Cámara Alta acompañará proceso de renegociación

La senadora Gabriela Cuevas pide que no se vea al órgano legislativo sólo como una oficialía de partes
Seguimiento. Las comisiones de Relaciones Exteriores y de Comercio están encargadas de dictaminar (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
08/08/2017
03:39
Ivette Saldaña
-A +A

[email protected]

El gobierno federal debe ver al Senado como una parte importante en el proceso de renegociación del TLCAN y no considerarlo como una oficialía de partes que solamente recibirá el documento final, aseguró la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores de la cámara, Gabriela Cuevas.

Tras reunirse con el titular de la Secretaría de Economía, Ildefonso Guajardo, en un encuentro de trabajo con los integrantes de esa comisión, Cuevas dijo que pidieron al funcionario que permita a los legisladores acompañar la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Que no seamos vistos como el cuarto de junto o la oficialía de partes, sino que el Senado realmente ejerza la facultad de analizar la política exterior del país, acompañar y analizar las negociaciones, porque ante un escenario electoral en 2018 es más importante cuidar este proceso de negociación para evitar más adelante polarizaciones innecesarias”, dijo Cuevas en entrevista.

Aunque la Constitución es muy clara en que al Ejecutivo le compete definir la política exterior, es fundamental que se involucre al Poder Legislativo debido al escenario de elecciones de 2018.

Dijo que acordaron con Guajardo tener un diálogo e información constante y que se logren dar consultas. “Es muy importante la transparencia y la apertura del gobierno para que realmente podamos hacer una política exterior de Estado”.

Para Cuevas hay planteamientos interesantes de los senadores en materia laboral, de cultura, innovación, medio ambiente, propiedad intelectual y regulación de internet que, si bien se incluyeron en el Acuerdo de Asociación Transpacífico, pueden incorporarse al TLCAN.

“Hay temas que deben complementarse y tenerse un plan ‘B’, para que en caso de que las negociaciones no lleguen a buen término” se logre una mayor diversificación de los países que son destino de las exportaciones.

La senadora dijo que los riesgos de la renegociación tienen que ver con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Ha demostrado que no tiene cariño ni consideración con México, le interesa perseguir una balanza superavitaria sin preocuparse por el contenido o qué porcentaje está hecho por Estados Unidos, por eso el riesgo está en quien es el otro actor, y va a estar ahí, porque con él se llevan a cabo las negociaciones. El otro problema son los tiempos, por las elecciones”, expresó.

Cuevas dijo que es delicada la petición de Donald Trump de desaparecer el capítulo de solución de controversias por dumping o subsidios, porque eso muestra que “quiere tribunales a modo”, aunque Canadá apoya también la permanencia de dicho capítulo.

La legisladora dijo que la ley define que son las comisiones del Senado de Relaciones Exteriores y de Comercio las que deben de dictaminar el documento de los tratados, por lo que corresponde a éstas dar seguimiento a lo que suceda con el acuerdo trilateral.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS