Perfil. Marcelino Perelló, un provocador

Conocidos del líder estudiantil de 1968 lo califican como alguien de opiniones “escandalosas pero sinceras”; en el pasado ha dado opiniones polémicos sobre las agresiones a mujeres
Foto: Twitter @La_Salmoniza
12/04/2017
00:54
Teresa Moreno
Ciudad de México
-A +A

[email protected]

Marcelino Perelló Valls, uno de los líderes del movimiento estudiantil de 1968, de izquierda, admirador de Fidel Castro y ex conductor de Radio UNAM, continuará su programa “Sentido Contrario” en emisiones en vivo que serán transmitidas a través de Facebook y Twitter.

Perelló Valls fue despedido de Radio UNAM por decir al aire que la joven víctima de “Los Porkys”, un grupo de jóvenes veracruzanos, estaba “metible” y que “si no hay verga no hay violación”, tras el amparo que le concedió un juez a uno de sus agresores.

Este martes, a través de su cuenta de Facebook, el también académico de la Facultad de Ciencias de la máxima casa de estudios anunció que continuará con la emisión de su programa en el mismo horario que lo hacía por la radio universitaria.

“Hoy, a las 10 de la noche, Sentido Contrario será transmitido vía streaming por La_Salmoniza, en Twitter y por La Salmoniza en Facebook. También se podrá acceder a través de las páginas de La Taberna y de Marcelino Perelló en Facebook o la de Urovoro en Twitter”, publicó.

Los amigos de Perelló lo ven como un “mentor” de opiniones “escandalosas pero sinceras” en un país de intelectuales “mochos”; para sus detractores, es un “misógino” y un “macho” que tiene “demencia senil”; para personas que lo han conocido en reuniones es un “intelectualoide que a veces dice pendejadas”.

Conocido como “Marcelo”, “Marce” o “El salmón”, por sus recomendaciones y llamados a “navegar contracorriente”, comenzó su programa del 28 de marzo pasado con un consejo: “Salmones queridos, cardúmenes del mundo entero, naveguen contracorriente. Siempre recuerden que la corriente es la que está equivocada, no nosotros”, les dijo a sus radioescuchas.

Esa es una de las frases que precedieron las declaraciones del académico y ex conductor del 860 AM sobre el caso de la violación cometida por el grupo de jóvenes veracruzanos conocidos como “Los Porkys”, las cuales llevaron a su despido de la emisora y a la terminación de un programa que en julio de este año cumpliría 16 años al aire.

Los comentarios polémicos no son extraños en Perelló Valls, matemático, quien actualmente aparece en el directorio de la Facultad de Ciencias de la UNAM como profesor de asignatura tipo “A”.

“En los 60’s todo era blanco y negro, por eso la primera vez que vi a un güey con calzones rojos pensé: ‘este güey es puto’”, es uno de los chistes comunes que se le escucha hacer en sus tertulias y reuniones que le gusta organizar en su departamento en la colonia Del Valle.

En un tuit del 7 de julio de 2011 se declaró un “violador compulsivo” y señaló que “lo de la violación me vale madres. Yo he sido un violador compulsivo. Hoy ya no puedo. Y todas las violadas me lo agradecieron”.

En los últimos días, sus amigos lo han defendido y han hecho publicaciones en su perfil de Facebook en las cuales le muestran su apoyo; aunque no todos coinciden con sus comentarios, señalan que ha sido víctima de un linchamiento en su contra y reclaman a la UNAM no haber mostrado los valores de “tolerancia” y “pluralidad” que tiene.

“Jamás lo he visto acosar a alguien, más bien al revés. Es un hombre que siempre ha estado rodeado de mujeres. Es un encantador, seductor con la pura palabra. Amante del psicoanálisis, en particular en su vertiente lacaniana. Sus comentarios no provienen de la misoginia, sino de sus años de practicar dicha corriente, considerarlos equívocos es algo que debería dar pie a rebatirle, no a acribillarlo”, señala Benjamín García, quien dice conocerlo desde antes de la huelga de 1999 en la UNAM.

“Si algún pecado ha cometido, es el de no ser prudente, el de usar un lenguaje sincero en un país donde hasta los liberales son mochos y, en particular, de tener un humor negro que salta a la menor provocación”, comenta.

Una anécdota revela que lo polémico de sus comentarios data de hace tiempo. Era el 11 de septiembre de 2001 y Perelló Valls estaba en Ciudad Universitaria a punto de participar en un foro sobre la caída del presidente chileno Salvador Allende, ocurrida ese mismo día pero en 1973.

La noticia sobre el ataque terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York se estaba dando a conocer y, según cuenta uno de los asistentes a ese foro que platicó con EL UNIVERSAL, Perelló Valls inició su ponencia con una frase que hacía referencia a que fue Estados Unidos el actor intelectual de la caída de Allende y el primer gobierno socialista elegido democráticamente en América Latina.

“Me acuerdo muy bien porque cuando supimos lo de las Torres Gemelas apenas íbamos en camino a C.U., a un foro sobre el golpe de Estado de Pinochet. Veníamos desde la FES Acatlán e íbamos llegando cuando Marcelino empezó su participación y dijo claramente, me acuerdo muy bien: ‘una torre a la salud de Chile’”, comentó.

Perelló Valls continuamente hace referencias a que tiempos pasados eran mejores cuando no había televisión, internet o Netflix, pero en su cuenta de Twitter, donde la mayor parte de sus últimos posts están escritos en catalán, exhibe su gusto por el futbol y su afición al Barcelona; además, constantemente utiliza la herramienta flwrs.com para revisar y publicar la cantidad de follows y unfollows que tiene en esa red social.

Además de sus comentarios en torno al caso de Daphne y la agresión que sufrió de “Los Porkys”, el académico ha defendido el acoso callejero e incluso opinó de forma polémica sobre otros casos en los que la justicia ha fallado a favor de las víctimas, como el de la periodista Andrea Noel, a quien un hombre le bajó los calzones en la colonia Condesa, o el de la joven Yakirí Rubio, quien fue encarcelada después de matar al hombre que la violó.

En ambos casos, las culpó de lo que les sucedió.

“¡¿Para qué andas usando faldas cortas, pues?! ¿Pa’ que se te vean o pa’ que no se te vean las piernas? ¡La próxima vez que salgas a la calle, ponte armadura, hija de la chingada! (...) ¡Las mujeres quieren gustar, quiere decir que quieren atraer! (…) Una chava cuero que se pone minifalda ya sabe que va a despertar la libido de los güeyes. ¡Para eso se la pone! O qué, ¿para qué? ¿nomás porque hace calor? No”.  

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS