Más emprendedores. La generación más joven a la carga

Hoy, los "millennials" trabajan en un corporativo pero quieren fundar su empresa. ¿Qué deben hacer? Por ahora, aprender
ILUSTRACIÓN: DANIEL RAZO. EL UNIVERSAL
15/02/2017
01:50
Mariana F. Maldonado
-A +A

Si hay una generación a la cual se le pudiera considerar emprendedora, es la de los millennials. Ellos nacieron entre mediados de los 80 y el año 2000, generación que para 2020 integrará la mitad de la fuerza laboral. Varios estudios coinciden en que esta generación como ninguna otra tiene como meta el formar una empresa, más allá de hacer carrera y subir por la escalera corporativa.

El estudio La mente millennial va a trabajar: Cómo las preferencias de los millennials van a configurar el futuro de las oficinas modernas, realizada por la Bentley University, encontró que sólo 13% aseguraba que su meta de carrera era convertirse en director ejecutivo, mientras que 66% aseguró que su meta involucraba el establecer un negocio propio. Hoy, para ellos, las prioridades han cambiado y el éxito se encuentra en el trabajo de forma independiente, no para ninguna compañía. De este más de 60%, 37% aseguró que quiere trabajar por su cuenta y 25% querían ser dueños de su propia empresa.

Lo que Fred Tuffile, director de estudios de emprendimiento de esa universidad, explica al respecto, es que ellos han visto cómo despiden a sus familiares, voltean a ver a sus pares sentados en sus escritorios y piensan que “debe haber una mejor manera” de hacer las cosas.

Además, tienen muchos modelos positivos de emprendimiento.  “Desde Facebook hasta Tesla, los millennials tienen muchos buenos modelos. Aunque saben que las posibilidades de crear otro Facebook son bajas”, asegura.

Sin embargo, tienen la idea de crear una buena startup. Y es que esto hoy en día es más sencillo, el costo de fundar una empresa es más bajo que nunca y la disponibilidad de capital privado es mayor, lo que hace que haya menos consecuencias de fracaso, señala el estudio.

Es posible hablar de un panorama similar en México, en donde, aún con sus deficiencias, el ecosistema emprendedor está hoy mucho más desarrollado, con una oferta (aunque limitada) de inversionistas mayor, lo que permite a los emprendedores mexicanos tener el camino
un poco más despejado que el que tuvieron
sus predecesores.

“Los millennials se están dando cuenta que empezar una compañía, aún si ésta fracasa, les enseña más en dos años que si se sentaran en un cubículo durante 20”, asegura Tuffile. Además, el que ellos vivan todavía con sus padres ayuda a que tengan más tiempo y dinero para poder fundar una empresa en vez de querer hacer carrera dentro de una organización.

En México, 20% de la fuerza laboral está conformada por esta generación pero en 10 años, el porcentaje aumentará a 70%, de acuerdo con las estimaciones de Hays. Y, ¿Qué están haciendo hoy los millennials en México? Más de 95% trabaja en un corporativo, según lo que encontró el estudio #DNAMillennial Surveo 20016- 2017 México, realizada por Hays.

Sin embargo, ellos tienen otros planes para su vida profesional. “La mitad de estos  millennials (48%) que trabaja hoy en un corporativo quiere tener su propio negocio”, explica Maria  Ballesteros, manager de esta empresa. 

Esto exige retos en ambas partes, tanto del lado de las empresas como de estos profesionales. En cuanto a las primeras, éstas se enfrentan a unos trabajadores que tienen nuevas ideas, una mayor visión de negocios y capacidades de negociación. Con respecto a los segundos, éstos buscan encontrar la satisfacción en un corporativo pero con la idea de fundar un negocio en algún momento de su vida.

Las empresas necesitan encontrar la manera de retenerlos. Y estos profesionales necesitan, tanto encontrar la satisfacción dentro de las empresas en las que ahora laboran —incluso ejerciendo la vena del emprendimiento al interior de las organizaciones—, como aprender y tomar experiencia de la vida corporativa que hoy están viviendo para poder emprender en un futuro.

En este sentido, de acuerdo con un estudio realizado por la Kauffman Foundation, los emprendedores más exitosos tienden a tener 40 años en promedio cuando empezaron sus primeras compañías. Por supuesto, ellos iniciaron en otras empresas previamente y los más exitosos tenían al menos entre seis y 10 años
de experiencia.

De hecho, la experiencia fue el aspecto más importante para que ellos llegaran a fundar de manera exitosa su compañía. Asimismo, el aprender de sus éxitos y fracasos previos fue un factor extremadamente importante también para que ellos triunfaran, de acuerdo con lo que ellos mismos contestaron.

Precisamente por todo esto, es esencial que los millennials que realmente quieren convertirse en emprendedores aprendan todo lo que puedan de su experiencia corporativa.“Las empresas les van a dar una base de conocimiento y de desarrollar sus capacidades de negociación, etcétera, si el día de mañana deciden que quieren ser emprendedores”, asegura María.

El perfil del emprendedor, es decir, sus historias de éxitos, fracasos, su experiencia, la pasión por su idea y la solidez de su proyecto son aspectos fundamentales para generar la confianza necesaria a la hora de buscar inversionistas que financien su idea, así que si en un futuro realmente materializan sus deseos y buscan fundar una empresa, aprender de lo que hoy están haciendo es esencial.

 

Lo que se debe aprender

Los más jóvenes son los que ya empezaron a trabajar en su propio proyecto. De los menores de 26 años, 21% de ellos está trabajando en un corporativo y al mismo tiempo está creando su propia empresa. “Ellos han crecido con la tecnología, probablemente tengan más habilidades para desarrollar softwares, tienen menos miedo a fracasar”, explica Ballesteros.

Y esto es una buena idea. Patrick McGinnis, un ex colaborador de una de las aseguradoras que se vio fuertemente azotada por la crisis de 2009 en Estados Unidos y autor —gracias a esta experiencia— del libro Emprendedor 10%, explica que emprender al 100% no es para todos y hacerlo a medio tiempo te va a permitir saber si realmente es lo que se quiere.

Él propone el emprendimiento 10%, el cual consiste, para explicarlo en pocas palabras, en hacer inversiones rentables y productivas e invertir en ellas 10% del tiempo y los recursos financieros disponibles. Se trata de ir trabajando en otros proyectos al mismo tiempo que tienes un trabajo de oficina.

Ahora bien, ¿Cómo sacar el mejor provecho de esta experiencia corporativa? Hay varios aspectos. Primero es importante decir que ellos tienen que aprovechar la oportunidad. Si está en las manos del colaborador el poder rotar dentro de la empresa, la recomendación es que lo haga, porque esto le aportará un nuevo aprendizaje y una nueva forma de asumir retos para cuando llegue el momento de fundar tu propia organización tengas suficiente experiencia. Es importante que los millennials tengan la apertura para aceptar este tipo de cambios, que aunque muchas veces no implican un aumento de sueldo, sí representan un nuevo reto que asumir.

Cuando se está preparando a una persona para asumir las riendas de una organización dentro de un plan de sucesión, el que ésta pase por todas las áreas es una de las claves para que lo haga bien.

La experiencia corporativa tiene que servir para mejorar las habilidades de comunicación. “Hablen, no tengan miedo. Entiendan que muchas veces no es que la empresa no les quiera dar ciertas posibilidades, sino que se trata de que tengan una mayor comunicación, deben fomentarla para hacer escuchar su voz y aportar su parte”, asegura María.

Se trata de afinar la forma en la que se comunican las cosas porque desarrollar esta habilidad hará que se abran puertas al interior de la organización. Cuando se funda una empresa la capacidad de comunicar y de negociar es esencial y aprovechar las oportunidades que se presentan cuando todavía se es empleado es muy valioso para ir tomando experiencia desde etapa temprana.

¿Cuándo salirse del corporativo y emprender? No hay un momento correcto. Hay empresas exitosas que han sido fundadas por jóvenes que no han tenido otra experiencia previa, Hay otras que también han triunfado y que han sido formadas por aquellos colaboradores que un día decidieron decir adiós a la gran organización para desarrollar su propio proyecto. Por lo pronto, es momento de aprender.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS