Franquicia como tu modelo de negocio

Si estás pensando en emprender pero no quieres dejar tu trabajo, una empresa de este tipo podría ser lo que te conviene
ILUSTRACIÓN: ROSARIO LUCAS
04/08/2015
01:55
Mariana F. Maldonado
-A +A

No quieres dejar tu trabajo pero tienes ganas de empezar un negocio. Si este es tu caso, una franquicia podría ser la respuesta a tus ganas de emprender. Tanto una empresa nueva como un negocio de este tipo implica riesgos, sin embargo, la ventaja de una franquicia es que es ya un modelo de negocios probado, así que disminuye el peligro de fracasar.

Quieres que sea de medio tiempo y esto, sin duda, será posible. Sin embargo, tienes que tener en cuenta que un negocio, sea cual sea su tipo, necesita que le dediques tiempo.

No importa que sólo planees ser inversionista ausente y que alguien más lo opere, al menos los fines de semana o cuando tengas tiempo tendrás que aparecerte por ahí y deberás estar atento a cómo va marchando la empresa.

Para que no pongas en riesgo ni tu trabajo actual ni el nuevo negocio, tienes que hacer una muy buena búsqueda para que encuentres la franquicia que se adapta a tus planes. Es de las primeras cosas y quizá una de las más importantes en las que te tienes que fijar.

Cada franquicia tiene un perfil claro de qué es lo que está buscando en aquel que decida invertir en ella, así que si quieres tener éxito, necesitas fijarte si tus planes empatan con el modelo. Tienes que darte cuenta qué es lo que busca esa marca en el inversionista ya que esto te permitirá saber si eres el indicado para invertir en esa opción. Si es una marca que busca un “inversionista ausente”, es decir, alguien que meta dinero pero no opera el negocio, será una de tus opciones.

Hay algunas empresas, sobre todo las de restaurantes o alimentos y bebidas, que sí piden que el inversionista esté presente una parte de su tiempo, hay otras que piden simplemente una inversión y que pongas a alguien con experiencia para que la opere, explica Ilan Epelbaum, director comercial de Feher & Feher, quien además de ser consultor, es franquiciatario desde hace ya varios años.

Hay otras que quizá te pidan tiempo completo. Esto es lo primero que tienes que preguntarle a la marca franquiciante para poder empezar a seleccionar y descartar opciones.

En este mismo sentido, The Franchise King, como se hace llamar Joel Libava, un conocido consultor de franquicias en Estados Unidos, asegura que si bien hay pocas franquicias que permiten que el dueño no opere la empresa, si persistes en esta idea tienes fijarte que el negocio que escojas tenga un modelo flexible.

“Si deseas una gran flexibilidad y te gusta la idea de ser capaz de mantener tu trabajo actual mientras tu negocio comienza, hay oportunidades disponibles en el mercado de las franquicias”, sostiene.

En esta búsqueda, no debes irte con la primera opción. necesitas hacer una búsqueda exhaustiva. En este camino, un consejo es que si te interesa una franquicia, le pidas a su dueño que te deje hablar con sus franquiciatarios, ya que esto te dará una idea más objetiva de lo que es tener realmente una sucursal.

“Habla con algún franquiciatario. La marca no va a hablar mal de su propio negocio. El franquiciatario, que fue el que realmente firmó el contrato te va a poder decir cuál ha sido el manejo de la marca y si la franquicia es rentable”, explica el especialista.

Para que puedas hacerlo bien

Hay tres aspectos que no debes descuidar para que para que puedas continuar con tu vida laboral y llevando este negocio en paralelo.

En primer lugar, lo que todo negocio necesita para triunfar. “Ubicación, ubicación, ubicación”, una frase acuñada por un gigante de las bienes raíces en Reino Unido en el siglo pasado y que se utiliza para explicar la importancia de la localización en el precio de una propiedad y en este caso, para el éxito del negocio.

Si bien algunas franquicias incluso tendrán especificaciones con respecto al lugar de establecimiento, es un aspecto que no debes dejar de lado nunca si quieres tener mejores posibilidades de que tu franquicia triunfe.

La segunda es el operador. Es la persona que se va a quedar a cargo de éste mientras tú no estás. Te va a reportar y por eso precisamente además de ser eficiente, tendrá que ser honesto y tener todas las cualidades necesarias para estar al frente de la franquicia.

Encontrar a uno bueno será el reto, porque una de las carencias que tienen las empresas estos días, es de capital humano. Seguramente no será sencillo esta labor de reclutamiento pero tienes que hacerla de la mejor manera para obtener resultados. “Uno de los grandes factores en las franquicias sin duda es la falta de capital humano. El problema es encontrarlo”, asegura el especialista en este tema.

Y la tercera, es que la franquicia tenga un buen modelo de negocio, es decir, que la marca tenga un buen mecanismo para generar ingresos y beneficios para ti y para tus consumidores.

“Puede tener la mejor ubicación y el mejor operador, pero si no cuenta con un modelo de negocio, con un concepto que tenga el potencial para ser exitoso, no lo va a lograr. Estas tres cosas son esenciales”, explica Epelbaum.

Atiéndelo

Una cosa es que seas un “inversionista ausente”, es decir, alguien que invierte dinero pero no opera el negocio, pero necesitas poner atención de manera constante en qué es lo que está pasando en éste. Procura tener reuniones constantes con tu operador para conocer de cerca tanto los números del negocio, como todas las necesidades que tiene.

No dejes de lado una de las máximas de todo negocio: El giro debe gustarte, o al menos, no disgustarte. Si bien no la vas a operar tú, en algún momento podría necesitarse que tú entres directamente a atender al cliente o a resolver algún problema, no sabes cuándo se enfermará el chef o el ayudante de cocinero y tú tendrás que entrar a la jugada. Por supuesto, será un desastre si te disgusta de sobremanera la cocina.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS