Desigualdad y polarización, riesgos para el mundo: WEF

Advierten también sobre las alteraciones del clima, la migración masiva y desastres naturales, entre otros factores
12/01/2017
01:46
Ivette Saldaña
-A +A

[email protected]

Los problemas que conforman las tres tendencias principales que marcarán el futuro del mundo en la próxima década son la desigualdad económica, la polarización social y los peligros medioambientales, de acuerdo con la encuesta del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

Según el Informe de Riesgos Globales 2017, los 10 principales peligros con mayor probabilidad de que ocurran son eventos extremos provocados por el clima, migración masiva, desastres naturales, ataques terroristas, fraude o robo de datos, ciberataques, comercio ilícito, desastres ambientales, conflictos entre estados y fallas en la gobernabilidad de las naciones.

En tanto, los 10 riesgos que se consideran tendrían mayor impacto son las armas de destrucción masiva, y le siguen los eventos climáticos extremos, crisis por agua, desastres naturales, crisis por adaptaciones al cambio climático, migración involuntaria de gran escala y crisis de alimentos.

Para el WEF, se necesita que los líderes mundiales colaboren y eviten mayores dificultades y volatilidad en la próxima década.

“Pese a que 2016 será recordado por unos resultados políticos drásticos que acabaron con las expectativas de consenso, durante la última década el Informe de Riesgos Globales ha advertido de un conjunto persistente de riesgos sociales y económicos que podrían traducirse en disrupción en el mundo real”, explicó el WEF.

El reporte explica que con las respuestas de los 750 expertos que participaron se percibe que la debilidad en la recuperación económica y la crisis financiera global impulsan a la clase política a promover políticas populistas y a manifestarse contra de la globalización.

Sin embargo, advierten que hay múltiples problemas ligados con las fracturas que ha ocasionado la política económica que ni siquiera resolverá un fuerte crecimiento.

De acuerdo con el WEF, los políticos deben atender la preocupación de la población sobre la desigualdad, la distribución de la riqueza, además de que se necesita poner énfasis en la inseguridad financiera que afecta a las personas.

Los encuestados aseguraron que el bienestar de la población es amenazado por nuevos riesgos como la disminución de la confianza en las instituciones públicas; el hecho de que los gobiernos fijan su agenda sin tomar en cuenta a la sociedad, la corrupción, entre otros.

Para las empresas también hay costos por problemas como la corrupción y, en caso de desaparecer ésta, se reducirían los costos de hacer negocios entre 1.5 a 2 billones de dólares, de acuerdo con del FMI, expuso el WEF.

Mantente al día con el boletín de El Universal