“Corrupción y malinchismo frenan la ciencia en México”

Gabriela León diseñó una nanobiomolécula que erradica virus y bacterias; el proyecto destaca a nivel internacional
Gabriela León espera crear entornos bioseguros con su tecnología. (CRISTOPHER ROGEL BLANQUET. EL UNIVERSAL)
25/07/2017
04:10
José Pablo Espíndola
-A +A

[email protected]

Gresmex, empresa de la ingeniera bioquímica industrial Gabriela León, fue considerada por la Organización Mundial de las Naciones Unidas como una de las 100 empresas que salvará al mundo gracias al desarrollo de una nanobiomolécula capaz de eliminar gérmenes, virus, bacterias, hongos, esporas y micro bacterias.

Ella y su equipo desarrollaron Nbelyax, una nanobiomolécula única en el mundo que dio origen a la línea de productos Éviter, compuesta por desinfectantes, cremas, jabones, sanitizantes y esterilizantes que pueden crear espacios completamente bioseguros.

Su innovación captó la atención mundial y el reconocimiento de personalidades como el ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama; la directora general del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde y del empresario tecnológico y filántropo Michael Dell.

“Hicimos una nanopartícula orgánica, usamos extractos vegetales porque el uso de metales pesados está en discusión y en proceso de comprobarse si se quedan acumulados en el hígado o en el cerebro”, explica León.

Esta molécula controla el comportamiento biológico y la estructura química del microorganismo y la modifica de tal manera que pierde su patogenicidad. Además cuenta con una respuesta selectiva, es decir, su biocatalizador reacciona sólo al contacto con el material genético, presentando una efectividad exponencialmente mayor que los desinfectantes comunes.

Al entrar en contacto con el material genético rompe los enlaces moleculares, desarticula su cadena de ADN o ARN. Al no haber transferencia de información genética, los microorganismos no generan resistencia alguna.

“Esta nanobiomolécula es el nuevo ingrediente activo antimicrobiano, desde 1969 no había en el mundo un antimicrobiano para este tipo de aplicaciones. No es medicamento, es importante entenderlo porque nos escriben muchas veces para preguntarnos si se lo pueden tomar, todavía no llegamos a eso. Ahorita estamos en esta fase de prevención, es para desinfectar superficies, para desinfectar tus manos, se llaman antisépticos, pero también tenemos una línea bucal y un gel lubricante vaginal enfocado en combatir el papiloma”, dijo la investigadora.

“Cuando tuvimos en las manos Nbelyax y decidimos apostarle por la propiedad intelectual, por patentarla, que además es toda una inversión a largo plazo, lo hicimos porque sabíamos que teníamos algo que podía impactar primero a México. Vimos que no era fácil, que había puntos o brechas oscuras que no debíamos de caminar, pero también nos abrió los ojos para ver que el mercado es el mundo y decidimos patentar en tantos países que hoy es un logro histórico para el país”, comenta León Gutiérrez.

Nbelyax está patentada en México y en 12 países de manera directa. Además ha sido ingresada la solicitud en 148 naciones a través del PCT (Tratado de Cooperación en materia de Patentes).

Reconocimiento mundial. Un día, Gabriela León recibió una llamada de la oficina del entonces secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, el motivo era decirle que venía la presidenta del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, y que quería invitarla a desayunar, lo cual la sorprendió mucho. “Cuando no soy capaz de tener apertura en la Secretaría de Hacienda, pero de repente ellos se convierten en el vínculo para platicar con personajes como Christine Lagard, que te enriquece, te confunde su postura”.

El principal reconocimiento que ha recibido la mexicana por su innovación, platica, ha venido del extranjero y eso es algo que le “duele”. “Me hubiera gustado que México fuera el primero que creyera en mí, bueno no en mí, en nosotros porque somos un equipo, pero hemos tenido la fortuna de tener contacto con el ex presidente Barack Obama, de recibir una carta de reconocimiento de la Casa Blanca, y que Michael Dell nos invitara a un evento y nos recomendara con la Aceleradora Global de la Fundación de las Naciones Unidas”, dice Gabriela León.

El contacto con personalidades internacionales le ha abierto las puertas a nuevos mercados y le ha permitido experimentar lo que es dejar a un lado los prejuicios y enfocarse solamente en su trabajo. “Ellos no te cuestionan el tema ni de ser mujer ni de ser mexicano, te abren las puertas, no importa el país, muestran respeto, reconocimiento y admiración por tu trabajo, eso te hace salir fortalecida”, enfatiza León.

Las trabas en el país. A lo largo de su experiencia, la ingeniera se ha topado con dos principales problemas. “Uno es el malinchismo en el que vivimos, este chiste de que estamos los mexicanos en una cubeta y en vez de hacer escalerita para salir, nos jalamos los pies, es una realidad; pero además hay un tema que no podemos ocultar y que es la corrupción. Muchas veces aquí avanza el que tranza y eso es algo que debemos eliminar, más cuando sabes que no estás vendiendo agua pintada”, afirma León.

Para combatir la corrupción, Gabriela León recomienda alzar la voz para generar cambios en el país. “Si no hacemos acciones no vamos a generar cambios, la verdad creo que si criticamos la corrupción no podemos caer en el mismo juego de no hacer nada, si vamos a criticar es porque estamos tomando acciones. Yo no quiero que mis hijos vivan en un esquema así. Coincido con muchas personas al decir que México puede llegar a ser potencia, sólo haciendo las cosas bien es como vamos a llegar a serlo”, dijo.

Cuando Gabriela León acabó su carrera universitaria, recuerda que le fue muy difícil conseguir empleo, primero no la aceptaban por venir de una escuela pública y luego muchas empresas no aceptaban mujeres.

Fue allí cuando se dio cuenta que quería tener su propia fábrica y que iba a dejar que las mujeres pudieran participar y trabajar.

“He sufrido el tema de la inequidad de género, es terrible en el país, no es posible que en pleno siglo XXI sigamos teniendo estos problemas, por ejemplo, hubo una vez que nosotros estábamos ofreciendo el producto para ayudar en temas de influenza y un médico nos decía que este era el producto más sustentado que había visto en su vida, solamente le hacía falta una prueba que, según él, la podía hacer su esposa en la Universidad de León, pero tenía un costo de un millón de dólares, pero que podíamos ver ‘otras formas de pago’. ¿Te está mandando con la esposa y te dice eso? En verdad son grotescos estos temas donde creen que las mujeres todavía pueden ser un instrumento de este tipo”, afirma León.

Pero los prejuicios, estereotipos y comentarios misóginos no detienen su andar. “Me ha tocado llegar a lugares de salud en México a ofrecer el producto y que me digan: ‘O sea, me vienes a decir que esto es como el Chocomilk y que funciona para todo cuanto tú lo desarrollaste, tú, una mujer... ¡No puede ser posible! ¿Cómo si eres mujer se te pudo ocurrir? Tú deberías estar en tu casa’. Me duele que se atrevan a decirme que por ser tecnología mexicana y de una mujer hay que cuestionarla tres veces más. ¿Por qué?, ¿con qué derecho?, ¿con qué fundamentos?”.

Tras su experiencia, las mujeres tienen una participación importante en Gresmex, su objetivo ha sido crear un ambiente seguro para todas ellas. “Si hay mujeres que tienen las ganas, las puertas de mi empresa están abiertas. Tenemos menos rotación con las mujeres que con los hombres, no es por tirarles mala onda a ellos, pero son más dedicadas, más detallistas, más cuidadosas y bueno, algunos hombres se burlan de mí por mi lado feminista, pero es porque uno lo sufre, no es que lo traigas por moda, trato de impulsarlas a que sigan trabajando, a que haya respeto en sus familias. Muchas de ellas han sido maltratadas y trato de que entiendan que por el simple hecho de existir merecen respeto y de ahí parten los valores de la empresa”, cuya planta está ubicada en Tlalnepantla.

Para Gabriela León sería un logro decir que México es el primer país que adopta al 100% su tecnología porque se podrían crear hospitales, escuelas y entornos bioseguros y esto evitaría un gasto de 35 mil millones de pesos al año, que es lo que le cuesta al país las infecciones intrahospitalarias.

“Mueren más personas de las que se reconoce, todos lo sabemos porque tenemos algún pariente, amigo o conocido que llegó a un hospital por un dolor en la rodilla y salió con neumonía y si le fue bien, se curó. Además hay una alerta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre organismos que son resistentes a los antibióticos, igual que los bichos se vuelven resistentes a los antibióticos, se vuelven resistentes a los desinfectantes y ¿qué te recomiendan hoy? usar una molécula de hace 200 años que es el cloro, ¡por Dios!, en 200 años los bichos han evolucionado tanto que el cloro ya no es suficiente, ya no es una molécula que hoy desinfecte”, afirma León.

Cuidado con los charlatanes. La directora general de Gresmex recomienda estar alerta para no dejarse engañar por timadores porque pseudo investigadores utilizan la palabra “ciencia” para comercializar su productos. “Muchas personas se venden con títulos que ni si quiera tienen, son mentiras y eso es algo que demerita el trabajo de los que sí estamos haciendo las cosas bien, por ejemplo, hoy tenemos una señora que está diciendo que tiene un producto milagro contra el pie diabético, pero eso no es verdad”.

Una manera de combatir esta situaciones, de acuerdo con León, es mediante el trabajo de la Cofepris. “Está haciendo un esfuerzo importante al combatir los productos milagro, porque para darte un registro sanitario es prácticamente una evaluación técnica de todo lo que documenta o sustenta ese producto. Es un filtro muy importante para que los consumidores podamos tener esa certeza y confianza en lo que vamos a usar”.

Gabriela León espera que México se decida a utilizar sus productos y así poder contribuir a salvar a las 23 personas que a diario mueren en México por infecciones intrahospitalarias.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS