3

CIAT: El peor impuesto a la sociedad es la evasión fiscal

El combate a ese ilícito debe ser la prioridad número uno de una nación; falta más cultura del cumplimiento de las obligaciones tributarias, reconoce
Aristóteles Nuñez, jefe del SAT, inauguró la Asamblea General del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias 2016, en el hotel Hilton (CAROS MEJÍA. EL UNIVERSAL)
03/05/2016
01:49
Leonor Flores
-A +A

[email protected]

El peor impuesto para una sociedad es la evasión fiscal, afirma el secretario ejecutivo del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), Marcio Ferreira Verdi.

“El peor impuesto es el que tú pagas y yo no; tú estás pagando por mí. Entonces el combate a la evasión debe ser la prioridad número uno de una nación porque si recaudas más hasta la seguridad pública será mejor”, matiza.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el ex funcionario fiscal en Brasil habla sobre lo difícil que es cobrar los impuestos para las administraciones tributarias y por qué la gente no cumple con sus obligaciones fiscales.

“No tenemos desarrollada la cultura ciudadana de pagar impuestos en América Latina”, sostiene al señalar que un ejemplo es lo que pasó con el caso Panama Papers, que pone de manifiesto la relevancia de combatir planeaciones fiscales agresivas para evadir el pago de tributos.

“Esa es la prueba a la sociedad que ahora ve que los que tienen más poder pueden usar mecanismos de sociedades —que no se sabe quiénes son los dueños— para fines ilegales. Hay que trabajar de forma integrada para combatir esos ilícitos”, afirma.

De visita en México, con motivo de la celebración de los 50 años del CIAT, Marcio Ferreira dice que el tema de Panamá desde luego fue abordado en la asamblea general de asociados, en donde se hizo un llamado a despertar la conciencia de que vivimos en un mundo de contribuyentes globalizados, y por eso el fisco no puede seguir trabajando “mirando solamente sus propios pies”.

Panama Papers. Por eso está convencido de que hay que trabajar de forma integrada para combatir la planeación fiscal agresiva.

Aclara que Panamá no es el centro de los problemas del mundo, porque hay otros países que tienen regímenes que permiten usar off shore y no son ejemplos de transparencia.

“Espero que Panamá pueda participar de forma absoluta en el tratado multilateral, pero creo que no es correcto crucificar a Panamá como el pecador del mundo”, expresa al cuestionar el papel que juegan en este caso los bancos que reciben cuantiosos recursos de funcionarios públicos sin preguntar el origen como está ocurriendo en su país, en Brasil con los escándalos de corrupción.

De tal manera que establece que el mismo esfuerzo que hacen todos los países para atender los estándares internacionales, hay que poner el mismo empeño para combatir la opacidad de las instituciones financieras porque no sabemos qué pasó con el caso de HSBC, señala al referirse al caso de evasión conocido como Swiss Leaks.

“No es sólo el problema de crear una off shore; las off shore en mi opinión deben terminar pero primero deben terminar las empresas opacas porque hay que saber quién es el dueño, eso es lo fundamental hoy y los bancos deben colaborar más porque el dinero para llegar a un paraíso fiscal debió haber pasado por alguna parte y nadie se preguntó de dónde venía”, recrimina.

Al respecto destaca la importancia el esfuerzo que se está haciendo en el marco del foro global de transparencia e intercambio de información con el acuerdo multilateral.

“Es una revolución que estamos viviendo como nunca lo habíamos pensado en la búsqueda de la transparencia que es el sueño de todo auditor fiscal y que estará vigente a partir de 2017, pero no valdrá de nada si no sabemos quién es el verdadero dueño del dinero”, advierte.

Cobradores de impuestos. Ferrerira dice que el CIAT es una organización que agrupa a los cobrados de impuestos de 39 países. No es una organización política. “No discutimos política sino tributación, emitimos guías y recomendaciones; eso nos permite que nos concentremos en la mejoría de nuestras administraciones tributarias”.

Ha servido sin ser una escuela como una institución de capacitación para que los países con base a la experiencia de los que están haciendo bien las cosas —como México con la factura electrónica y la publicación de la lista de contribuyentes incumplidos—, puedan aprender y hacer mejor su tarea recaudadora porque la única fuente de ingresos segura inagotable de financiar al sector público es la cobranza de impuestos.

“No podemos confiarnos de los recursos naturales, hay que ver lo que pasa con el petroprecio”, dijo.

Marcio Ferreira Verdi describe las características de lo que en su opinión debe tener un buen recaudador de impuestos: “Debe ser implacable con los evasores, pero no basta con que sea un verdugo. Debe enfrentar a los grandes opositores, ser un ejemplo de actuación ciudadana porque de las funciones públicas, el administrador tributario es el más importante, ni el ministro de salud tiene relevancia porque si no hay recursos con qué trabaja”, dijo.

En América Latina hay que trabajar más porque en Europa, Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda se cobran bien los impuestos, y aunque también hay evasión, no es al mismo nivel que en nuestra región. “Los nórdicos reconocen que pagar tributos es su obligación y que si todos pagan, pueden vivir mejor”, comenta.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios