Marginación social, una causa del delito: Bolivia

Lanzarán países de América Latina una nueva iniciativa para el desarrollo de pueblos
Marcos Domic, embajador boliviano en México, acompañando a Hugo Siles Núñez del Prado, ministro de Autonomías del país sudamericano. (IVETTE SALDAÑA.EL UNIVERSAL)
21/07/2015
01:43
Ivette Saldaña
-A +A

[email protected]

La pobreza es uno de los mayores males que enfrenta Latinoamérica, porque puede reproducir condiciones de marginación y traer consecuencias negativas como la injusticia, y llevar a las personas a cometer ilícitos como robo o narcotráfico, dijo el ministro de Autonomías de Bolivia, Hugo Siles Núñez del Prado.

Añadió que por ello media docena de países de América Latina, entre ellos Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Honduras, México y El Salvador, entre otros, se reunirán hoy y mañana para llevar adelante una iniciativa mediante la cual se trabajará en políticas públicas que lleven a la reducción de la pobreza, al desarrollo de los pueblos y al crecimiento.

A la fecha, la presidencia de ese grupo de trabajo la tiene México hasta 2017, cuando pasará a otro país.

También se abordarán temas de justicia, para analizar alternativas frente al narcotráfico y la inseguridad que se vive en la región, así como buscar esquemas para la redistribución de los recursos.

En entrevista con EL UNIVERSAL durante su visita a México, el ministro boliviano expuso que la experiencia de su país para terminar con el narcotráfico, fue el no tener relación con agencias internacionales o extranjeras de lucha contra ese ilícito.

“Estamos teniendo mejores resultados que hace casi una década”, aseguró Nuñez del Prado, cuando había agentes de Estados Unidos en el territorio boliviano.

Agregó que también trabajan en la definición de castigos ejemplares, porque cuando tuvieron la fuga de uno de los delincuentes del narco más buscados, de inmediato se destituyó al ministro de Gobierno del mando y al jefe de la policía.

“Se necesitan acciones duras”, además de que hay una clara definición de que el territorio boliviano “no será refugio de delincuentes o narcos”, precisó.

Si bien ya no “hay intromisión” de extranjeros en Bolivia y hay una reducción de esta actividad, “lamentablemente tenemos droga en tránsito”, explicó, sin embargo, no hay conexión de violencia ni con cárteles externos, aunque posiblemente la droga llegue a México.

Mencionó que a pesar de que la pobreza pudiera llevar a la gente a incurrir en ilícitos, afirmó que no necesariamente debe haber una conexión entre ambas situaciones.

Siles Núñez del Prado explicó que en Bolivia lograron reducir la pobreza al cuadruplicar la economía en los últimos 10 años, lo que se logró en parte gracias a una política de redistribución de los recursos.

Por ejemplo, al año se cuenta con dos mil millones de dólares de presupuesto para redistribución, producto de las ganancias que genera el Estado por la explotación de los recursos naturales.

Sin embargo, el ministro boliviano reconoció que no se reparte en su totalidad y una parte se queda en los bancos porque “hay problemas de eficiencia, burocracia y trabas a nivel central y subnacional”.

Hugo Siles Núñez del Prado expuso que en el caso de Bolivia, la nacionalización de los recursos naturales les permitió contar con más presupuesto, aunque admitió que “tenemos plata, pero hay que gastarla bien y priorizar la agenda”.

Otro de los problemas que se encuentran en la región es la corrupción, un reto ante el cual Bolivia implementó un ministerio de Transparencia, además de un plan de lucha contra esta situación.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS