Continúa Pemex con la venta de gasolineras

Plan anual de 2017 contempla la enajenación de seis estaciones; además, petrolera subastará 10 casas que no le son rentables
15/04/2017
01:30
Noé Cruz Serrano
-A +A

[email protected]

Petróleos Mexicanos (Pemex) seguirá vendiendo gasolineras de su propiedad este año y enajenará también bienes inmuebles como casas que son utilizadas por trabajadores y empleados y que ahora considera que no le son rentables o que le representan una carga financiera.

De acuerdo con el Programa Anual de Enajenación de Bienes Inmuebles de Petróleos Mexicanos y sus Empresas Productivas Subsidiarias 2017, aprobado por el Consejo de Administración de la petrolera el pasado 23 de marzo, las gasolineras y las casas que serán subastadas están registradas en diferentes estados del país.

El valor de la venta tanto de estaciones de servicio como de casas se va a determinar mediante el avalúo que realice el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes de Bienes Nacionales (Indaabin).

El programa contempla la venta de seis gasolineras: dos ubicadas en la Ciudad de México, dos en Puebla, una en Hidalgo y otra en Jalisco.

Su venta incluye terrenos, instalaciones y construcciones existentes, y en todos los casos Pemex argumenta que dispone de los dictámenes, la información y documentación necesaria con la que se acredita la conveniencia económica, operativa y de negocio para su enajenación.

Se trata de la estación de servicio E00308, ubicada en Dr. Vértiz, colonia Doctores en la Delegación Cuauhtémoc, la cual cubre una superficie de mil 423 metros cuadrados.

El permiso de esta gasolinera está acreditado a nombre de la razón social, Yumka SA. La otra estación que se ubica en la CDMX (en avenida Fray Servando Teresa de Mier, también en la Delegación Cuauhtémoc), E09569, está en un terreno de 600 metros cuadrados.

Según el permiso definitivo de operación que otorgó la Comisión Reguladora de Energía (CRE) a las estaciones de servicio para su operación, esta gasolinera no aparece en la base de datos y, en consecuencia, se desconoce su razón social, aunque Pemex sería la propietaria según su programa de enajenación de bienes.

Las estaciones de servicio en venta ubicadas en el municipio de Puebla, E00778 y E00780, disponen de una superficie de 752 y 758 metros cuadrados, respectivamente, y tampoco están registradas en el listado de permisos otorgados por la CRE.

Las otras dos estaciones en venta son la E00684, ubicada en Pachuca, Hidalgo, con una superficie de 618 metros cuadrados, y la E01515 de Guadalajara, Jalisco, con una superficie de 398 metros cuadrados, pero tampoco cuenta con permisos definitivos en materia de petrolíferos.

Pemex subastará también 10 casas, nueve de las cuales se ubican en el estado petrolero de Tabasco, y una en Veracruz, las cuales constan de terreno y construcción.

Este tipo de operaciones no es nuevo para la empresa. Desde abril del año pasado, EL UNIVERSAL publicó la intención de Petróleos Mexicanos de salir totalmente de la comercialización de combustibles con la venta de 56 estaciones de servicio de su propiedad, pero que no administraba directamente, ya que dichas gasolineras son arrendadas a terceros.

Desde entonces, fuentes de la empresa productiva del Estado habían comentado que la petrolera recibía por la renta de cada una de las estaciones en promedio 2 millones 170 mil pesos mensuales.

En junio de ese año, según se publicó en este diario, Pemex inició la venta de 20 gasolineras de su propiedad como parte de la enajenación de activos no productivos. Un mes después agregó a la lista de desincorporaciones otras 17 estaciones.

En total, la petrolera ha puesto a la venta 43 estaciones de servicio de su propiedad, de un universo de 56 que son arrendadas a terceros.

Hace 10 años, Pemex había analizado la posibilidad de vender las estaciones de servicio. Uno de los principales problemas que se pretendía resolver, según el Informe de Rendición de Cuentas 2000-2006 de la petrolera, era que luego de una revisión del esquema de arrendamiento de las gasolineras quedaron al descubierto discrepancias entre el volumen de venta de combustibles y la renta que pagaban quienes las operaban.

Incluso, había 12 juicios civiles en contra de los administradores por la falta de pago de igual número de gasolineras. Además, en ese momento 14 de las 56 estaciones propiedad de Pemex que se arrendaban estaban en la “lista negra” de la Profeco por la venta de litros incompletos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS