El mundo de Julio Verne llega a Buenos Aires

La colorida muestra invita a recorrer los confines del mundo, conocer exóticos personajes, animales salvajes y singulares inventos científicos
FOTOS: Julieta Barrer/EFE.
17/06/2017
16:39
EFE
-A +A

En una atmósfera misteriosa y cautivante en la que se desvanece toda frontera entre ficción y realidad, "Julio Verne: Los límites de la imaginación", exhibición que organiza en Buenos Aires la Fundación Telefónica, evoca la esencia, misticismo y cientificismo del célebre autor francés.

La muestra, que podrá visitarse hasta el 26 de agosto en la sede que la institución posee en la capital argentina, invita a recorrer los confines del mundo, conocer exóticos personajes, animales salvajes y singulares inventos científicos con los que Verne se anticipó a la ciencia.

Agustina Catone, directora de Fundación Telefónica en Argentina, explicó que la exposición pretende mostrar a Verne desde un lugar diferente y no meramente biográfico.
verne_argentina_expo2.jpg
"La idea es revelar al autor como fruto de una metodología de estudio y trabajo, un espíritu de época y un entorno", manifestó Catone.

El cosmos "verniano" recreado invita a sus visitantes a convertirse en exploradores de un mundo en el que parecen converger todos los puntos del universo y en el cual se puede orbitar la luna, sumergirse en las profundidades del océano o caminar hacia el centro de la tierra.

Este singular viaje por la imaginación del escritor transcurre en un escenario en el que confluyen medios de transporte, fotografías, proyecciones y documentos científicos, en una propuesta curada por María Santoyo y Miguel Delgado ya exhibida con éxito en España.

En Argentina, la muestra tiene como uno de sus ejes las novelas "El faro del fin del mundo" y "Los hijos del capitán Grant", ambas reconocidas piezas literarias del autor que transcurren en el sur de Argentina.
verne_argentina_expo3.jpg
Aunque Verne nunca navegó en persona por los mares del sur, sí lo hizo a través de los relatos de experimentados marineros, historias que él mismo recolectó para enriquecer sus novelas.

Por eso, después de recorrer 20.000 leguas de viaje submarino y pasar por El faro del fin del mundo, por fin llegó a las húmedas tierras del Río de la Plata. 

sc

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS