Rastrean con fotos satelitales saqueo en Siria e Irak

Gracias a las imágenes de alta resolución y la rapidez con la que pueden acceder a fotos se puede ver, por ejemplo, cuándo y dónde está pasando
FOTO: Archivo.
19/03/2017
12:57
EFE
Miami
-A +A

El arqueólogo estadounidense Scott Branting utiliza imágenes de Siria e Iraq captadas por satélite para determinar el daño causado por la guerra al patrimonio cultural y el provecho que le sacan los grupos terroristas a las piezas antiguas con el fin de financiarse.

En una entrevista con Efe Branting dijo que a corto plazo "se trata de comprender cómo se utiliza y destruye el patrimonio cultural en el contexto del conflicto actual".

Branting lidera para ello desde 2014 un proyecto de las Escuelas Estadounidenses de Investigación Oriental (ASOR, en inglés) en asociación con el Departamento de Estado de EE.UU., que aporta enormes volúmenes de imágenes satelitales.

El arqueólogo, quien además dirige el Proyecto Kerkenes Dag, en el centro de Turquía, dijo con su trabajo se intenta analizar la forma en que grupos terroristas como el Estado Islámico (EI) "utilizan este patrimonio para financiar actividades militares mediante la venta de antigüedades, para reclutar gente y para desplazar a las poblaciones y crear pánico".

Artículo

Siria pide a coleccionistas no financiar el terrorismo

Alertó sobre los riesgos de comprar piezas robadas que ayuden a financiar los ataques del Estado Islámico
Siria pide a coleccionistas no financiar el terrorismoSiria pide a coleccionistas no financiar el terrorismo

Branting, especialista en ciencia geoespacial, explicó que gracias a las imágenes de alta resolución y la rapidez con la que pueden acceder a fotos tomadas incluso 24 horas antes, pueden ver, por ejemplo, cuándo y dónde está sucediendo el saqueo.

"También podemos ver infraestructuras, como edificios para almacenar antigüedades o camiones para moverlas. Podemos combinar esta información con la recopilada por personas en el terreno o con objetos que se ofrecen en subastas para ayudar a rastrear los artefactos", agregó.

El experto manifestó que el objetivo a largo plazo de este proyecto es preservar esta herencia cultural "para las personas que viven en el área inmediata (muchas de ellas dependientes del turismo), para el país y para el mundo".

La idea, además de alertar sobre la destrucción que deja la guerra, es documentar el estado de estos sitios antes de la destrucción para que en el futuro sea más fácil una eventual reconstrucción.

Branting, profesor de Arqueología de la Universidad del Centro de Florida, indicó que hasta el momento tienen 12 mil sitios de Irak y Siria en la base de datos.

Una de las áreas observadas y supervisadas es Palmira (Siria), que alberga las ruinas de la monumental ciudad grecorromana, y que ahora está completamente vacía tras ser invadida dos veces por el EI, entre junio de 2015 y el pasado 2 de marzo.

Los militares son ahora los únicos presentes en el sitio arqueológico y en toda la ciudad moderna, que estuvo controlada por los yihadistas.

Para este acuerdo de cooperación, llamado ASOR Cultural Heritage Initiatives, la participación del Gobierno estadounidense es clave por su gran poder de ordenar que los satélites tomen fotografías en áreas de particular interés histórico, como lo son Palmira o Alepo.

Estas imágenes evidencian el dramático antes y después de sitios de gran valor arqueológico, en las que además de la destrucción por armas se observan gran cantidad de hoyos dejados por los saqueadores.

Sin embargo, estas fotos son un recurso que depende del interés del gobierno de turno.

Pensando en otras alternativas, Branting es partidario del uso de satélites como el modelo miniatura CubeSat, para supervisar el patrimonio cultural.

Los CubeSat son un tipo de nanosatélites cuya masa y dimensiones están estandarizadas y cuyas misiones pueden ser controladas desde estaciones de seguimiento universitarias o de radioaficionados.

"Satélites como este pueden ser una herramienta crítica para el monitoreo continuo de los sitios del patrimonio cultural, tanto en conflicto como en tiempo de paz", dijo Branting.

Manifestó que es una tecnología que ya existe, pero que se necesitarán varios años para ver el lanzamiento de tales satélites. "No es una cuestión de si es posible, sino de cuánto tiempo se tardará", señaló.

Añadió que aunque no estén listos a tiempo para este conflicto, "el patrimonio cultural está constantemente en riesgo en todo el mundo".

 

sc

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios