La PGR muestra patrimonio artístico en galería virtual

En su página de Internet expone al público 85 obras entre pinturas, grabados y murales
El mural "El hombre y su libertad", de Luis Nishizawa, es un acrílico sobre tela que mide 210 x 560 centímetros (HTTP://WWW.PGR.GOB.MX/QUE-ES-LA-PGR/PAGINAS/PATRIMONIO-ARTISTICO.ASPX)
08/08/2015
02:21
José Juan de Ávila
-A +A

[email protected]

Desde la década pasada, la Procuraduría General de la Republica (PGR) exhibe en la sombra su patrimonio artístico de pintura y grabado —a falta de galería abierta al público—, en el mundo virtual.

La dependencia presenta en su portal oficial un conjunto de 85 obras, entre pinturas de caballete, grabados y murales, que hasta antes del Internet permanecían fuera del alcance del mexicano común. Consultados sobre el origen de la colección, funcionarios pidieron tiempo para responder cómo fue que las obras llegaron a la PGR.

La colección se abre a los internautas en el sitio de la dependencia —en su sección Acervo Cultural/Patrimonio Artístico—, con dos murales El hombre y su libertad, obra de 1988 de Luis Nishizawa, a manera tal vez de homenaje al pintor de padre japonés, nacido en Cuautitlán el 2 de febrero de 1918 y quien el 29 de septiembre próximo cumple su primer aniversario luctuoso. Y con El Ministerio Público, también de 1988, pero de Alfredo Zalce.

Errores de “museografía”. Sin embargo, en la galería de la página de Internet de la PGR actualizada el mes pasado cometieron el error de repetir la cédula de El hombre y su libertad y atribuírsela también al mural de Alfredo Zalce, El Ministerio Público, realizado también en 1988, igual que el de Nishizawa. Otro error en la muestra es el retrato de Jesús Álvarez Amaya de Venustiano Carranza, al que rebautizan como “Francisco I. Madero”. Un descuido más: intercambian las cédulas entre los grabados de José Guadalupe Posada, Calavera zapatista, y de Leopoldo Méndez, Cuauhtémoc.

En la obra de Nishizawa, de 2.10 por 5.60 metros, elaborada en acrílico y tela, varios hombres emergen de la bandera mexicana, mientras que en la de Zalce, igual de acrílico sobre tela de 25 metros cuadrados, se representa a la justicia, con un dedo acusatorio, en alusión al Ministerio Público.

De hecho, el único texto visible sobre el patrimonio artístico de la PGR en su galería virtual de 85 obras, actualizado al 1 de julio, es dedicado a Nishizawa.

“El espléndido mural del maestro Luis Nishizawa, El hombre y su libertad contiene un discurso visual que evita las descripciones históricas precisas para reforzar el carácter simbólico de sus imágenes. El ser humano es abordado en su condición genérica y lo que marca el sentido de identidad del tema es la bandera que sirve de fondo a las figuras. Impacta el dinamismo de éstas en su composición magistralmente resuelta en la que la mirada del espectador concentra su fuerza perceptiva en la imagen central que parece salir de la obra. Sin duda este mural de Nishizawa debe ser considerado como pieza sustantiva en la historia del hombre del siglo XX”, dice la cédula explicativa.

En otro viejo link de PGR se halla una descripción de El Ministerio Público, de Zalce: “El mural del maestro Alfredo Zalce localizado en la PGR se refiere al Ministerio Público. En él, su autor se comprometió con una temática de contenido humano. Los personajes asumen papeles arquetípicos. Los del lado izquierdo representan al imaginario social en su conjunto, condenando a los exponentes de las fuerzas oscuras de la sociedad, dispuestos en el otro extremo. La trama cromática y los contrastes de la luz refuerzan el contenido del mensaje, que en esta composición muestran un equilibrio ejemplar y una plena adaptación a las características arquitectónicas del espacio”. Otros murales en manos de PGR son Dialéctica de los opuestos, de José Chávez Morado; Trilogía de la mexicanidad, de Raúl Anguiano y Biblioteca sin fin, de Carmen Parra.

Por desgracia, en el portal no hay información que precise dónde están físicamente las obras o cuándo se adquirieron o si es posible verlos en vivo, al ser patrimonio de los mexicanos.

Tampoco hay mayores datos sobre el resto de las obras de artistas mexicanos como José Guadalupe Posada, Arnold Belkin, Leopoldo Méndez o José Chávez Morado, Raúl Anguiano, Vicente Rojo, José Luis Cuevas, Manuel Manilla, Pablo O'Higgins, Ignacio Aguirre, Elena Huerta, Antonio Pujol, Feliciano Peña o Francisco Moreno Capdevilla.

Sí se sabe que el responsable de salvaguardar el acervo artístico de PGR es Pedro Ayala Ruiz, director general de Recursos Materiales y Servicios Generales de la Oficialía Mayor de la PGR.

Recuerdos del salinismo. La colección comenzó a integrarse durante el año que fungió como procurador Jorge Carpizo, un “culto” funcionario del salinismo. En las obras exhibidas es más que notorio el enfoque cívico, social y judicial de sus temáticas, salvo en contadas piezas abstractas, como las de Rojo o algunas figurativas, como la única incluida de José Luis Cuevas, La juventud de J. S. Bach, dibujo de 1985.

Ya en el catálogo que sobre este acervo se editó en 1994 por el sucesor de Carpizo, Humberto Benítez Treviño, se señalaba que la colección tenía como temas “luchas, esperanzas y logros de la sociedad mexicana en lo que se refiere a justicia, equidad y desarrollo cultural y libertades”.

El catálogo incluía un estudio de Luis Rius Caso, ex director del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de las Artes Plásticas del INBA y actual director del Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, dividido en tres capítulos: “La proyección del realismo mexicano”, “Crisis y continuidad del muralismo en la segunda mitad del siglo XX” y “El grabado mexicano: significado y técnicas”.

Entre los retratos de próceres y personajes de la historia de México destacan Benito Juárez, de J. Juárez O.; Porfirio Díaz, Mátalos en caliente, de Zalce; Francisco I. Madero, Emiliano Zapata, Hidalgo y Venustiano Carranza, de Jesús Álvarez Amaya, aunque en éste último la “cédula” se repite Francisco I. Madero; Santa Anna y Maxiliano y Carlota, de Alberto Beltrán; el grabado Morelos, de Claudio Linati; Vasco de Quiroga, de Elena Huerta; Vicente Guerrero, de Ángel Bracho; Los hermanos Serdán y Asesinato de Serapio Rendón, de Fernando Castro Pacheco; y Los Niños Héroes de Chapultepec, de Arturo García Bustos.

Pero los temas principales de la colección son la historia de México, sus leyes y su sistema judicial, como en La justicia humana y la justicia natural, Leyes de Reforma y El clero sometiendo al campesino, de Alberto Beltrán; Justicia y Libertad y La patria, de Gabriel Flores; Horizonte de justicia, de Rolando Arjona Amábilis; Calavera de la penitenciaría y Águila mexicana, de Manuel Manilla, entre otros.

La exposición virtual de la PGR cierra con dos perturbadoras serigrafías dignas de El Proceso, de Kafka: Oyente núm. 2, de 1979, y Oyente núm. 3, de 1982, de Alfredo Castañeda.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS