Se encuentra usted aquí

Sin caducidad, los cuentos de Quiroga

La literatura fantástica tiene entre sus maestros al uruguayo; este año se cumple un siglo de su libro "Cuentos de la selva"
Los textos literarios del escritor Horacio Quiroga se encuentran en Todos los cuentos , publicado por el FCE, y la Obra completa, por Losada (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
11/04/2017
00:19
Buenos Aires
Daniel Gigena La Nación/ GDA
-A +A

[email protected]

Este año se cumplieron 80 años de la muerte de Horacio Quiroga (1878-1937), el escritor uruguayo más argentino que se conozca hasta la fecha. Sus libros de cuentos formaron a generaciones de lectores desde la infancia. ¿Quién no leyó en la escuela primaria Cuentos de la selva y, luego, Cuentos de amor, de locura y de muerte? Del primero de esos libros se cumplen además 100 años en 2017. Los narradores de literatura realista y fantástica no pudieron desconocer las reglas, establecidas de manera intuitiva y certera en un decálogo del perfecto cuentista, para convertir relatos en obras maestras. Quiroga introdujo su propia experiencia de vida en las ficciones que escribió en poco más de 30 años.

“Pero lo que se llama ‘vida’ es un efecto de la ficción; Quiroga piensa sus cuentos de monte en oposición al artificio de los otros que se jugaban al desenlace imprevisto de la historia —señala el crítico Osvaldo Aguirre—. En ‘Ante el tribunal’, de 1930, escribió: ‘Yo sostuve la necesidad de volver a la vida cada vez que transitoriamente pierde el arte su concepto; toda vez que sobre la finísima urdimbre de la emoción se han edificado aplastantes teorías’. Quiroga aprendió en San Ignacio ese concepto del arte y tomó al pie de la letra el mandato; más de una vez, según testimonios, hizo largas jornadas en canoa o a caballo sólo para comprobar un detalle o algo que le habían contado. Pero la vida no explica la literatura; es el punto de partida de sus historias, la materia de su imaginación.”

En el canon. La obra de Quiroga integra el canon de clásicos de la literatura argentina y uruguaya. “La lectura de sus cuentos no devuelve ninguna sensación de caducidad, sino de plena vigencia —dice Soledad Quereilhac, investigadora y docente—. Aunque sepamos que sus casi 250 cuentos fueron escritos o publicados en una época distante, entre 1904 y 1928, hay una vitalidad en ellos y una interpelación al lector actual que se renuevan década a década”. Para la autora de Cuando la ciencia despertaba fantasías (Siglo XXI), eso se debe al vínculo que logra Quiroga entre la escritura y la experiencia vital, entre el económico desarrollo narrativo y sensaciones intensas de aventura, terror o muerte en contextos selváticos y urbanos.

“Quiroga distinguió en su obra los cuentos de efecto, derivados de sus lecturas de Poe y de los escritores naturalistas, y las historias a puño limpio, que llegan a su culminación con Los desterrados y son el núcleo de su obra —indica Aguirre, autor de La vanguardia perdida (Ediciones de la Flor)—. Los primeros, que incluyen textos clásicos como ‘El almohadón de plumas’ o ‘La gallina degollada’, han recibido mayor atención de los lectores y de la crítica; los otros decantaron en una especie de estereotipo sobre el personaje de Quiroga”. Allí se esconden claves de la esotérica poética quiroguiana.

Pablo Martínez Burkett es cuentista; en sus relatos, la fantasía también cruza épocas y ámbitos. “Sus cuentos (de Quiroga) parten de una plataforma realista a la que le adiciona esa torsión fantástica que interroga la realidad.”

Como muchos, Martínez Burkett leyó de joven Cuentos de la selva. “Fue uno de los primeros en recrear el extrañamiento de lo cotidiano, pero con sabor local”, agrega el escritor.

Un visionario en la selva. Pero Quiroga no fue sólo un narrador de historias truculentas; él ayudó a consolidar un género hoy apreciado por muchos lectores. Dice Quereilhac: “Quiroga fue uno de los responsables del arraigo y la consolidación de la literatura fantástica en el país, y lo hizo de la manera más eficaz en que pueden darse esos desembarcos genéricos en los países latinoamericanos: reencauzando ciertas convenciones del género, aprendidas mayormente en Edgar Allan Poe y Guy de Maupassant, hacia una sensibilidad y un repertorio de temas locales”.

Los escritores de la generación anterior a la de Quiroga, de las décadas de 1880 y 1890, eran médicos o abogados que escribían literatura en sus ratos libres. Quiroga hizo de la literatura una profesión: actuaba en la vida pública y concebía la escritura como un trabajo. “Vivo de lo que escribo. Caras y Caretas me paga $40 por página, y endilgo tres páginas más o menos por mes. Total $120 mensual. Con esto vivo bien”, se lee en la correspondencia del escritor publicada por Losada.

Dos obras reúnen la literatura de Quiroga: Todos los cuentos (Fondo de Cultura Económica, Archivos, 1996) y Obra completa (Losada, 2002-2007), ambas coordinadas por Jorge Lafforgue; quedan pendientes sus colaboraciones periodísticas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS