“Destruir el anillo equivale a censura”

En el primer debate sobre la muestra de Jill Magid en el MUAC, la creadora dijo que la pieza es un trabajo artístico
Óscar y Alfonso Barragán, dos familiares del arquitecto en la exposición (ARIEL OJEDA. EL UNIVERSAL)
28/04/2017
00:22
Sonia Sierra
-A +A

[email protected]

Muchas preguntas se plantearon  en el debate sobre la obra de Jill Magid en el MUAC, pero otras quedaron sin resolverse: ¿Trabajó ella en México el proyecto Los Archivos Barragán, con visa de turista?, ¿su obra fue un “trueque” o una “audacia estética”?, ¿quién tiene autoridad para decir lo que el arquitecto hubiera deseado para sus restos?, ¿debieron hablar en este foro los familiares y herederos de Barragán?, ¿debe un museo abrir su curaduría a los espacios de crítica?, ¿Lucra Magid con el nombre de Barragán, aunque asegure  que el anillo hecho con sus cenizas no se vende?, ¿no tiene derecho un artista al lucro con su  trabajo?, ¿profanó para lucrarse?, ¿se judicializó esta obra?, ¿qué tanto supieron del proyecto, y no dijeron nada, por ingenuidad o interés  Patrick Charpenel, Juan Palomar y su esposa Viviana Kuri?, ¿qué conoció de la obra  César Cervantes,  opositor al proyecto y anterior amigo de Magid?

Como se esperaba no fue suave el primer debate  sobre la exposición de Jill Magid en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo de la UNAM: “Es incongruente criticar una fundación sin fines de lucro para adueñarse de un personaje público y utilizarlo con fines de lucro”, dijo César Cervantes, y agregó: “Tolerar la profanación con fines de lucro es tremendamente fuerte”.

Ante una polémica que el curador Cuauhtémoc Medina describió como “arquitectura del ruido”, Jill Magid reiteró  a quienes piden la destrucción del diamante y su regreso a la urna que éste  es un trabajo artístico y que destruirlo equivale a una censura.

“Obra, fetiche y ley” fue un debate que llenó el auditorio del museo y que fue seguido por  más de 9 mil personas en redes sociales y vía streaming. Un debate que tuvo  entre el público a dos miembros de la familia Barragán que vinieron desde Guadalajara, Emma Barragán Flores y Alfredo Vázquez Barragán, cada uno con opiniones opuestas  sobre el proceso. Además estuvo la escritora Adriana Williams, quien fue gran amiga de Barragán y también heredera, y quien expresó a los medios que era horroroso lo que se había hecho, pues Barragán “era un hombre que protegía su privacidad”.

A la pregunta que sigue abierta sobre a dónde irían los archivos si Federica Zanco aceptara la propuesta de Jill Magid, ella aventuró que podrían ir con la familia, con la misma UNAM: “Sé que es naif, ingenuo, de ahí viene la poesía de esto”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS