Se encuentra usted aquí

Juan Rulfo en 10 frases

"El llano en llamas" y "Pedro Páramo" le valieron al escritor nacido en Sayula, y de quien hoy se conmemoran 100 años, reconocimiento internacional
FOTO: Archivo EL UNIVERSAL.
16/05/2017
14:05
Redacción
-A +A

Juan Rulfo, aquel "ser sumamente discreto" pero a quien le encantaba platicar con sus hijos, según cuentan ellos mismos, habría cumplido hoy cien años.

Sus libros Pedro Páramo El llano en llamas bastaron para inmortalizarlo como uno de los autores más importantes de la literatura mexicana. De poco hablar, de silencios pero de expresión contundente tanto en sus letras como en sus fotografías. Así era el escritor nacido en Sayula, en 1917.

Artículo

La cámara, gran compañera de Juan Rulfo

La historiadora Paulina Millán investiga la primera etapa como fotógrafo clásico; hizo retrato, paisaje y arquitectura
La cámara, gran compañera de Juan RulfoLa cámara, gran compañera de Juan Rulfo

"Yo nunca lo vi escribir, pero sí lo recuerdo en su escritorio, lleno de papeles, escuchando música medieval o rancheras que grababa del radio", expresó Juan Carlos Rulfo durante una charla con Benito Taibo en la Fiesta del Libro y de la Rosa, en abril pasado. 

Su hermano Juan Pablo añadió: "Mi papá tenía un horario muy peculiar. Estaba despierto toda la noche, amanecía y se apagaba su luz. En la noche escuchaba música, leía o escribía".  

Artículo

“Debí decir qué era mi papá; dije que el mío era escritor”

En una conversación con Benito Taibo, Juan Carlos y Juan Pablo, hijos del narrador, dibujan la figura de su padre en el seno familiar, más allá de sus grandes obras
“Debí decir qué era mi papá; dije que el mío era escritor” “Debí decir qué era mi papá; dije que el mío era escritor”

A sus dos célebres libros se añade uno menos conocido, El gallo de oro, novela corta escrita entre 1956 y 1958 pero que vio la luz hasta 1980. Fue adaptada en dos ocasiones al cine. En 1964 sirivió como base para el guión de Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes y la cinta fue dirigida por Roberto Gavaldón (Macario). En 1986 fue adaptada con el título de El imperio de la fortuna por Arturo Ripstein.

De estas obras y de su cuento "Un pedazo de noche" -también adaptada al cine- retomamos algunas frases:

De El llano en llamas

*" Ellos movieron la cabeza diciendo que no. Y se rieron. Fue la única vez que he visto reír a la gente de Luvina. Pelaron los dientes molenques y me dijeron que no, que el Gobierno no tenía madre".

* "El tiempo es más pesado que la más pesada carga que puede soportar el hombre".

* "Lo que tenemos que hacer por lo pronto es esfuerzo tras esfuerzo para ir de prisa detrás de tantos como nosotros y delante de otros muchos. De eso se trata. Ya descansaremos bien a bien cuando estemos muertos".

De Pedro Páramo

* "Y es que la alegría cansa. Por eso no me extrañó que aquello terminara".

* "Vivimos en una tierra en que todo se da, gracias a la providencia, pero todo se da con acidez. Estamos condenados a eso".

* "Nadie puede durar tanto, no existe ningún recuerdo por intenso que sea que no se apague".

De El gallo de oro

* "Ya sabes que nací para andar de andariega. Y sólo me apaciguaré el día que me echen tierra encima".

* "No te apures, Bernarda… Algún día le llegará el sosiego...Como nos llega a todos..."

De "Un pedazo de noche" (1995) película basada en el cuento homónimo de Rulfo

* "Me gustas más cuando te sueño. Entonces hago de ti lo que quiero. No como ahora que, como tú ves, no hemos podido hacer nada".

* "Los vivos son los que son una vergüenza. ¿No lo crees tú así? Los muertos no le dan guerra a nadie; pero lo que es lo vivos, no encuentran cómo mortificarle la vida a los demás".

 

sc

 

COMENTARIOS