El desierto de California se convierte en galería de arte

Para llegar a cada una de las obras que se exhibe en "Desert X" sólo se proporcionan las latitudes y longitudes de las obras y no las direcciones exactas
FOTO: EFE.
23/03/2017
19:32
-A +A

Una casa hecha toda de espejos prácticamente desaparece con el reflejo en su fachada del desierto de California, un deleite para cualquiera con una cámara.

Se trata de "Mirage" de Doug Aitken, que forma parte de la espectacular exposición "Desert X", que exhibe obras de 16 artistas internacionales a lo largo del valle de Coachella.

Una réplica de un búnker con una escultura del presidente John F. Kennedy, un refugio en la tierra y un pequeño robot misántropo... Todo exhibido en plena naturaleza.

La exposición se extiende hasta abril aunque "Mirage" (Espejismo) estará allí por seis meses. Ya atrajo a miles de visitantes, entre "hipsters", amantes del arte y residentes de la zona, que tienen difícil asistir a museos.

"Tenemos más de 5 mil personas cada fin de semana", más de lo esperado, explicó a la AFP Neville Wakefield, curador de "Desert X".

Con el éxito, Los Ángeles y Palm Springs se están convirtiendo en un nuevo imán creativo, en el extremo opuesto de Nueva York, reino de las grandes galerías, museos y maravillosos desfiles.

"Hay un fuerte éxodo hacia el oeste, lejos de Manhattan", señaló Wakefield.

El cambio económico, por una parte, con muchos artistas huyendo de los alquileres exorbitantes de Nueva York, y un cambio filosófico en línea con la conquista del Oeste.

"Mirage" es una instalación de una casa ordinaria, que simboliza el culto a la propiedad inmobiliaria dentro del sueño americano, pero también es un reconocimiento a grandes obras de arquitectura de mediados de siglo en Palm Spring.

"Me interesa ver el arte como algo que puede vivir por sí mismo y estar continuamente fluyendo, cambiando y evolucionando", indicó Aitken, uno de los artistas contemporáneos de más renombre en Estados Unidos.

La ubicación de "Mirage" era "muy importante porque quería una vista desde una colina que diera a los suburbios y que se extendiera más allá (...) al desierto en bruto y el horizonte", añadió en unas declaraciones que envió por escrito.

Los organizadores de "Desert X" proporcionan solamente las latitudes y longitudes de las obras y no las direcciones exactas, obligando a los visitantes a hacer una especie de búsqueda del tesoro, llegando a lugares poco conocidos como la reserva natural de Whitewater, donde está "One I Call" ("Uno al que llamo").

Es una oda a las migraciones, realizada por la egipcia Shirine Guirguis, fue construida con bolsas de barro y rinde homenaje a los refugios para palomas del antiguo Egipto.

Otras obras están dedicadas al duro trabajo de los inmigrantes, sobre todo en esta región cercana a la frontera con México, donde el presidente Donald Trump prometió construir un muro para frenar la inmigración ilegal.

Es un pensamiento que llega cuando se ve el trabajo de la suiza Claudia Comte, que levantó uno que ondulaba, con líneas negras que generaban una vibración óptica.

El californiano Phillip K. Smith III creó por su parte un círculo de placas verticales de espejos plantados en la arena, titulado "The Circle of Land and Sky" ("El círculo de la tierra y el cielo").

"No creo que fuera diseñado necesariamente [para hablar de la frontera], sino que forma parte de un debate sobre" esta cuestión, que "resuena en muchos artistas", dijo Wakefield.

"Monument" ("Monumento"), del tejano Will Boone, reproduce un refugio nuclear subterráneo con una estatua del presidente estadounidense asesinado.

"El búnker dice muchas cosas que vuelven a ser apremiantes desde la elección del actual presidente", dijo Wakefield, quien evocó "el miedo a lo nuclear... una subcultura para prepararse para el apocalípsis".

Desde los tiempos bíblicos, añadió, el desierto ha servido de punto de retiro para el mundo, incluso para las estrellas de Hollywood, que se sumergen en Palm Springs a todo tipo de excesos, lejos de los paparazzis: "vienen aquí para perderse y encontrarse" al mismo tiempo.

Y ahí aparece el "Shy bot", el robot que Norma Jeane programó para huir de toda presencia huamana y ahora... está desaparecido.

 

sc

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS