Ven dificultad en el FMP para crear reservas de ahorro

Dependen de recuperación de precios del petróleo: IE Business School; en México no se ha acumulado nada porque ingresos aún no superan límite
La mayoría de los fondos soberanos se crearon para acumular la riqueza que se generaba con la exportación de materias primas: petróleo, gas natural, cobre . (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
17/07/2017
01:45
Rubén Migueles
-A +A

[email protected] 

La regla que condiciona al Fondo Mexicano del Petróleo (FMP) para la creación de una reserva de ahorro de largo plazo cuando los ingresos petroleros en un año rebasen 4.7% del PIB es muy exigente porque depende de la recuperación de los precios internacionales del petróleo y la capacidad de producción de crudo del país, comentó Javier Capapé, director del Sovereign Wealth Lab de IE Business School.

En México, el desarrollo del nuevo FMP, nacido de la nueva Ley de Hidrocarburos, ha estado muy condicionado por la caída de precios de petróleo. Aún no se ha llegado al volumen crítico para comenzar a acumular la parte del fondo dedicado al largo plazo.

“La actual regla del FMP es que solamente se incorporará a una cuenta de ahorro de largo plazo si superan 4.7% del PIB los ingresos petroleros. El año pasado estaban en 1.6%, es decir, tendría que multiplicarse por tres la capacidad de extracción o el precio del petróleo, cosa que no parece que vaya a ocurrir en el corto plazo, para que empiece a entrar un solo dólar en la cuenta de ahorro de largo plazo, o sea, que si lo que se plantea es pensar en el ingreso actual nacional como un instrumento de ahorro de largo plazo la regla es muy exigente”, dijo.

A escala global se debate continuamente si los gobiernos deben invertir hoy para asegurar un futuro o deben guardar la riqueza generada para las generaciones futuras.

“México puede tener este problema, que esté cautivo por el apoyo a las finanzas del gobierno federal y los gobiernos estatales. Un recurso natural tan de largo plazo como el petróleo debería acumularse en vehículos de largo plazo, más que pensar en el corto plazo de las necesidades de financiación de municipios y estados”, opinó Capapé.

Reconoció que con la creación del FMP hay más transparencia sobre el uso de los recursos petroleros, lo que es un paso importante, pero no significa la solución. Además hay que saber gestionar los recursos con que se cuenta y tener reglas muy claras. 

En las últimas dos décadas los llamados fondos soberanos como el FMP han registrado una expansión relevante a escala global, constituyéndose en importantes instrumentos de desarrollo y estabilización, así como una herramienta de transparencia y gobernanza para los países que cuentan con ellos.

Se trata de fondos de inversión de los gobiernos. La mayoría se crearon para acumular la riqueza financiera que se generaba con la exportación de materias primas: petróleo, gas natural, cobre, diamantes.

También crearon fondos soberanos aquellos países que acumularon mucha riqueza tras un periodo largo de exportaciones, como China, agregó.

Fenómeno global. En la actualidad hay más de 90 en funcionamiento, con activos que alcanzaron 7.2 billones de dólares a finales de 2016, cifra que representa por sí misma el Producto Interno Bruto de Brasil, México, Argentina y Colombia en conjunto.

En América Latina hay nueve fondos soberanos. Sin embargo, sólo seis de ellos operan. Se trata de México, Trinidad y Tobago, Panamá, Perú y Chile.

En el caso de Brasil y Venezuela, se han consumido o no existe suficiente información sobre ellos.

Hay tres tipos de fondo soberano según el objetivo que intenta cumplir. Por un lado, están los fondos de estabilización, que son aquellos que se crean habitualmente a raíz de una regla fiscal que establece un país, que dice: “estos determinados ingresos, sean o no procedentes de materias primas, los vamos a acumular en un fondo que nos sirva para el momento en que nuestra balanza fiscal sea deficitaria cubran ese déficit o una parte de él”.

Hay un segundo tipo de fondos, que suelen llamar estratégicos o de desarrollo, que tienen además una función de intervención directa en la economía. Habitualmente son domésticos y suelen crearse también con una regla fiscal, pero hacen inversiones dentro del país para financiar infraestructura o el desarrollo de nuevas compañías; incluso, algunos se encargan de la gestión de algunas empresas públicas.

Los fondos de ahorro o intergeneracional están en países que cuentan con recursos naturales como fuente de ingreso o de capital de los fondos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS