Cinco datos sobre Julio Verne, el padre de la ciencia ficción

El autor de "La vuelta al mundo en ochenta días" nació el 8 de febrero de 1828
FOTO: Archivo.
08/02/2017
14:08
Redacción
Ciudad de México
-A +A

Jules Gabriel Verne, conocido en los países hispano parlantes como Julio Verne, nació en la ciudad portuaria de Nantes, hace 189 años.

El escritor francés es mundialmente conocido por sus historias de aventuras. La esencia de sus historias es la ciencia ficción, que cultivó desde sus inicios y llevó a la maestría en novelas como Veinte mil leguas de viaje submarino. Verne murió el 25 de marzo de 1905.

Te dejamos algunos datos de este célebre pensador que, en sus letras, se adelantó a muchos inventos que luego la ciencia materializó:

1. Verne estudió Derecho para seguir los pasos de su padre como abogado pero muy joven se decidió por las letras y empezó a publicar. Sus colaboraciones con el editor Pierre-Jules Hetzel dieron lugar a algunos de sus grandes títulos: Viajes extraordinarios, Viaje al centro de la Tierra (1864), Veinte mil leguas de viaje submarino (1870) y La vuelta al mundo en ochenta días (1873).

2. Era el mayor de cinco hijos. Desde su infancia, mostró una curiosidad casi enfermiza por la poesía y la ciencia. Muchos biógrafos refieren que cuando tenía onche años se escapó en un barco para conseguirle un collar de perlas a su prima Caroline, de quien estaba enamorado. 

3. Al dejar la abogacía, su padre le quitó el financiamiento. Verne gastaba todo su dinero en libros y pasaba largas horas en las bibliotecas de París. Entró entonces a un periodo de enfermedades ocasionadas por su mala alimentación. 

4. Escribió un "Un drama en México", cuento inspirado en la obra Viaje al equinoccio americano, del naturalista alemán Alexander von Humboldt. Recomendado por sus amigos los Dumas, padre e hijo, Verne fue secretario del Teatro Nacional de París. Pero gastó el poco dinero del que disponía en un piano.

5. En 1863, Verne había escrito París en el siglo XX, acerca de un joven que vive en un mundo de rascacielos de cristal, trenes de alta velocidad y una red mundial de telecomunicaciones, pero es infeliz. La novela no fue publicada. Permaneció en las sombras hasta que su bisnieto la descubrió en 1989 y fue publicada en 1994.

 

sc

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS