Se encuentra usted aquí

Un hijo de inmigrante que honró a México

El Dr. Kumate, gran mexicano, es un ejemplo universal de la gran contribución de inmigrantes a la riqueza cultural e histórica de las naciones
15/05/2018
02:01
-A +A

El pasado lunes 7 de mayo falleció el Dr. Jesús Kumate Rodríguez. Es una pérdida dolorosa para México. Cuando lo invité a ser Secretario de Salud en noviembre de 1988 me dijo emocionado: “Desde esa responsabilidad voy a poder darle las gracias a México por la generosidad con la que recibió a mi padre cuando emigró de Japón.” Don Efrén Kumate realizó durante dos años un arduo viaje desde la gran nación asiática pasando por Perú, Panamá y ya en México por Chiapas, hasta quedar anclado en Mazatlán. Ahí contrajo nupcias con la maestra Josefina Rodríguez; de esa unión nació Jesús en el bello puerto sinaloense en 1924.

La sencillez del Dr. Jesús Kumate fue legendaria pero no era fabricada, sino producto de la cultura del esfuerzo. Por eso cuando recibió la Medalla Belisario Domínguez, expresó que quienes se la concedieron “sobrevaloraron supuestos méritos y no tomaron en cuenta evidentes limitaciones”. Pero se comprometió a portarla con dignidad. Y esa fue la divisa de su vida. El recibir la Medalla, el énfasis de su discurso estuvo en la atención a los niños. Rechazó que pequeñas comunidades no pudieran ser atendidas como lo comprueba desde hace casi 30 años el sistema IMSS-Solidaridad que Kumate contribuyó a establecer durante mi gobierno. Médico militar con doctorado en el Politécnico y estudios en Estados Unidos, ya como Secretario de Salud logró contribuir y culminar el esfuerzo de varias generaciones de servidores públicos, médicos, enfermeras (de quienes expresó “un hospital sin enfermeras es como un jardín sin flores”) y trabajadores, para erradicar las enfermedades infecciosas, que al inicio del siglo XX llevaban a la muerte a más de la mitad de la población antes de que cumpliera 15 años. Así se erradicó la viruela (esa muerte silenciosa que casi acabó con la población indígena al inicio de la Colonia). También el paludismo, la difteria, la poliomielitis paralizante y el sarampión, entre otros. También promovió una intensa campaña nacional para combatir el cólera y promover la hidratación oral. Todo ello como parte del enorme esfuerzo para abatir la mortalidad infantil, lo que motivó su determinación para establecer en México durante mi administración el Programa de Vacunación Universal, dirigido a todos los niños del país. Por eso la UNICEF lo nombró Ministro Protector de la Infancia. El Dr. Kumate fue parte fundamental del equipo mexicano que promovió, junto con otros cinco países, la Primera Cumbre Mundial de la Infancia en 1990. Recuerdo su emoción durante el último acto de mi gobierno, al inaugurar el nuevo Hospital Infantil de México, dañado desde el terremoto de 1957, en el cual laboró durante 28 años y fue su Director. Su compromiso con la salud llevó a mi gobierno a aumentar en 80% el presupuesto real al sector, y a entregar un hospital nuevo cada tres semanas y una unidad médica por día durante el sexenio. Como complemento de ese esfuerzo, por primera vez en la historia alcanzamos la proporción recomendada por la OMS de médico por habitante. Una vez concluida su responsabilidad en el Gabinete Presidencial, el Dr. Kumate dedicó el resto de su vida a seguir promoviendo la salud infantil, sin dejar de señalar que ella tiene diferencias regionales inaceptables así como entre los niños no protegidos por la seguridad social. Siempre combativo, insistía en que en México “el máximo riesgo para morir es el día del nacimiento” y podría disminuir aún más si se le dedicaran recursos “que parecen migajas cuando se les compara con el costo del Fobaproa en el rescate bancario”, según exclamó desde la tribuna del Senado de la República. Conservo con aprecio inigualable la carta manuscrita que me envió poco después de recibir la Medalla Belisario Domínguez. En su misiva el Dr. Kumate escribió: “La distinción del Senado de la República fue el resultado de las acciones que se lograron en favor de los niños de México gracias a su visión y apoyo irrestricto; sin su voluntad, al convocar a todas las instituciones del Sector Salud y al hecho histórico de tomar la red nacional de TV y los programas de agua limpia, no se hubieran erradicado la poliomielitis, la difteria ni controlado los brotes de sarampión y difteria”. Cuando Kumate era Secretario de Salud la drogadicción de adolescentes y adultos jóvenes era un problema incipiente: años después, en su discurso por la Medalla Belisario, denunció la drogadicción juvenil como “una epidemia en curso”. Y agregó en su reclamo ante el interminable número de leyes (como la que llamó “utópica” de 2000 sobre los Derechos de los Niños) sin posibilidad de aplicación por “la asimétrica e injusta distribución de la riqueza”. Su calidad profesional le mereció ser invitado por la Organización Mundial de la Salud como Presidente del Consejo Ejecutivo, y fue distinguido con muy importantes reconocimientos, entre ellos la Gran Banda de la Orden del Tesoro Sagrado de Japón. El Dr. Kumate hizo honor a las palabras de la gran escritora Gabriela Mistral: “Hay necesidades en la vida a las que podemos decirles no. A las de los niños, NO”.

Orgulloso de su mexicanidad, el Dr. Kumate comentó y celebró con entusiasmo la devolución a México que en 1990 hizo su Santidad Juan Pablo II del manuscrito Libellus de medicinalibus, escrito en 1552 por el indio Martín de la Cruz (Conocido como Códice de la Cruz-Badiano, o Códice Barberini), “iluminado por talentosos tlacuilos mexicanos, y que relata las propiedades de ciento cincuenta medicamentos herbolarios originarios de México” según expresó. Lo depositamos en la biblioteca del INAH. En octubre de 1993 celebramos los 50 años de la creación de la Secretaría de Salud, esa gran iniciativa del Presidente Manuel Ávila Camacho (además del IMSS). Para recordar que México no inicia ni termina con una Administración, el Dr. Kumate convocó a médicos prominentes que se habían sumado a las labores pioneras de sus predecesores. Entonces entregamos reconocimientos en el campo de la gineco obstetricia para Alfonso Álvarez Bravo; en nutrición infantil, a Joaquín Cravioto Muñoz; en psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz; en reproducción humana, uno de los creadores de la píldora anticonceptiva, Jorge Martínez Manatou; en cirugía plástica y reconstructiva, Fernando Ortiz Monasterio; en neurocirugía Clemente Robles y el notable neurocirujano Manuel Velasco Suárez; en asistencia oftalmológica extrahospitalaria, Luis Sánchez Bulnes, y en bioquímica Guillermo Soberón. Don Salvador Zubirán, eminente médico mexicano, fue reconocido por su impulso a la creación de varias instituciones.

El ejemplo del Dr. Kumate, memorable hijo de inmigrante, es relevante ante las política anti inmigrante del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la cual es reprochable sobre todo por su acoso a los mexicanos que laboran en su país. Esa política es sorprendente pues Estados Unidos es un país de migrantes provenientes de diferentes países: los abuelos de Trump eran inmigrantes llegados de Alemania en 1885 y su madre emigró de Escocia en 1930 (“bajo las reglas actuales de Trump, su madre no hubiera sido admitida en Estados Unidos”). La familia de su Vicepresidente Pence emigró de Irlanda. Y ambos son productos de la llamada “migración en cadena” (migrantes con familia) que construyó generaciones de familias estadounidenses, migración a la cual hoy Trump la ha llamado “verdaderamente diabólica”. Por eso los expertos consideran la de Trump como una posición de “racismo ignorante”. Es el populismo de derecha, xenófobo y racista, que prolifera ahora tanto en Estados Unidos como en Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Hungría, Austria y hasta Suecia. Su oportunismo electoral busca aprovechar el enojo y el temor de sus poblaciones y mienten sin vergüenza: la realidad es que todos esos países tienen poblaciones envejeciendo y la única manera de tener economías dinámicas y proteger las pensiones de los adultos es precisamente rejuveneciendo sus poblaciones con migrantes.

El origen japonés del padre del Dr. Jesús Kumate muestra la diversidad de los mexicanos. Nuestras raíces provienen de varias naciones asiáticas, también de Medio Oriente, así como de nuestra extraordinaria población indígena, originaria de América; también de la enriquecedora migración española; y sin duda de la poco apreciada raíz proveniente de esclavos originarios de África (con descendientes históricos como el Presidente Guadalupe Victoria, el héroe José María Morelos, y los ancestros de Emiliano Zapata). El Dr. Kumate, un gran mexicano, es un ejemplo universal de la gran contribución de inmigrantes a la riqueza cultural e histórica de las naciones. Enaltecer su memoria permitirá que las nuevas generaciones encuentren ejemplo en este mexicano de excepción. Domo arigato, Kumate-san.
 

Presidente de México 1988-1994