Cineplástica, un diálogo de creadores y espectadores

La muestra, que presenta el Museo de Arte Moderno, incluye 14 filmes de 13 cineastas y 43 piezas de 12 artistas
Los vínculos que se crean a partir de la cinematografía, la pintura, la escultura y la arquitectura
16/06/2015
04:00
Jonathan Hernández / Clínica de Periodismo
Ciudad de México
-A +A

Clínica de Periodismo

La oportunidad de ir a un museo, apreciar una obra de arte, ver una película, dialogar con el artista -aunque éste ya haya muerto- saber sus intenciones y preocupaciones, todo al mismo tiempo, es algo que pocas veces ocurre y es precisamente la propuesta que el Museo de Arte Moderno ofrece a través de Cineplástica. El film sobre arte en México (1960-1975).

La muestra propone al espectador poder ver películas sobre arte e interactuar con obras de algunos de los artistas más importantes en México. De esta manera se presentan 14 filmes de 13 cineastas, así como 43 piezas de 12 artistas plásticos.

Entre pinturas, grabados, dibujos y esculturas, la exposición permite la interacción entre el público y los creadores en distintos niveles. Al entrar a la sala uno se encuentra con obras de Siqueiros mientras una película se reproduce detrás del espectador, que evidencia sus procesos creativos.

Los vínculos que se crean a partir de la cinematografía, la pintura, la escultura y la arquitectura, permiten al público ver a los artistas a un nivel más íntimo. Es posible escuchar a Rufino Tamayo reflexionando sobre el arte, la utilización del color, e incluso sobre su esposa Olga. Y mientras sentencia que “cada momento necesita una manera de expresión distinta”, sus técnicas para pintar quedan al descubierto.

En una película de Lola Álvarez Bravo, uno de los primeros registros que se tiene de películas de arte en México (1950), se puede ver a Frida Kahlo en una faceta de actriz, al lado de Tina Misrachi, donde dialoga con la muerte en un filme experimental.

La sala está llena de escenas: M68 escrito en “sangre”, Vicente Rojo posando frente a sus obras, Siqueiros con las manos llenas de pintura, Helen Escobedo con sus procesos creativos y un retrato más íntimo de ella jugando a ser modelo en una instalación que usa luces y sombras, Rufino Tamayo en su utilización del color.

Experimentación. En esta sala todo es posible: ver instalaciones, videos, conocer de manera más íntima o de manera superficial a los artistas, en la instalación de Helen Escobedo la gente se detiene a tomarse selfies.

Al final del recorrido hay una especie de epílogo: un video donde O’Gorman habla sobre sus preocupaciones y de cierta manera deja entrever lo que se convertiría en su “cocktail suicida”, como señala una de las asistentes.

Elaborada en colaboración con la Filmoteca de la UNAM y el Festival DocsDF, la muestra reúne a David Alfaro Siqueiros, Manuel Felguérez, José Luis Cuevas, Helen Escobedo, Alberto Gironella, Frida Kahlo, Leopoldo Méndez, Juan O’Gorman, Guadalupe Posada, Vicente Rojo, Rufino Tamayo y Remedios Varo, los grandes nombres de la colección del Museo.

De acuerdo a la directora del recinto, Sylvia Navarrete Bouzard, “como parte de las actividades complementarias a la muestra, se realizará un catálogo con textos de los curadores, un taller y proyecciones extramuros de las cintas, así como un coloquio”

Para Israel Rodríguez, curador invitado: “Gracias al desarrollo del film sobre arte en los espacios alternativos sabemos lo que ocurría en las artes plásticas en ese momento. Pocas veces el espectador tiene la oportunidad de ver cómo otros ojos vieron estas obras. Ver cómo estos cineastas se acercaron a las piezas en un intento pedagógico y en un intento experimental”

Sobre la muestra que permanecerá abierta a partir de mañana y hasta el 31 de enero de 2016, Rodríguez añadió que “en muchas de las piezas el espectador se puede acercar a ese momento en que se está haciendo la obra. Es una oportunidad invaluable para los espectadores”.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS