Contexto económico determinará viabilidad de propuestas de la IP

Gobierno revisa si hay espacio en las finanzas para dar estímulos fiscales
El funcionario comentó que ya participan en reuniones con distintos sectores económicos y empresarios para escuchar sus inquietudes. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
20/07/2015
01:08
Leonor Flores
-A +A

[email protected]

La viabilidad de las propuestas fiscales planteadas por el sector privado que incluyen estímulos fiscales, se dará en función del análisis que hará la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de las variables que se consideran para el armado del paquete económico, dijo el titular de la Unidad de Política de Ingresos de la dependencia, Rodrigo Barros.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el funcionario, que está participando en las reuniones con distintos sectores económicos y empresarios para escuchar sus inquietudes, explicó que luego de la reducción ligeramente mayor a 20% de los gastos fiscales entre 2013 y 2014, el plan es que se mantenga estable.

“Hubo un avance con la reforma Hacendaria que se notó en 2014 y una vez hecho todos los cambios, por un lado extenso y por otro lado muy profundo, la prioridad es mantener la estabilidad de las reglas”, aseguró.

Al preguntarle si dentro de los gastos fiscales hay margen de maniobra para modificar lo relacionado a estímulos en materia del impuesto sobre la renta y por simplificaciones administrativas que no incluyen mover tasas impositivas o crear nuevos gravámenes para respetar el Acuerdo de Certidumbre Tributaria, contestó:

“Bueno no necesariamente, esa es una discusión más bien en la que hay que ver la situación de las finanzas públicas y los márgenes que existen. Lo importante no es lo que pasó entre 2014 y 2015; lo importante es lo que ha pasado con el conjunto de los ingresos públicos y lo que se espera para el año que entra”.

Comentó que el sector privado ha venido manejado una serie de propuestas y “obviamente nuestro trabajo es revisarlo muy cuidadosamente, analizar el efecto que pueden tener estas propuestas en la actividad económica” y sobre los ingresos públicos.

“Tenerlos bien estudiados, pero una vez que se tengan esos elementos, el factor de cuál es la situación de las finanzas públicas, qué espacios hay dado todos los determinantes de los ingresos públicos, influyendo el grueso de la recaudación, de los distintos impuestos influyendo lo que se espere para el precio del petróleo y la plataforma de producción, el crecimiento económico y el tema del tipo de cambio”, estableció el funcionario.

Barros destacó que es una decisión que se enmarca más en ese contexto, en las condiciones en las que se van a dar en el armado del paquete económico para el año que entra.

Hizo ver que si bien el Presupuesto de Gastos Fiscales que se presentó al Congreso a finales de junio que arroja resultados muy similares cuantitativamente a los del año pasado y consistente con el hecho de que se tuvo el mismo esquema tributario, hubo algunos estímulos que aumentaron.

“Lo más importante es que es muy similar al año previo; sí hay algunos cambios en algunos renglones pero relativamente menores y además tienden a compensar”, expuso.

Respuesta positiva.

Como ejemplo mencionó que este año “vemos un gasto fiscal asociado al estímulo que se les da a los participantes del Régimen de Incorporación Fiscal más que el año pasado” porque refleja una participación sumamente dinámica en ese régimen.

Aseguró que se ha tenido una respuesta muy positiva al nuevo esquema porque “mucha gente se ha venido a la formalidad a través del Régimen de Incorporación Fiscal. “No es que sea más generoso el tratamiento sino que más bien la participación ha sido muy dinámica. Eso explica que el gasto fiscal haya aumentado”, dijo.

Otro relacionado con el empleo es el subsidio al salario, cuyo gasto fiscal está creciendo por la mejora en el mercado laboral formal, pero como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) permanece relativamente estable, destacó.

“La economía está creciendo, la población está creciendo, la inflación es muy moderada pero es positiva; cabe esperar que los montos nominales de prácticamente cualquier variable fueran más altos conforme pasan los años. Es más ilustrativo verlo como porcentaje del PIB”, consideró.

En la parte de facilidades administrativas, que se habla que pueden ceder en las peticiones del sector privado, Rodrigo Barros, dijo que en el Presupuesto de Gastos Fiscales mayormente son medidas para hacer más fácil el cumplimiento de obligaciones más que para reducir la carga tributaria y que en algunos casos implica el diferimiento en el pago de impuestos, pero sobre todo están encaminadas a la simplificación para sectores muy en específico.

“Vemos cifras moderadas, crecen por efecto de inflación, pero uno si lo ve como porcentaje del PIB es un aumento moderado. A veces pasa porque la base sobre las que se determina un impuesto, crece de un año a otro sin que se mueva el marco tributario”, explicó.

Destacó que el esquema legal que regula las facilidades administrativas de los últimos tres años es igual, lo que puede llegar a variar es la actividad sub- yacente o la actividad de los sectores a los que se aplican dichas medidas, pero de forma relativamente moderada.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS