Hallan en Múnich restos de víctimas de experimentos científicos nazis

Múltiples tejidos y secciones de cerebro de víctimas de los programas nazis de exterminio han sido descubiertos en el archivo de un centro científico alemán
Hallan en Múnich restos de víctimas de experimentos científicos nazis
(FOTO: Archivo/EL UNIVERSAL)
03/03/2017
13:55
Berlín
-A +A

Múltiples tejidos y secciones de cerebro de víctimas de los programas nazis de exterminio, que el Tercer Reich denominaba de eugenesia, han sido descubiertos en el archivo de un centro científico de Múnich (sur de Alemania), informa hoy el semanario Der Spiegel.

Estos restos humanos, que se habían dado por desaparecidos hace años, se han hallado durante los trabajos de una comisión de investigación que analizaba la situación del archivo del Instituto Max-Planck de Psiquiatría, con sede en la capital bávara.

Según ha podido saber la publicación, la comisión de investigación ha asegurado en un informe que la colección de preparados con restos humanos de esta institución se encuentra en un "estado desolador" y es un "desastre total".

También se ha descubierto durante estos trabajos una sección del cerebro de Fritz Haarmann, un conocido asesino en serie alemán que fue condenado a muerte en 1925.

La revista añade que ciertas secciones cerebrales de víctimas de los programas de eugenesia del nacionalsocialismo -en los que se asesinaba a todos aquellos que para el Tercer Reich eran "indignos de vivir"- se emplearon "durante décadas tras la guerra por parte de investigadores".

No obstante, la Sociedad Max-Planck, matriz de este instituto de Múnich, decidió en 1990 que todos los preparados que contuviesen restos humanos debían enterrarse en un cementerio de la capital bávara.

La comisión de investigación no ha podido por el momento establecer por qué, casi treinta años después, el archivo del Instituto Max-Planck de Psiquiatría sigue conservando múltiples restos humanos.

La Sociedad Max-Planck aspira ahora a catalogar todos los restos humanos en la colección del archivo de Múnich, identificar a las víctimas y enterrarlas definitivamente.

Según las estadísticas oficiales se calcula que, entre 1939 y 1941, se asesinó con estos programas a unas 70 mil personas, menores o adultos, con enfermedades mentales, epilepsia u otras dolencias físicas o psíquicas.

Los expertos calculan que hasta el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945 murieron víctimas de este programa entre 120 mil y 250 mil personas.

La mayoría de estas víctimas fueron gaseadas o recibieron una inyección letal.

jpe

 

COMENTARIOS