Consolidan núcleo ceremonial en Tlaxcala

Expertos del INAH buscan entender el desarrollo de la antigua ciudad y dejar atrás la idea de traición durante la conquista española
Foto: Cortesía INAH
05/04/2017
14:21
Redacción
México
-A +A

Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) exploraron la Zona Arqueológica de Tepecticpac con el fin de entender su dersarrollo, conservar las estructuras más expuestas al deterioro y dejar atrás la idea de la traición durante la conquista española.

Acorde con una corriente de historia nacionalista surgida en el siglo XIX, la conquista se debió en gran medida a la traición de ciertos pueblos como los tlaxcaltecas, quienes se aliaron a los españoles en 1519. Esta visión ha sido paulatinamente superada por las indagaciones de los expertos, informó el INAH a través de un comunicado.

Ubicada en el municipio de Totolac, en Tlaxcala, esta antigua ciudad es considerada el primero y más venerado de los altepemeh (unidades territoriales) que formaban la confederación de Tlaxcallan a la llegada de los españoles.

La zona protegida abarca 98 hectáreas y se divide en cinco sectores (A, B, C, D y E). El equipo de trabajo construyó una vía de acceso vehicular al área y la más reciente temporada de campo, que concluyó en diciembre pasado y estuvo centrada en la consolidación del sector A, también llamado La Palma, y la Plaza 4 del sector B, cuyos edificios datan del periodo Posclásico Tardío (1250–1519 d.C.).

Los avances, dijo, han permitido reestablecer muros de protección que pudieron tener más de cinco metros de alto, o torres de vigilancia que se teoriza alcanzaron los siete metros de altura; además de pequeños templos como el Edificio 2 del sector La Palma.

El hecho de que los templos de Tepeticpac sean poco ostentosos, y que las seis plazas y más de 150 terrazas que se tienen identificadas sean tan amplias, refleja, según el experto, el sentido de colectividad que guiaba a la alianza tlaxcalteca.

“A diferencia del imperio mexica, donde regía la figura central del tlatoani, en Tlaxcala eran diversos líderes provenientes de Tepeticpac y sus distritos aledaños como Ocotelulco, Quiahuixtlán, Tizatlán y Acxotla, quienes discutían y acordaban las decisiones económicas, políticas y militares”.

Los grandes espacios pudieron tener como fin el autocultivo, o bien la mediación, a través de ceremonias, entre las élites y el resto de la población.

La investigación de los sectores A y B de Tepeticpac, dijo, permitirá entender la vida cotidiana y el debacle de la urbe, y también a dejar de ver a los antiguos tlaxcaltecas como traidores; una visión creada en la época independentista bajo la idea de fortalecer la unidad nacional.

“Los tlaxcaltecas simplemente formaron una alianza estratégica contra un grupo que era hostil hacia ellos, y aunque no fueron los únicos en unirse a Cortés, sí obtuvieron mayores consideraciones por parte de la Corona española”, toda vez que, añadió, muchos indígenas nobles pudieron conservar parte de sus privilegios, e incluso se sabe que el actual territorio del estado coincide en mucho con las fronteras que poseía en el siglo XVI.

 

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS