1

Advierten más presión inflacionaria

Los factores que han retrasado el impacto de la devaluación del peso se agotan: especialistas
12/08/2015
04:08
Rubén Migueles Tenorio
-A +A

[email protected]eluniversal.com.mx

Hasta ahora el traspaso a la inflación por la devaluación del peso frente al dólar se ha moderado debido a factores como la adquisición de coberturas, la existencia de inventarios, el abaratamiento internacional de algunas materias primas, así como la baja demanda en el mercado interno.

Sin embargo, algunos de estos factores tienden a agotarse, por lo que especialistas esperan que en lo que resta de este año y principios del próximo, el llamado pass through tienda a hacerse más intenso. Aunque se ha visto moderado, no significa que en adelante el riesgo no exista.

 En la medida en que se acerque la fecha en que el mercado piensa que la Reserva Federal de Estados Unidos va a hacer un incremento en su política monetaria, en esa medida va haber más volatilidad, más presión sobre el tipo de cambio, advirtió Adrián Muñiz, analista económico de Vector CB.

Pese a ello, el traspaso de la depreciación cambiaria sobre el nivel general de precios va a ser moderado, “no creo que vayamos a ver traspasos muy fuertes, porque ya es así la naturaleza de la inflación, ya no te traspasa completamente como antes”, agregó.

Hay distintas explicaciones a nivel micro, por ejemplo, existe cada vez mayor penetración entre las empresas de instrumentos financieros que ayudan a enfrentar esta depreciación del tipo de cambio, como son las coberturas.

Por otra parte, puede ser que ahorita se observe ventas de inventarios atrasados, dijo, y esos no están reflejando una modificación en el precio por la depreciación del tipo de cambio, pero cuando se acaben esos, se verán nuevos que ya van a tener reflejados en sus precios la depreciación actual.

La devaluación no deja de ser un riesgo para la inflación, pero va a depender de muchos factores, porque el crecimiento de la economía aún es moderado y eso puede evitar el traslado a los precios finales al menos no de manera constante, expresó Rafael Camarena, analista de Santander.

El problema más grave no es que la inflación pueda cerrar en niveles mayores a 3%, sino que la depreciación contamine expectativas inflacionarias de mediano y largo plazo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS