Se encuentra usted aquí

¿Qué es la intersexualidad?

El término antiguo para esta afección era hermafroditismo
¿Qué es la intersexualidad?
Hanne Gaby Odiele es una modelo belga de 28 años reconoció que nació con cromosomas XY.(FOTO: Archivo/EL UNIVERSAL)
24/01/2017
19:18
Redacción
Ciudad de México
-A +A

De acuerdo con información de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos,  la intersexualidad es un grupo de afecciones donde hay una discrepancia entre los genitales internos y externos (los testículos y los ovarios).

El término antiguo para esta afección era hermafroditismo. Ahora, este grupo de afecciones cada vez más se está llamando trastornos del desarrollo sexual (DSD, por sus siglas en inglés).

Este condición médica se divide en cuatro categorías: Intersexualidad 46, XX; Intersexualidad 46, XY; Intersexualidad gonadal verdadera e Intersexualidad compleja o indeterminada.

*Intersexualidad 46, XX

La persona tiene los cromosomas de una mujer, los ovarios de una mujer, pero los genitales externos con apariencia masculina. Esto con frecuencia es el resultado de un feto femenino que ha estado expuesto a hormonas masculinas en exceso antes del nacimiento.

Los labios mayores (“labios” o pliegues de la piel de los genitales externos femeninos) se fusionan y el clítoris se agranda para aparecer como un pene. En la mayoría de los casos, la persona tiene un útero y trompas de Falopio normales. Esta afección también se denomina 46, XX con virilización. Solía llamársele pseudohermafroditismo femenino.

*Intersexualidad 46, XY

La persona tiene los cromosomas de un hombre, pero los genitales externos no se han formado completamente, son ambiguos o claramente femeninos. Internamente, los testículos pueden ser normales, estar malformados o ausentes. Esta afección también se denomina 46, XY con subvirilización y solía llamársele pseudohermafroditismo masculino.

*Intersexualidad godonal verdadera

La persona debe tener tanto tejido ovárico como testicular. Esto podría ser en la misma gónada o la persona podría tener un ovario y un testículo. Puede tener cromosomas XX, cromosomas XY o ambos. Los genitales externos pueden ser ambiguos o pueden tener apariencia masculina o femenina. Esta afección solía llamarse hermafroditismo verdadero. En la mayoría de las personas con intersexualidad gonadal verdadera, la causa subyacente se desconoce, aunque en algunos estudios con animales ha sido vinculada a la exposición a pesticidas comunes para la agricultura.

*Intersexualidad compleja

Muchas configuraciones de cromosomas distintos a las combinaciones simples 46, XX o 46, XY pueden ocasionar trastornos del desarrollo sexual. Estos trastornos no ocasionan una afección donde haya discrepancia entre órganos genitales externos e internos. Sin embargo, puede haber problemas con los niveles de hormonas sexuales, el desarrollo sexual en general y alteración de la cantidad de números de cromosomas sexuales.

El tratamiento

Es recomendable que un equipo de profesionales médicos con experiencia trabajen en conjunto para entender y tratar al paciente con intersexualidad.

Los padres deben entender las controversias y cambios en el tratamiento de la intersexualidad en los últimos años. En el pasado, la opinión que prevalecía era que generalmente era mejor asignar un sexo lo más rápido posible. Esto a menudo se basaba en los genitales externos, en vez del sexo de los cromosomas.

También era común realizar una cirugía rápida en la cual se extirpaba el tejido testicular u ovárico del otro sexo. En general, se consideraba más fácil reconstruir los genitales femeninos que los genitales masculinos funcionales, de tal manera que si la elección “correcta” no era clara, al niño a menudo se le asignaba el sexo femenino.

Actualmente, existe un mayor respeto y conocimiento del tema, lo cual ha permitido saber que los genitales femeninos insuficientes pueden no ser intrínsecamente mejores que los genitales masculinos insuficientes, incluso si la reconstrucción es “más fácil”, por lo que muchos expertos instan a demorar la cirugía definitiva por el mayor tiempo que sea sano hacerlo y lo ideal es que se involucre al niño en la decisión sobre su sexo.

Claramente, la intersexualidad es un asunto complejo y su tratamiento tiene consecuencias a corto y a largo plazo. La mejor respuesta dependerá de muchos factores, incluyendo la causa específica de dicha afección.

jpe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS