“La decisión de invertir se toma en 70 segundos”

Inadem y Angels Den colaboran para crear el primer “crowdfunding” con recursos públicos
Israel Pons, Director de Angels Den México (ARIEL OJEDA. EL UNIVERSAL)
20/10/2015
02:13
Mariana F. Maldonado
-A +A

Después de que amigos, familia y locos (las tres “F” en inglés) invirtieron en el inicio de un proyecto de emprendimiento, ¿qué sigue? Son muchas las empresas –no sólo en México sino en el mundo– que mueren en las etapas más tempranas, debido, entre otras cosas, a falta de financiamiento. En este momento del emprendimiento es en el que la nueva plataforma lanzada por el Instituto del Emprendedor, apoyado por Angels Den –una plataforma que conecta inversionistas con emprendedores– pretende apoyar a aquellos emprendedores mexicanos que tengan proyectos de impacto social. Son de este corte los proyectos apoyados porque son los que más soporte necesitan porque suelen morir más temprano debido a que no hay un modelo financiero redituable, explica Israel Pons, representante de Angels Den México, uno de los actores que ayudará a mantener en funcionamiento a esta plataforma.

El esquema de crowdfunding realmente no es muy conocido en México. Busca recaudar fondos de una multitud que decide creer en el proyecto y que aporta para que éste se financie.

A nivel mundial, este tipo de financiamiento está creciendo a grandes pasos, según el Reporte de la Industria del Fondeo Colectivo de 2015 realizado por Massolution. El crowdfunding creció 167% en 2014 y las plataformas levantaron poco más de 16 mil millones de dólares a escala mundial.

En esta plataforma, los recursos con los que los emprendedores se fondearán son tanto del Inadem como de los “ángeles aportadores”. A diferencia de otras plataformas, en ésta se busca que quien invierta también pueda ofrecer un valor agregado.

Pons explica la mecánica de esta plataforma que busca objetivos ambiciosos: Primero, llegar a 20 proyectos fondeados para final de este año. En el que viene, conseguir fondos para 150 emprendimientos, y así ir incrementando el número de trabajos.

La permanencia de Angels Den en este proyecto es permanente y piensan llegar a 100 mil ángeles inversionistas que confíen en los proyectos de la plataforma e inviertan cantidades al menos de un millón de pesos.

¿Cómo ha sido la conformación de la plataforma de “crowdfunding” del INADEM?

¿Después de que tienes las tres F qué sigue en cuestión de financiamiento? El emprendedor se voltea y se pregunta, ¿Quién es la siguiente etapa y con quién crezco? En México se ha apoyado mucho a los fondos de capital semilla pero ellos tienen sus reglas de inversión. Hay un grupo de ángeles inversionistas pero normalmente son de puerta cerrada, tienes que ser invitado o conocer a alguien. Estamos en México y hay temas elitistas incluso con los ángeles inversionistas.

Pensamos: ¿Qué tal que hacemos una plataforma de crowdfunding donde recursos del Inadem puedan ser calificados para proyectos de alto impacto social y que con una herramienta digital traigamos la inclusión del público para que aprenda cómo funcionan estas plataformas? Y surgió www.inademcrowdfunding.mx.

¿Por qué apoyar los proyectos sociales?

Porque los proyectos sociales suelen morir más temprano que los de otras industrias porque no hay un modelo financiero redituable. Normalmente viven de donaciones de ONGs o de caridad y eso significa que es dinero para sobrevivir y no para impulsar el crecimiento de ese impacto social.

Esa es la gran diferencia entre una plataforma de crowdfunding de proyectos de impacto social en donde los que aportaron van a querer la continuidad del proyecto y saber cómo mejora la vida de las personas. En la plataforma podrán estar proyectos de muchas industrias, mientras sean de impacto social, esa es la gran ventaja sobre los venture capital que tienen ciertas industrias en las qué invertir.

¿Cuántos son los proyectos que piensan abarcar?

Para final del año esperemos que 20 proyectos estén completamente fondeados y que el año que entra tengamos otros 150 y así cada año ir elevando el número. Pero no se trata de acercarles nada más el fondeo sino que los ángeles aportadores, den dinero pero además conocimiento que les ayude en distintas áreas de la empresa.

¿Cuál es el papel de Angels Den?

Nuestra responsabilidad, entre otras, es asegurarnos que la plataforma tecnológicamente esté funcionando. Pero lo más retador es capacitar no sólo a los emprendedores, sino evangelizar a los ángeles aportadores para que conozcan sus responsabilidades porque es la clave de la continuidad. Nosotros tenemos como reto darle esas herramientas de conocimiento al público en general. Es mucho de usar redes sociales, la gran ventaja es que un proyecto se puede dar a conocer de la noche a la mañana a través de Twitter y Facebook.

Lo más importante es que el público entienda qué es crowdfunding y de que el emprendedor aprenda a que estas plataformas no son de dinero fácil sino que hay una responsabilidad de entregar resultados.

Es fomentar un crowdfunding responsable.

El crowdfunding irresponsable está sucediendo en muchos países de primer mundo. Por ejemplo, en el Reino Unido donde una empresa de cerveza artesanal lleva un año en el mercado, tiene ventas de 300 mil dólares y tiene una valuación de 82 millones. Mientras que una empresa cervecera que lleva más de 200 años en el mercado y que es una marca bien posicionada tiene un valor de 120 millones de dólares. Eso no puede ser. El inversionista cree que está invirtiendo en el siguiente Facebook y no es cierto. Entonces eso hace que el dinero sea fácil. Por eso queremos trabajar con distintas instituciones como la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para traer las mejores prácticas.

¿Cómo va la recepción de los proyectos?

Hoy en día recibimos alrededor de 30 o 40 proyectos vía electrónica y de esos pasan uno o dos semanalmente. Pero lo más difícil es la capacitación de los ángeles inversionistas y de los emprendedores, porque un ángel inversionista toma la decisión de inversión en los primeros 70 segundos.

¿Cómo es esta interacción entre emprendedor e inversionista?

Yo, como ángel inversionista, te conozco a ti emprendedor en los primeros 70 segundos y digo sabes qué, tú me caes bien y por eso voy a invertir porque tienes la capacidad porque ya te leí. Normalmente en estos eventos que organizamos el emprendedor tiene tres minutos para hablar de su proyecto. En tres minutos lo puedes dar a conocer, no se necesita más. Los emprendedores tienden a hablar demasiado, puedes sentarte con ellos tres horas y no se callan. Sin paneles ni preguntas, es pérdida de tiempo, en tres minutos.

¿Cómo se diferencia esta plataforma del resto?

Es muy diferente, no es una plataforma de crowdfunding común porque el mecanismo es distinto. Lo que hacen muchas plataformas es permitir donaciones de 10 pesos, por ejemplo, pero, ¿para qué quieres que den 10 pesos? ¿qué otro impacto pueden tener estos 10 pesos? Lo más importante de lo que hacemos, es buscar cómo podemos impactar en las personas para que se vuelvan ángeles inversionistas o aportadores que conozcan sus responsabilidades. El gran reto es crear en México 100 mil ángeles inversionistas y que cada uno pueda invertir un millón de pesos. Imaginemos el impacto que se generaría en los proyectos, no nada más con el dinero, sino con la mentoría, asesoría, con el conocimiento de los ángeles aportadores que le están dando valor al emprendedor.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios