran las salas de cualquier familia mexicana y objetos que engalanan los palacios reales en España, desde lozas para edificios modernos hasta reproducciones únicas para la restauración de edificios históricos.

La elaboración de cada pieza, explica Muñoz Couto, implica un proceso detallado minucioso que debe cumplir con las normas que exige el Consejo Regulador de Talavera, las cuales indican los productos, procesos y herramientas que se deben utilizar. El esmalte y los colores son fabricados en ese mismo taller; los pinceles hechos con pelos de mula o barba de chivo son adquiridos en sitios especializados.

Su control de calidad incluye rigurosas pruebas. En el área donde resguardan los jahuetes (piezas o moldes de barro), cada producto es sometido a una prueba de sonido. “Tiene que sonar como una campana. Si se oye hueco no sirve, aunque a simple vista parezca bien”, indica Muñoz Couto.

Por eso, indica la también encargada de marketing de la empresa, uno de sus mayores valores son sus artesanos.

Salvador Rojas es uno de ellos. Llegó a los talleres cuando tenía 16 años. Comenzó como asistente de un maestro alfarero, amasando barro con los pies. 25 años después, con sus manos, produce objetos de todo tipo. “Entré como ayudante y me dieron la oportunidad de aprender a trabajar en el torno. De los que estamos aquí somos de los últimos ayudantes que entramos, teníamos un maestro que nos enseñó. Yo tardé  como cinco años en aprender”, cuenta el artesano, mientras manipula el barro con sus manos para crear una serie de platos.

En el área de vidriado, Ranulfo Torres sumerge con sus manos las piezas de barro en grandes tanques de esmalte. “Yo llegué buscando un empleo hace 23 años y aquí seguimos”, dice.  Por sus manos pasan desde las piezas más diminutas, como las que emplean para joyería, hasta la más grandes, como los coloridos tibores.

En su búsqueda por mantener esa tradición artesanal, Uriarte Talavera también ha comenzado a incorporar nuevos diseños, además de que colabora con artistas y diseñadores contemporáneos. Entre los personajes con los que ha colaborado están los artistas Raúl Anguiano, Demián Flores, Pedro Friedeberg, los hermanos Castro Leñero, así como con los diseñadores Lance Wyman y Alejandro Magallanes. Algunas obras creadas por estos artistas se pueden apreciar en las salas de exhibición de su edificio sede.

Sus piezas se pueden adquirir ahí mismo y en la Ciudad de México en sus tiendas de Polanco (Galileo 67) y en Grand San Ángel (Amargura 17).

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS