Se encuentra usted aquí

Otra visión del emprendimiento

01/03/2017
01:28
Luis Roberto Arechederra Pacheco
-A +A

El ecosistema de emprendimiento en México, así como en diversas regiones del mundo, muestra un crecimiento muy importante.

Emprendedores, inversionistas, incubadoras y aceleradoras, gobierno y actores varios, se coordinan para generar innovación, empleos y crecimiento económico en el corto, mediano y largo plazo.

Sin embargo, nos encontramos con una sociedad donde el día a día no permite que exista un ambiente propicio para compartir ideas emprendedoras e innovadoras dentro de las empresas.

En ocasiones, no están preparadas para albergar el emprendimiento de sus colaboradores y esto genera que frecuentemente nos encontremos con una discrepancia cuando se desea que sus colaboradores aporten ideas creativas para la organización, pero al mismo tiempo los altos mandos no saben cómo aceptarlas, apoyarlas y ejecutarlas.

Existen muchas maneras de motivar el intra-emprendimiento dentro de las empresas, con un sin fin de dinámicas que incentivan al personal a generar nuevas ideas de mejora, desde la generación de una idea o la potencialización de otra.

Estas dinámicas de generación de ideas dan como resultado un impacto inherente a la esencia humana y a su vez a la empresa.

Dentro del Capítulo VI de la Ponencia IMEF 2016, titulada “Inversión y Visión: Pilares del Crecimiento” se tocan diversos aspectos del emprendimiento. Desde la visión del emprendedor, que comparte sus dificultades y retos para poder comprometerse de largo plazo en su iniciativa empresarial, hasta el intra-emprendimiento y el emprendurismo de impacto social, que tanto hace falta en nuestra sociedad. Los autores, a través de su experiencia y conocimiento comparten cómo esto se puede hacer realidad dentro de las organizaciones.

A manera de ejemplo, en la introducción de dicho capítulo se comparte un ejemplo de intra-emprendimiento. Se explica una iniciativa donde el objetivo era minimizar costos de una empresa de alimentos, en una estrategia llamada “10 de 10”.

Esta consistía en que cada colaborador podría generar o detectar una potencial reducción de 10% en algún costo de la empresa. Si esa iniciativa se materializaba, una parte proporcional (10%) de la reducción obtenida era bonificada al colaborador al final del año.

La conclusión, es que efectivamente se alcanzó el objetivo e incluso, el mismo personal se involucró aún más en la detección de puntos de mejora en la empresa para la que laboraba.

La generación de nuevas iniciativas por medio de dinámicas de ésta u otra índole, generan un ambiente interno donde se ven involucrados los mismos colaboradores de la empresa y como parte del incentivo que conlleva la acción, el resultado económico generado por tal idea o iniciativa pueda ser compartido con el creador.

Dicha distribución pudiera ser monetaria o bien, mediante algún tipo de incentivo mediante un acuerdo entre colaborador y empresa.

Cuando hablamos de iniciativas no siempre nos referimos a incentivos económicos; existen algunos con alto impacto social que también son medibles y colaboran a la mejora de las organizaciones, cuestión que no sólo es factible en el ámbito privado sino también gubernamental.

Por lo anterior en el IMEF creemos que fomentar la creación de iniciativas internas bien dirigidas, mejora la eficiencia y resultados organizacionales, genera innovación e impulsa la creación de un mayor número de empleos y empresas, provocando con ello mayor crecimiento económico.

Hay mucho que hablar sobre el impacto y tendencia que hoy existe, no sólo en México sino en el resto del mundo, sobre el emprendimiento. Es importante que el gobierno y las entidades empresariales sigan apostando a este tema que sin duda dará para mucho más.

El Comité Técnico Nacional de Emprendimiento del IMEF es un ejemplo de esto, donde a través de diversas iniciativas se promueve la creatividad, la innovación y el impulso de emprendimientos de alto impacto.

Además, la Ponencia IMEF 2016 propone el impulso del ecosistema de emprendimiento, mejorando las condiciones internas para impulsar la permanencia y éxito de las empresas. En sus diversos capítulos se pueden encontrar propuestas para generar un país con tendencia positiva.

Como diría Peter Drucker (1909 – 2005), escritor y pensador empresarial austriaco: “Donde hay una empresa de éxito, alguien tomó alguna vez una decisión valiente”.

Vicepresidente de Eventos Nacionales del IMEF
Correo: [email protected]

 

Comentarios