El arte en torno de Martín Luis Guzmán

El MAM abre una muestra con más de 200 piezas artísticas y documentales
La muestra está integrada por obras que Guzmán adquirió o que le regalaron (LUCÍA FLORES. EL UNIVERSAL)
01/08/2015
02:09
Armando Mora/Clínica de periodismo
-A +A

Con 58 obras de Diego Rivera, Ángel Zárraga, Frida Kahlo y Dr. Atl, entre otros, y más de 150 documentos, se inaugura hoy la exposición La otra fiesta de las balas: Martín Luis Guzmán en el Museo de Arte Moderno (MAM).

La muestra, en la que también se encuentran obras de David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco y Rufino Tamayo, es un recorrido por el siglo XX a través de la mirada del escritor Martín Luis Guzmán (1887-1976), considerado uno de los autores más representativos en torno a la Revolución Mexicana.

La colección fue reunida por el autor de El águila y la serpiente (1928) a partir de regalos de personajes del mundo intelectual, así como por adquisiciones, con las que conformó un fondo que aunque hoy está disperso, permanece intacto.

La exposición resalta también la participación de Guzmán en la agitada vida política, la fundación de editoriales y la producción literaria.

Bajo la curaduría de Marisol Argüelles, la muestra se divide en seis secciones que corresponden a etapas de la vida del escritor mexicano. Una de éstas es “El Ateneo de la Juventud”, donde se relata cómo esa empresa cultural rompió con el pensamiento positivista para dar paso a la identidad nacional. En “La Bola”, como llamaban a la Revolución Mexicana en la segunda década del siglo XX, se relata el proceso donde Guzmán sufrió la muerte de su padre, quien militaba en el ejército porfirista y que antes de morir le dijo: “La mala yerba no está en los alzados”, frase con la que se cree que despertó su espíritu contestatario.

También se exhibe, a través de cuadros y manuscritos, la pasión de Guzmán por temas como la Reforma, la Revolución Mexicana y, sobretodo, por Francisco Villa, a quien siguió en su lucha, y Álvaro Obregón, a quien apoyó en busca de la Presidencia ganándose la enemistad de Calles.

Se recuenta también el periodo en el que se exilió en España y Estados Unidos, desde donde escribió textos sobre la Revolución bajo el seudónimo “Fósforo”, así como su regreso al país en el sexenio de Lázaro Cárdenas. Sobre esto se puede ver la correspondencia que entabló con Carlos Chávez para la fundación del Ballet de la Ciudad de México, así como sus cartas con Frida Kahlo, Nellie Campobello y Diego Rivera, de quien se presenta el retrato cubista hecho a Martín Luis Guzmán.

En “El gran proyecto educativo” se resalta su trabajo para crear y revisar libros de texto gratuitos, que impulsó Jaime Torres Bodet en 1944.

En la exposición se recuerda cuando el literato nacido en Chihuahua recibió en 1967 un homenaje de intelectuales con las participaciones de Agustín Yáñez y Carlos Monsiváis. La exhibición relata que tras los sucesos del 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas, Guzmán increpó a estudiantes en el Sanborns de Zona Rosa y dio su apoyo al gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, pero aquello le costó el respeto de la comunidad cultural; Monsiváis jamás lo volvió a mencionar, de acuerdo con la curadora.

La exhibición rememora en una de sus secciones la creación de su novela más célebre, tanto por sus tintes autobiográficos como por su precisión en los hechos históricos: La sombra del caudillo, y cuenta cómo el régimen de Plutarco Elías Calles intentó censurarla, pero al final se limitó a condicionar publicaciones sobre la Revolución posteriores a 1920.

El final del recorrido está dedicado a proyectar en una sala la adaptación en cine, en blanco y negro, de La sombra del caudillo, bajo la dirección de Julio Bracho, que contó con la fotografía de Agustín Jiménez, y que fue protagonizada por Ignacio López Tarso. Esta cinta fue exhibida en un festival en 1960 por única ocasión y estuvo censurada hasta 1990.

La colección del también periodista fue reunida para su actual exposición a través de préstamos de Fundación Televisa, Galería Windsor, Museo de Arte Carrillo Gil, Museo Nacional de Arte y del mismo acervo del MAM, así como del Archivo Histórico de la UNAM, de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos y de la Escuela Nacional de Danza Nellie y Gloria Campobello, además del archivo personal de Martín Luis Guzmán.

Reúne también obras de artistas como Saturnino Herrán, Roberto Montenegro, Rosa Rolanda y Jorge González Camarena. La muestra estará abierta a partir de hoy a las 12 del día y hasta el 31 de enero de 2016 en el MAM, Paseo de la Reforma y Gandhi s/n, en el Bosque de Chapultepec.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS