BMV: seguirá volatilidad por políticas de Trump

Persiste nerviosismo por temas que aún no están claros, asegura Bosch; pese a los vaivenes, aún se observa interés por invertir en el país, dice
02/03/2017
01:44
Ivette Saldaña
-A +A

[email protected]

La volatilidad de los mercados bursátiles va a continuar ante la posibilidad de que el presidente estadounidense, Donald Trump, cambie las políticas migratoria y comercial, principalmente, comentó el director general de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), José Oriol Bosch.

Hay todavía muchos temas que no quedan claros, por lo que aun y cuando “los inversionistas se están acostumbrando a no asustarse cada vez que Trump dice o hace algo, como lo que comentó en el Congreso o a través de Twitter”, hay nerviosismo por lo que pueda suceder.

Aunque dijo que la reacción de los mercados por la llegada del mandatario de Estados Unidos no genera tanto nerviosismo, dijo que no se puede descartar que los inversionistas no se preocupan por el entorno.

En entrevista, al término de la presentación del Centro de Mejores Prácticas de la Coparmex, expuso que los inversionistas se acostumbraron a no hacer comentarios.

“Vemos más tranquilidad en los mercados. Pero de que va a seguir habiendo volatilidad, creo que sí vamos a tener un entorno volátil”, lo que dependerá de las “sorpresas” con que pueda salir el presidente Trump.

Recordó que los primeros episodios de nerviosismo en los mercados se registraron después del resultado electoral en EU, lo que se reflejó en una “caída importante” en la BMV de 48 mil a 44 mil puntos.

Sin embargo, aseveró que los movimientos que se observan recientemente en la bolsa, el tipo de cambio y otros indicadores son menores.

Por ejemplo, la paridad de la moneda mexicana con la estadounidense llegó a más 22 pesos por dólar y ahora está más cercana a 20 pesos.

Bosch consideró que la información que se generó en las primeras semanas “ya se digirió por los inversionistas”; no obstante, hay otros temas que no quedan claros, como la renegociación del TLCAN.

 

Añadió que para los inversionistas hay otros temas ligados a la renegociación del tratado, como la existencia de tratados comerciales con 46 países y las oportunidades que se pueden abrir con un cambio de política en esa materia.

En medio de toda esta volatilidad se observa que hay apetito por invertir, como se vio en colocaciones de deuda que se han hecho en los primeros meses del año.

Comentó que aunque hay más estabilidad en el mercado de capitales y de deuda no se puede estimar cuál será la colocación de deuda y capitales porque se trata de un año de volatilidad y de sorpresas.

Pero “ojalá el número de empresas [que coloquen deuda] sea el mayor posible. Por lo que es importante que empresas familiares de cualquier tamaño adopten prácticas de gobierno corporativo”, es decir, que tengan un comité de auditorías, un consejo o un comité de mejores prácticas, a fin de tener acceso a un financiamiento más atractivo.

Por ello se trabaja en educación bancaria, financiera y bursátil entre empresas, para que se inscriban en el mercado de deuda y de capitales.

Atentos a desregulación. Durante el evento, el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, explicó que el gobierno tiene como plazo hasta hoy para dar a conocer el acuerdo de desregulación denominado 2 por 1.

La promesa que hizo el Ejecutivo el 1 de febrero fue que en 30 días habría un acuerdo en el que por cada nueva regulación —reglamento o normatividad federal— se desactivarán dos trámites, a fin de tener ahorros de hasta 200% de la carga que se impone a las empresas.

Sobre las medidas que implementa el gobierno como parte del compromiso que adquirió el 9 de enero de 2017 para activar la economía, explicó que les gustaría que la autoridad tenga “mayor agilidad en su procesamiento” para tener un “aterrizaje más puntual”.

De Hoyos se refirió también a los impactos que registra el salario mínimo a consecuencia de las alzas de los energéticos, y dijo que la Coparmex elabora un estudio al respecto.

Expuso que en mayo o junio podría ya haber elementos para que el gobierno, trabajadores y patrones se reúnan para determinar otro probable aumento salarial, que se sumaría al que se dio en 2017.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS