Honda Civic Type R; nacido con una sola misión

Honda ha logrado crear una máquina precisa cuyo destino inevitable es dominar en la pista... Y volvernos adictos.
01/07/2017
06:00
Christian Pérez Vega
-A +A

Gracias Honda, por ser tan bondadosa con los mexicanos. No hemos tenido que esperar tanto tiempo. Nos das hoy tu joya más preciada: el Civic Type R de nueva generación. 

 Sinceramente, muchos conductores y fanáticos de este atleta de alto rendimiento, que fue presentado como prototipo en el Autoshow de París 2016 y en su versión de producción en el Salón de Ginebra en marzo pasado, no teníamos grandes expectativas de verlo rodar en nuestras tierras (o al menos no tan pronto). Pero esta pieza de precisión japonesa se presentará aquí la próxima semana  y Autopistas ya fue víctima de su influjo.

Solo los verdaderos conocedores (como tú, querido lector) sabrán apreciar esta obra de arte ingenieril y de diseño. Creemos que está destinada a romper las barreras del tiempo y convertirse en un clásico. En las siguientes páginas tendrás toda la argumentación y las razones. 

 Más que un auto de calle. Es tanto lo que se ha trabajado en este modelo que nos llevaría más de una edición de Autopistas hacerle justicia integral. Solo algunos rasgos de diseño lo atan al Civic convencional. Un equipo especial se dedicó por completo a su desarrollo, mientras que otro daba forma a la décima generación del Civic estándar. 

El chasís, dirección, motor, aerodinámica, tecnología y otros elementos fueron puestos a punto de tal manera que hoy es el auto de producción con tracción delantera más rápido, rompiendo el récord de vuelta del circuito de Nürburgring con su motor 4 cilindros y 2.0 litros turbo en un tiempo de siete minutos y 43.8 segundos. Esta cifra, en la tabla general de ese templo de la velocidad, lo deja en el puesto 66, superando a modelos como Pagani Zonda C12 S 2002 (7:44.00) o Audi R8 V10 5.2 FSI 2008 (7:44.00). Fue marginalmente superado por el Porsche 911 GT3 RS 2003 (7:43.00), el Chevrolet Corvette Z06 2005 (7:42.90) o el Lamborghini Murcielago LP 670-4 SuperVeloce 2009 (7:42.00).  Todos esos autos tienen algo en común; son súperdeportivos con motores gigantes con más de seis cilindros, lo que nos habla de la capacidad de este nuevo hothatch japonés.  

En su momento, ciertas cualidades del Focus RS, por poner un ejemplo, nos llegaron a sorprender de verdad; con su tracción a las cuatro ruedas, su poderoso motor 2.3 litros de 350 hp y su kit aerodinámico. ¡Ken Block se había involucrado en su desarrollo! 

También, nos quedamos con la boca abierta cuando hace un par de años, Seat gritó a los cuatro vientos que su León Cupra 280 había recorrido el circuito Nürburgring Nordschleife en 7 minutos 58.4 segundos, un tiempo que en ese entonces, lo colocaba como el vehículo de serie con tracción delantera más rápido del mundo. Sin embargo, nadie se esperaba que, junto a la décima generación del Honda Civic, se cocinaba en horno separado la versión radical del modelo japonés, el cual mandaría a la cuneta los logros de sus competidores a punta de alto rendimiento.
 
2017-civic-type-r-euro-spec-inline2-photo-676833-s-original.jpg

Todo en sincronía. Cada uno de los tornillos, piezas y trazos del Civic Type R, en complejo concierto, es responsable de sus capacidades. Por ejemplo, la nueva carrocería: además de ser ligera, es sumamente rígida gracias a nuevas técnicas de ingeniería y construcción. Está perfectamente conjugada con las suspensiones, en una correcta distribución del peso. Con un centro de gravedad bajo, lo anterior se traduce en un comportamiento excepcional en curvas y rectas a alta velocidad.

honda-civic-type-r-prototype-2017_0.jpg

Y hablando de la carrocería: lo que ha esculpido Honda es una muestra clara de que la apariencia no solo sirve para garantizar impactos visuales/mercadológicos; cada gesto de diseño tiene una función en términos de dinamismo.

c4.jpg

Sin temor a exagerar, podemos decir que, estéticamente y entre sus competidores, el Type R es el más radical, expresivo y mejor trabajado. La parte más atractiva, obvio, es la posterior. Es inolvidable ese enorme alerón, junto con los escapes, calaveras y otros elementos más sutiles que lo hacen ver agresivo y muy hambriento de velocidad. Toda la estética del auto está en comunión total con la aerodinámica. Esto se aprecia en las tomas de aire frontales y en el cofre, el ya mencionado enorme alerón, los vórtices en el borde de salida en el techo, el difusor inferior trasero y otros elementos (es casi un muestrario de trazos) que contribuyen a mejorar su estabilidad y reducir la resistencia al viento para, de nuevo, optimizar el comportamiento a altas velocidades. Es simplemente una escultura de arte moderno sobre ruedas. Forma siempre a lomos de la función.

honda-civic-type-r-prototype-5.jpg

El corazón. Otro punto importante en el paquete del Type R es el trabajo disciplinado y obsesivo que ha dado origen al motor, ese que rugirá por las calles de nuestras ciudades a partir de esta semana. El propulsor es un VTEC Turbo 2.0 litros, optimizado y refinado para desarrollar 306 hp y 295 lb-pie de torque. El 0 a 100 lo logra en 5.7 segundos y la velocidad máxima es de 272 kph.  

images.jpg

Para darnos una idea de lo que se hizo en este modelo japonés, que no solo tiene que ver con el motor, vamos analizar las cifras de sus competidores más directos. La versión más radical del Focus, el RS, tiene un 2.3 litros de 350 hp que le permiten lograr el 0 a 100 en 4.7 segundos; esto lo hace gracias a su tracción a las cuatro ruedas, mientras que el León Cupra, con su 2.0 TSI de 290, llega de estático hasta los 100 kph en 5.6 segundos. En el caso del modelo de Ford (también manual), hay que considerar la ventaja de la tracción  y en el de Seat, su caja robotizada DSG de doble embrague. Aunque también hay que señalar que la caja de cambios manual de seis velocidades del Type R  fue ajustada para suavizar los cambios y eliminar las sacudidas relacionadas con el exceso o falta de revoluciones del motor, lo que se traduce en una aceleración contundente y progresiva. Vamos, alta tecnología no le falta.  

honda-civic-type-r-web-exclsuive-0039.jpg

En este sentido, el Civic Type R tal vez no sea el primero en llegar a la línea de los 100 kph, pero sí es el más rápido en velocidad final, pues llega hasta los 272 kph, cuando el modelo de Ford logra los 266 kph y el de Seat los 250 kph. Sí, el Honda es el más rápido en su clase; pero no se trata solo de eso. Es el conjunto de optimizaciones en todo el auto, le añade agilidad y dinamismo en su manejo. Esa es la diferencia más relevante. Dato muy elocuente: los tres modelos competidores tienen prácticamente la misma   relación peso/potencia: Civic Type R, 4.7 kg/hp;  Focus RS, 4.7 kg/hp y Cupra 290, 4.8 kg/hp.   

novohondacivictyper-422x234.jpg

Dichos ajustes en el Type R le permite ser el auto más veloz en pista. Muy por arriba de sus competidores; así lo demostró en Nürburgring.

honda-civic-type-r-prototype-fotos-06.jpg

Ahora, al ser un auto de calle, la tecnología debe estar presente para hacerlo amigable y adaptable a los obstáculos que se viven en el manejo diario. Por ello, se le integró una selección de modos de manejo, que incluye la opción Comfort: modifica el comportamiento de la suspensión, la geometría de la dirección y la respuesta del acelerador para hacerlo más amigable a los requerimientos de pavimento y tráfico imprevisibles, propios de nuestras calles. También existen los modos Sport y R Plus Track donde el Type R se convierte en un demonio lleno de adrenalina y diversión.

honda-civic-type-r-prototype-fotos-05.jpg

Simplemente es una maravilla automotriz y lo mejor de todo es que estará en nuestro país para hechizarte. Ya lo verás. 

FICHA
MOTOR2,0 litros turbo/ 4 cilindros
POTENCIA 306 hp a 6,500 rpm
TORQUE 295 lb-pie a 2,500 rpm
TRANSMISIÓN Manual, 6 velocidades
PRECIO  Se estima en 750,000 pesos

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS