Académico Núñez Arancibia confiesa sus plagios

En entrevista con el diario La Tercera de Chile, el historiador dio detalles de su modus operandi
Especial
04/08/2015
23:19
Gerardo Martínez
-A +A

A un mes de que EL UNIVERSAL diera a conocer la expulsión de Rodrigo Núñez Arancibia de la Facultad de Historia de la Universidad Michoacana al conocerse su reiterada comisión de plagio académico, el ex investigador habló desde Santiago de Chile confesó los motivos que lo llevaron a apropiarse de la autoría intelectual de al menos una docena de académicos de México, Estados Unidos, Chile, Argentina y España.

En un caso que ha superado las fronteras y en semanas recientes se ha convertido en materia de discusión de las comunidades académicas de Latinoamérica, Rodrigo Núñez Arancibia conversó con periodistas del diario La Tercera de Chile, en la que dio detalles de su modus operandi, la selección de textos que cumplían con el potencial para ser plagiados y de cómo plagió un libro publicado en ese país en 1997 para acreditar su doctorado en Sociología por El Colegio de México (El Colmex) en 2004.

“No se puede mentir toda la vida”, confesó a las periodistas Tania Opazo y Noelia Zunino en una entrevista publicada este sábado. Luego de un mes de permanecer aislado de sus colegas historiadores, el historiador que este lunes fue expulsado del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del CONACyT, relató la cadena de plagios académicos que lo llevaron a conseguir el nivel 1 dentro del escalafón de este sistema.

Una de las primeras autoras plagiadas por este ex profesor fue la socióloga chilena Cecilia Montero, autora del libro La revolución empresarial chilena, publicado por ediciones Cieplan en 1997. El plagio de este libro que le sirvió para acreditar su doctorado en sociología lo publicó en 2009 bajo el sello de la Universidad Michoacana, un año antes de ser aceptado en el SNI.

 —¿Por qué lo hizo?, preguntan las periodistas. A lo que Núñez Arancibia respondió

—Había situaciones que no había podido resolver, desde un punto de vista académico, y frente a las presiones del medio y personales, cometí un gran error. Necesitaba más tiempo y no podía, dado que tenía que cumplir algunos parámetros que uno imaginariamente se va colocando.

—¿No le dio miedo que su profesora guía lo detectara?

—Obviamente. Pero yo también hice investigación. Venía trabajando el tema y lo que plagié estaba dentro de la bibliografía que estaba ocupando. Lo que pasa es que está reflejada en un texto más amplio que la tesis que entregué, y que llegaba más o menos a los mismos resultados que la autora concluye.

—Pero aún así usó el libro de Cecilia Montero

—En la parte medular, sí

Luego de concluir su doctorado por El Colegio de México, una de las instituciones con mayor prestigio en México, este académico consiguió su alta como profesor de asignatura en la Facultad de Historia de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, donde laboró por diez años hasta que en junio de este año el Consejo Académico del Instituto de Historia de esta casa de estudios decidió sancionarlo luego de confirmarse que presentó con su nombre un artículo que en realidad era autoría de la historiadora española Rosario Sevilla Soler.

Era junio de 2015. Habían pasado once años desde su primer plagio. Rodrigo Núñez Arancibia era descubierto por sus pares como un plagiario y vino la caída. Sobre los métodos que utilizó para pasar desapercibido por la académica durante tanto tiempo, las periodistas de este diario chileno le preguntaron:

—¿Cómo pasaron 11 años sin que nadie se diera cuenta?

—Yo creo que faltan mecanismos de prevención al plagio académico. Es mucho más común de lo que se cree.

—¿Hubo debilidades del sistema que jugaron a su favor?

—A pesar de que existe una red tan globalizada, es demasiada la hiper-especialización en las líneas de investigación. Es imposible que los pares investigadores de otros países puedan leer todo lo que se publica y que estén cien por ciento al día de todo lo que se está difundiendo.

El pasado 6 de julio EL UNIVERSAL reveló la serie de plagios académicos en los que Núñez Arancibia había recurrido desde 2004. Días antes de esta noticia, la Universidad Michoacana había concluido su relación laboral con este historiador. A esto, se sumó la acusación que un grupo de académicos de varias instituciones de investigación norteamericanas enviaron una carta al director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) en la que lo señalaron de plagiar el libro colectivo Religion in New Spain, que había sido publicado en 2009 por la Universidad de Nuevo México. Núñez se había limitado a traducir los capítulos de este libro y presentarlos como propios en la imprenta de la Universidad Michoacana.

“Yo sabía que iba a chocar como un tren contra una pared, haciéndome pedazos. Y eso fue lo que pasó”, confesó hace unos días a las periodistas de La Tercera, quienes lo describen ojeroso, asilado, con la voz quebrada, de mirada evasiva y con las manos temblorosas.

Como informó EL UNIVERSAL, en 2007 este ex académico solicitó por primera vez su ingreso al SNI, que fue rechazada por su falta de publicaciones, lo que se repitió el año siguiente. Núñez dio una explicación: “Fue por mi falta de publicaciones. Hice investigación en un principio, pero después la presión fue un poco asfixiante. Tienes que ir cumpliendo en todos los planos para que puedas seguir siendo profesor, incluyendo una cantidad no menor de artículos de calidad, y obviamente una innovación creativa que yo no estaba haciendo”.

Ese mismo año, continúa el reportaje, Núñez se presentó, en agosto, en el XXVI Congreso de la Asociación Latinoamericana de Sociología (ALAS), en Guadalajara. La ponencia centrada en la temática étnica era idéntica a la que ya había publicado en la revista Proposiciones la académica de la Universidad de Concepción, Andrea Aravena.

En 2009 Núñez Arancibia fue aceptado como candidato a miembro del SNI, y a partir de 2010 recibió el nombramiento como investigador nivel 1. Entonces, empezó a recibir apoyo a su investigación que a lo largo de cinco años sumó alrededor de 850 mil pesos.

Para conservar el estatus académico que había obtenido a base de plagios, continuó con este método hasta que esto le generó problemas psicológicos por la presión de mantener oculta la verdad de su éxito. El tiempo libre entre clases lo pasaba encerrado en su oficina. Conversaba poco con sus colegas. Tenía crisis de angustia y problemas de sueño.

“Yo todo esto lo viví solo. Nunca he estado en pareja, tenía pocos amigos. Empecé a ir al psiquiatra y a tomar medicamentos. Me detectaron depresión crónica. Me dedicaba al trabajo, pero estaba perdiendo el juicio”, confesó.

El derrumbe de la historia que este académico había formado desde 2004 inició en septiembre de 2014 cuando la investigadora Andrea Aravena, de la Universidad de Concepción (Chile), le recriminó por correo electrónico el hurtó del trabajo que había presentado siete años antes en el congreso de ALAS en Guadalajara. Núñez se justificó con la versión de que alguien había puesto su nombre en esa ponencia por error.

“Le respondí que estaba hackeado mi mail, lo cual no era verdad. Le ofrecí financiar una publicación, para resarcirla por la culpa que sentía, pero eso quedó en nada”.

—¿Por qué le mintió?

—Porque me costaba reconocer todo lo que había generado. Mi jefe cuando supo me dijo que había que aclarar la situación. A él también le dije que había sido hackeado el mail, y al principio me creyó.

El 10 de julio, luego de que los órganos de control académico de El Colmex comprobaron que Rodrigo Núñez Arancibia había presentado en 2004 como tesis propia un libro plagiado, esta institución decidió por primera vez en su historia de 75 años retirar un grado académico. Ante este hecho, Núñez confesó a La Tercera:

“Cuando me avisaron, me sentí completamente desnudo. Hay una cuestión de arrepentimiento no menor. Perdí toda mi vida, todo lo que había desarrollado. No hay más”, dice Núñez. El miércoles envió una carta a Conacyt, como parte de su derecho a réplica, y en la última semana les ha mandado correos con disculpas a los editores de las revistas.

—¿Y a los autores?

—Aún no, me falta. Es duro. Pero esta semana lo hago.

—¿Cree que merece una segunda oportunidad?

—En estos momentos no. Yo sé que no soy sólo el plagiador serial que se dice, hice clases, hice investigación, pero es una vergüenza muy grande. Ahora estoy asumiendo la sanción social de haberle fallado a mucha gente, que es lo que más duele, y las sanciones que vengan. Pero si fallé en algo tan básico, como la responsabilidad moral de ser honesto, algo que aprendemos de niños, primero tengo que volver a eso para reconstruirme.

Este lunes 3 de agosto, Rodrigo Núñez Arancibia, fue expulsado del SNI. Esta decisión la tomó el Consejo de Aprobación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) luego de que la Junta de Honor del SNI recomendara su expulsión por faltas éticas al reglamento interno de este sistema. El ex académico no podrá solicitar su ingreso al SNI durante 20 años.

En esta misma sesión, el CONACyT decidió expulsar del SNI al ex académico de El Colegio de San Luis, Juan Pascual Gay, al comprobarse la comisión de otros plagios académicos.

Le aquí la entrevista con La Tercera: http://bit.ly/1gyDETc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS