Desconéctate para aprovechar tu tiempo

Descansar no sólo se logra pidiendo vacaciones o con un fin de semana. Necesitas realmente dejar a un lado el trabajo si lo quieres lograr
ILUSTRACIÓN: DANIEL RAZO
05/08/2015
02:00
Mariana F. Maldonado
-A +A

Acabas de regresar de tus vacaciones luego de que llevabas varios años sin salir. Pero lo raro, piensas, es que te sientes como el último día que dejaste la oficina. Igual de cansado y harto, con nada de motivación y con cero fuerza de trabajar. Por desgracia, dejaste pasar el tiempo sin hacer lo esencial para realmente descansar: te faltó desconectarte realmente de tu trabajo.

Lo importante no es que tomes vacaciones o que hagas una pausa en tu trabajo, sino la manera en la que tomas este lapso. Ni siquiera tiene que ver con la longitud de éste, sino con la manera en la que lo afrontas.

El tiempo que tomes libre tiene que ser de calidad para que puedas reponerte realmente del cansancio y el estrés que implica trabajar. ¿Pero qué significa que sea de calidad? Que realmente te desconectes de la oficina.

Por desgracia, la tecnología con más frecuencia borra los límites entre el trabajo y el tiempo libre y muchas veces convierte a los trabajadores en colaboradores 24/7. Esto, por supuesto, no hace ni un poco de bien a la persona que se encuentra sometida bajo este estilo de vida e incluso, le puede traer enfermedades, porque aquellos que no se desconectan son más propensos a sufrir estrés laboral crónico, condición que a su vez es causante de múltiples enfermedades y que reduce la esperanza de vida.

La conectividad electrónica exige un precio para los que se quedan conectados con la oficina mientras están fuera del trabajo y marca el final del alivio que pudiera significar esta pausa, explica Dov Eden, un sicólogo organizacional de la Facultad de Management de la Universidad de Tel Aviv. Eden se ha dedicado durante los últimos más de 20 años a estudiar el descanso y su recuperación cognitiva. Así, el profesor señala a la conectividad electrónica como un causante de estrés laboral crónico.

“Usar los teléfonos inteligentes y revisar correos de trabajo en un camastro al lado de la alberca no son vacaciones”, explica Eden.

El caso de México

Desgraciadamente, esta situación es muy común. Un estudio de Trabajando.com encontró que 77% de los mexicanos que se van de vacaciones, no se desconecta de sus pendientes de trabajo. Las razones son variadas, que porque tienen muchas responsabilidades (56%), que porque no confían en la persona que se quedó para reemplazarlos (22%) o porque de plano son adictos al trabajo (22%).

“Todo esto trae consigo el miedo a perder el trabajo, pero si eres una persona organizada que deja todos los asuntos pendientes listos, que eres previsora con lo que se pueda ofrecer y dejas todo resuelto, nadie te va a molestar en tus vacaciones”, explica Margarita Chico, directora general de Trabajando.com.

El resto de los trabajadores que sí se desconecta, precisamente se despega de los dispositivos electrónicos para lograrlo. 57% aseguró que apagan su celular o sólo contestan llamadas que no sean de trabajo, según este mismo ejercicio.

“Debes descansar, es necesario que tu cuerpo y tu mente lo hagan. Que tu cuerpo se relaje y te olvides de las preocupaciones del trabajo, porque una persona que logra desconectarse de sus labores diarias llega motivada y fresca para tomar el segundo periodo laboral”, explica Chico.

Nada nuevo

La historia de los días de descanso no es nueva, porque vacacionar es necesario desde tiempos remotos y la gente de la antigüedad lo sabía.

Los antiguos gozaban de asuetos periódicos y de festivales que tenían efectos de restauración similares. La edad moderna vio la necesidad de dar los dos días que conforman el fin de semana y las vacaciones legales, explica el estudio Los efectos de un respiro de trabajo en el burnout: alivio de vacaciones.

Lo que este análisis hizo fue un recuento de la investigación hecha al respecto de las pausas y los descansos y encontró que ya sean unas vacaciones más largas, un día libre o incluso un coffee break aportan grandes benéficos para el trabajador.

En el caso de las vacaciones, no sólo es necesario que te alejes de los dispositivos electrónicos como si fuera la peste, sino que también, antes de irte, dejes todo lo necesario para que puedas estar tranquilo en tus días libres.

Puede sonar tentador dejar todo y correr a la playa pero esto puede traerte a la larga más inconvenientes que no te permitan reponerte del todo y que incluso te dejen más fatigado que cuando saliste por última vez de la oficina.

“Antes de irte todos tus pendientes deben quedar ordenados. Te debes organizar muy bien. Las tareas y las metas déjalas terminadas antes de que te vayas de vacaciones”, explica Margarita.

Lo urgente de lo importante

Puedes recibir correos y llamadas que parecen muy urgentes durante tus vacaciones o tiempo libre, las cuales, se interpongan con tu tiempo de descanso. ¿Qué hacer en este caso? Hay algo esencial: primero, tienes que distinguir lo importante de lo urgente, señala la especialista de Trabajando.com.

En muchas ocasiones, el tiempo se pasa en resolver “bomberazos” que terminan consumiendo tiempo y energía, pero se olvidan las cosas verdaderamente esenciales como el análisis de resultados o la generación de estrategias, por ejemplo. Por supuesto, lo que hay que atender primero es lo segundo, lo importante.

La recomendación va en este mismo sentido: “Muchas veces llaman o te escriben diciéndote que ‘urge que te comuniques’ pero tienes que pensar si es importante que lo hagas. Si no, se vale decir estoy de vacaciones y cuando regrese con gusto lo vemos”, explica la especialista.

Antes de contestar que sí a cualquier cosa, piensa, “¿qué pasaría si lo contesto hasta que regrese?”. La mayoría de las ocasiones no pasará realmente nada, así que no dudes en posponerlo. El tiempo libre es tuyo.

Para que puedas disfrutar de tus vacaciones o de algún periodo de tiempo libre, necesitas saber y practicar dos cosas que están íntimamente relacionadas: trabajar en equipo y delegar. Sin éstas te será muy difícil desconectarte al 100%, ya que si tú no estás seguramente será necesario que tus colaboradores te suplan o al menos tengan que revisar o estar atentos a algún aspecto de tu trabajo para que las cosas sigan marchando mientras tú no estás.

“Si algún compañero te va a suplir, debes saber delegar muy bien. Tienes que hablar con tus clientes y tus colaboradores de cuáles son las cosas que vas a resolver a tu regreso, pero siempre con una actitud responsable”, explica la especialista.

La recomendación de Eden es, si es posible, tomar vacaciones más seguido pero cortas de duración. De hecho, siete de cada 10 mexicanos prefiere esta modalidad.

Ahora sí, desconéctate y recarga pilas para el siguiente periodo laboral. No olvides apagar tu celular.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS