Piden a gobierno investigar dumping de fructosa de EU

CNIAA solicita a Economía imponer aranceles como parte de represalias autorizadas
10/05/2017
01:32
Ivette Saldaña
-A +A

maria.saldañ[email protected]

La Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera (CNIAA) va a pedir al gobierno mexicano iniciar una investigación por dumping contra la fructosa estadounidense.

La solicitud de la cámara se debe a la falta de consensos en la revisión del acuerdo azucarero entre México y Estados Unidos.

Además, el presidente de la CNIAA, Juan Cortina Gallardo, exigió a la Secretaría de Economía imponerle aranceles a la fructosa, como parte de las represalias que recientemente autorizó la Organización Mundial de Comercio a México contra productos de Estados Unidos.

“Estamos iniciando una investigación de dumping contra la fructosa porque los márgenes (de precios) hacia nuestro país se han casi triplicado. Vamos a hacer valer los medios legales en defensa del mercado mexicano”, expuso en conferencia.

Se sabe que los precios a los que se importa la fructosa al país están entre 35% y 45% por abajo del real —acción denominada dumping—, de acuerdo con fuentes del sector azucarero.

Desde fines de 2016, mexicanos y estadounidenses revisan el acuerdo azucarero, que se firmó en 2014, por el cual productores nacionales evitaron cobrar cuotas por subsidio y dumping de casi 80% por parte de EU.

Sin embargo, Cortina dijo que representantes de las dos empresas más grandes de refinación en EU —American Sugar Refining e Imperial Sugar Company— pretenden nuevas condiciones que pueden sacar del mercado al endulzante mexicano.

“Es una propuesta muy mañosa e incluso funcionarios estadounidenses no están muy de acuerdo con las peticiones de los refinadores”.

Ante la rigidez de la posición estadounidense, Cortina Gallardo advirtió que daría lo mismo tener o no acuerdo y expuso que mentiría si dijera que hay posibilidad de un acuerdo porque “es muy posible que no”.

Por eso, recordó que, a fines de abril se levantaron de la mesa de negociación y trabajan en un plan B, para que en caso de que no haya un acuerdo azucarero se “frene” la entrada de fructosa y la industria de alimentos la sustituya por el azúcar.

Explicó que no se trata de amenazas contra la fructosa estadounidense, sino que son medidas para proteger al mercado de edulcorantes y mantener un balance.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS