“La sucesión en Banxico no me quita el sueño”

Considera que hay talento para ocupar el cargo que deja Carstens; renegociación del TLCAN será tema incierto por un tiempo, dice
José Angel Gurría Secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) (CORTESÍA OCDE)
24/04/2017
01:38
Leonor Flores
Washington
-A +A

[email protected]

A José Angel Gurría Treviño, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la sucesión en el Banco de México (Banxico) no le quita el sueño.

Reconoce que es incomparable el kilometraje que ha recorrido Agustín Carstens como gobernador del propio instituto central, dentro de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y en el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero asegura que hay mucho talento para escoger tanto dentro como fuera de el Banco de México para sustituirlo.

“Puede estar tanto en el Banco de México o en sus alrededores, pero de todos modos existe, así que por ese lado, yo no perdería el sueño”, dice en una entrevista realizada en el contexto de las Reuniones de Primavera del FMI y del Banco Mundial.

El también ex secretario de Hacienda y ex canciller, y quien además es uno de los primeros mexicanos en haber llegado a ocupar un alto cargo al frente de uno de los organismos internacionales más importantes, manifiesta que hay una enorme cantidad de talento en el banco central como en otros ámbitos, que pueden ser elegibles para el cargo que deja vacante Carstens.

En opinión de José Ángel Gurría, lo primero que hay que destacar es el honor que representa el reconocimiento que le están haciendo a Agustín Carstens para ocuparse de la grenecia del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés).

“Eso es realmente un reconocimiento a su propio talento y a su propia competencia, pero desde el punto de vista de la sucesión.

Quizá por supuesto estamos comparando a Agustín Carstens hoy después de varios años de ser secretario de Hacienda, de ser aquí (FMI), con cualquier otro candidato que todavía le faltaría ese kilometraje.

Pero la verdad es que existe mucho talento y mucha capacidad instalada, de eso no tenemos mucha preocupación”, afirmó el funcionario.

A 100 días en EU

Por otro lado, el secretario general de la OCDE se refirió a lo que sucede en el ámbito internacional, sobre todo cuando han transcurrido los primeros 100 días de la nueva administración del presidente Donald Trump en Estados Unidos, y el impacto que ha causado en México la eventual renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Es un tema que va a estar incierto por un rato porque todavía no se ha confirmado el nombramiento por parte del Senado del negociador comercial, y por otro lado porque obviamente para iniciar una negociación inicial en donde pueda haber un cambio del TLCAN, el supuesto es que habría una actualización, una modernización del acuerdo”, señala.

Para eso se requiere que otra vez se organice el sector privado, el cuarto de al lado y todos los mecanismos de consulta, y al mismo tiempo por parte de los equipos en Estados Unidos del Departamento de Comercio y de las áreas económicas y sectoriales, explica.

Como ejemplo, comenta que si uno está hablando de cuestiones que tienen que ver con la parte digital, será un área del gobierno estadounidense la que tendrá que verlo, y lo mismo para el transporte, será otra la que lo vea, y así sucederá del lado mexicano.

“Los equipos de los dos lados. En el caso del gobierno estadounidense apenas están entrando y tienen literalmente cientos y cientos que no están nominados o confirmados, y en el caso de México es un periodo en el cual estamos a un año que realmente ya en un año, en abril, estaremos muy preocupados por otros asuntos”, matizó.

Intensidad política

Gurría dice convencido que México va bien hasta ahora, sin dejar de reconocer que el tema de los cambios de gobierno siempre es motivo de mucha intensidad, pero la diferencia es que ahora está en escena la cuestión del TLCAN, y “por supuesto va a ser motivo siempre que las autoridades estén muy pendientes, y es natural, es lógico”.

Por eso opinó que es un tema de mucho trabajo, en donde hay que planear y plantear lo que se va hacer, porque será un año de transición en el gobierno mexicano y al mismo tiempo va a tomar meses configurar a todos los niveles del gobierno estadounidense.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS